Jueves, 21.02.2019 - 17:46 h
Cataluña sigue sin Govern

ERC y JxCat se enzarzan por el reparto de puestos y vuelven a frenar la negociación

El partido de Junqueras considera que la solución es que Puigdemont dé un paso a un lado mientras su partido insiste en que tenga funciones ejecutivas

Imagen del Parlament de Cataluña
Imagen del Parlament de Cataluña 

JxCat y ERC han entrado en la fase final de las negociaciones, pero sus diferencias en cómo debe ser la composición del futuro Govern y los papeles de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras las han frenado bruscamente, por lo que será clave si el expresident definitivamente da un paso al lado.

Las dos partes coinciden en que han llegado al momento decisivo y confían en un acuerdo en días, si bien se han encontrado con interrogantes en asuntos peliagudos, sobre todo en cómo debe ser la cúpula del Govern, más allá del pacto cerrado de que la distribución de las carteras será al 50%.

En este contexto, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha pedido hoy "generosidad" a JxCat para superar la "tirantez" que se está produciendo en el tramo final de la negociación para lograr un acuerdo global de investidura, Govern y legislatura, que espera cerrar "cuanto antes mejor".


Según fuentes de las negociaciones, las discrepancias están sobre todo en la estructura del Govern y en las atribuciones que debería tener, en primera instancia, Carles Puigdemont desde Bélgica.

Si bien JxCat oficialmente lo mantiene como candidato a la presidencia de la Generalitat, en ERC dan por hecho que no podrá ejercer como tal, por lo que plantean un papel de "presidente legítimo", para el que se le haría un reconocimiento en Bélgica a partir de la semana que viene y una resolución en el Parlament.

Así, se espera que Puigdemont oficialice un "paso al lado" en su pretensión inicial a fin de posibilitar una investidura "legal y efectiva" en la cámara catalana que requiere ERC y que permita nombrar al nuevo Govern y poner fin al 155.

Fuentes republicanas rechazan además que Puigdemont, desde su residencia en Waterloo (Bélgica), tenga atribuciones como convocar elecciones o designar los miembros del Govern, que son propias de un presidente de la Generalitat.

Además, ERC considera que toda la estructura que pueda tener Puigdemont en Bélgica, como una "casa de la república" o un "consejo de la república", debería pagarse con dinero privado para evitar delitos, por lo que algunas fuentes apuntan a la posibilidad de crear una fundación privada.

El debate de la vicepresidencia

En cuanto a la vicepresidencia, ERC se resiste a eliminarla y exige poder poner en el puesto a quien quiera, ante la propuesta de JxCat de "restituir al máximo posible" el anterior Govern, lo que supondría que la cartera sería para Oriol Junqueras, en prisión, aunque tampoco es una exigencia del grupo de Puigdemont.

La vicepresidencia podría ser clave si JxCat opta por Jordi Sànchez como plan B a Puigdemont, ya que en el caso de que el juez lo mantuviera en prisión, el control del día a día de la Generalitat estaría en manos del vicepresidente o vicepresidenta de ERC.

Según esta "restitución" que propugna la lista del president, la cartera de Presidencia sería para JxCat y la ostentaría Jordi Turull, pero ERC cuestiona que acapare los tres principales cargos institucionales que se prevén para el futuro gobierno catalán.

ERC solo garantiza para JxCat los dos primeros, la denominada "presidencia legítima", que ninguna de las partes negociadoras discute que la tendrá Carles Puigdemont desde Bélgica, la presidencia de la Generalitat "efectiva" en Cataluña, puesto para el que suena Jordi Sánchez -aunque está en prisión- o en su defecto Jordi Turull, mientras que la consellería de Presidencia sigue en liza.

Algunas fuentes republicanas achacan los problemas en la fase final de la negociación a las divisiones en Jxcat entre partidarios de "Puigdemont o elecciones" y los que propugnan un acuerdo.

También existe desacuerdo sobre el denominado "proceso constituyente", que ERC reclama que no sea solo para los independentistas, sino que sea más inclusivo, y remarca que se tiene que desarrollar en Cataluña y no en el exterior.

Sin pronósticos sobre cuándo se podría cerrar el acuerdo, la semana que viene se espera un pleno, que prevé poner en la agenda la Mesa y la Junta de Portavoces, que podría servir para incluir una propuesta de resolución para reconocer la "legitimidad" de Puigdemont.

Reunión extraordinaria

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha convocado este viernes una reunión extraordinaria de la Junta y la Mesa para tratar sobre las solicitudes de convocatoria de un pleno para desbloquear la investidura presentadas por Ciudadanos y por los comunes.

En este contexto, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha asegurado que si mañana Torrent y la Junta no fijan una fecha para ese "pleno del desbloqueo", la formación naranja presentará un recurso de amparo al Tribunal Constitucional.

Por su parte, el líder del PPC, Xavier García Albiol, ha asegurado que si las fuerzas independentistas no nombran un presidente y un Govern "lo más normales posibles" y siguen apostando por personas "en la cárcel, huidas o imputadas por delitos graves", él abogaría por "alargar y modular con cierta profundidad" el 155.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios