Escritores mexicanos y extranjeros condenan asesinatos de periodistas

  • Cerca de medio centenar de escritores, poetas, periodistas y defensores de la libertad de expresión mexicanos y extranjeros convocados por el PEN Club Internacional condenaron hoy los asesinatos de 67 periodistas y las desapariciones de otros en una jornada de protesta en la capital mexicana.

México, 29 ene.- Cerca de medio centenar de escritores, poetas, periodistas y defensores de la libertad de expresión mexicanos y extranjeros convocados por el PEN Club Internacional condenaron hoy los asesinatos de 67 periodistas y las desapariciones de otros en una jornada de protesta en la capital mexicana.

En el encuentro estuvieron los miembros de la delegación encabezada por el presidente de PEN Club Internacional, John Ralston, además de los escritores mexicanos Elena Poniatowska, Laura Esquivel, Homero Aridjis, Ramón Xirau, Marta Lamas y Eduardo Lizalde, entre otros.

Durante la reunión, en la que se escucharon cerca de medio centenar de voces, los escritores exigieron acabar con la impunidad del crimen organizado y con la ineptitud de las autoridades para acabar con los agresores de periodistas.

"Estamos aquí hoy en solidaridad para decir que termine la violencia. Y juntos aquí para decirle a la Norteamérica que no es mexicana, que su consumo de drogas y su tráfico de drogas y de armas son una parte importante del problema", dijo Ralston durante su intervención.

El dirigente del PEN Club sentenció que México es una "civilización grande, compleja y rica, una cultura de escritores" que se merece algo mejor y añadió que el problema es "un asunto de leyes justas, leyes efectivas y de hacer cumplir las leyes".

Ralston demandó acabar con la violencia, efectuar los cambios legales necesarios, atacar la corrupción derivada del crimen con la vida pública y que el Ejército siga operando bajo un estatuto legal que lo proteja.

El poeta Homero Aridjis recordó que la cifra de muertos en la lucha contra los carteles asciende a más de 50.000 por lo que los asesinatos de periodistas pasan desapercibidos y los crímenes permanecen impunes.

"México es un país donde hay asesinados, pero no hay asesinos", dijo.

Elena Poniatowska afirmó que "en México decir la verdad es jugarse la vida" y se preguntó ¿hasta cuándo ejercer el periodismo será una sentencia de muerte en este país?, ¿cuánto tiempo más debemos esperar para que las autoridades ofrezcan garantías reales que garanticen la vida y la profesión?",

A su vez, Laura Esquivel afirmó que los periodistas fallecidos viven en las palabras "que dejaron como herencia" y que cada palabra que escribieron "es suya y nuestra, de todos nosotros".

El presidente de la Fundación para la Libertad de Expresión, Fundalex, Armando Prida, recordó que en "México lamentablemente no se ha encontrado la solución para que la libertad de expresión no sea vulnerada".

Advirtió de que sin libertad de expresión "las demás libertades no podrían existir de una manera correcta".

El novelista estadounidense, Rusell Banks, expresó su solidaridad con esta protesta, y advirtió de que si se silencia a los medios se deja a una nación ciega y sorda, que no puede escribir su historia.

"La sociedad se deshumaniza y pasa a ser propiedad de los criminales y asesinos.

En el encuentro, participaron representantes de diarios agredidos como Rocío Gallego del Diario de Juárez y Andrea Miranda de El Debate de Culiacán.

Fundado en 1921, el PEN Club Internacional es una asociación mundial de escritores que promueve la cooperación intelectual y la amistad entre sus miembros de todo el mundo.

Mostrar comentarios