Sábado, 15.12.2018 - 06:45 h
Reunión en el Parlament

Torra celebra su 'Espacio de diálogo' sin ningún gran acuerdo y con discrepancias

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta ve aun más necesario que persista el diálogo para llegar a un consenso en Catalunya.

Reunión diálogo.
Reunión diálogo. / Ep

La reunión del "Espacio de diálogo" convocado por el presidente catalán Quim Torra, en el Palau de la Generalitat, terminó constatando las profundas diferencias entre los constitucionalistas y los independentistas. La reunión contó con la participación de los líderes parlamentarios de JxCat, ERC, PSC-Units y Catalunya En Comú-Podem, pero no así de Cs, PPC y CUP, que rehusaron asistir.

La consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, ha reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez un "diálogo efectivo y en igualdad de condiciones" con el objetivo de encontrar una "solución política" para Cataluña. Al término de la cumbre de fuerzas parlamentarias catalanas celebrada esta tarde en el Palau de la Generalitat, Artadi ha destacado el "buen tono" de la reunión y ha señalado: "Haríamos bien todos en mantenerlo en público, como sabemos hacerlo en privado, ya que ayudaría a mantener un clima de diálogo político más efectivo".

Pese al tono "muy correcto" de los presentes, de la reunión se ha salido con un "acuerdo muy de mínimos" que pasa por considerar que este espacio de diálogo "debe tener continuidad en el tiempo". Al Govern, sin embargo, le "habría gustado ir más allá" y obtener un pronunciamiento unitario en torno a una "preocupación" compartida por la situación de los "derechos y libertades", además de constatar que la "judicialización de la política no lleva a ningún sitio" y el artículo 155 de la Constitución "no ha resuelto nada".

Según Artadi, sería "importante" configurar un "frente antirrepresivo suficientemente sólido" e iniciar un diálogo "constructivo" a partir de "hechos" concretos. La portavoz del Govern ha destacado que "el reto más importante es dialogar con el Estado español" y ha recordado la propuesta de celebrar una cumbre entre ambos ejecutivos el 21 de diciembre, aprovechando la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona. Para que este diálogo sea "efectivo y en igualdad de condiciones", ha dicho, es imprescindible acabar con "la cárcel, el exilio y las amenazas" a los independentistas encausados por el 1-O. 

Artadi ha lamentado que Ciudadanos, la CUP y el PPC "no hayan asistido", pese a que el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, llamó personalmente a los presidentes de los grupos parlamentarios para invitarlos a participar en la cumbre. "Hay que respetar más las instituciones, el Parlament, el Govern y el presidente de la Generalitat", ha remarcado.

El portavoz de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha admitido que el acuerdo con el PSC y los comuns está lejos y les ha insistido en que "el núcleo del conflicto es el ejercicio del derecho a la autodeterminación". Lo ha dicho en la rueda de prensa posterior a la reunión que han mantenido en el Palau de la Generalitat el presidente, Quim Torra, con representantes de PSC-Units, comuns, JxCat y ERC como 'espacio de diálogo' para buscar acuerdos sobre los grandes retos de futuro de Catalunya.

Ha reprochado que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, no asegurara que el Gobierno no volvería a aplicar el artículo 155 de la Constitución, ha exigido que el diálogo con el Ejecutivo "sea efectivo y no retórico", y ha pedido reflexionar sobre la posición de libertad en la que se encuentra cada uno de los actores. "Para que el presidente de nuestro grupo parlamentario asista al próximo encuentro, o nos reunimos en la cárcel de Lledoners o se levanta la prisión preventiva", ha ironizado sobre la situación de reclusión de Jordi Sànchez (JxCat).

Se ha referido a los ausentes, concretamente a Cs y PP -también ha faltado la CUP- lamentando irónicamente que "el PSC no haya traído a sus socios del tripartito y el 155", y ha aclarado que su propuesta se basa en hacer a Carles Puigdemont presidente, en la libertad de los presos, en el fin de la represión que consideran que ejerce el Estado en Catalunya y en el ejercicio del derecho a la autodeterminación, porque afirma que ese es el mandato emanado de las elecciones.

Por su parte, Iceta ha admitido "profundas diferencias" entre las fuerzas políticas del arco parlamentario, por lo que ve aun más necesario que persista el diálogo para llegar a un consenso en Catalunya que pueda ser refrendado. Lo ha dicho en la rueda de prensa posterior a la reunión que han mantenido en el Palau de la Generalitat el presidente, Quim Torra, con representantes de PSC-Units, comuns, JxCat y ERC como 'espacio de diálogo' para buscar acuerdos sobre los grandes retos de futuro de Catalunya.

Ha recordado que para hacer cambios de calado en el Estatut, algo que plantean las tres propuestas que se han puesto sobre la mesa en diferente sentido, se necesita el respaldo de al menos dos tercios de la Cámara catalana, por lo que ha insistido en la necesidad de seguir dialogando. El líder del PSC ha lanzado una advertencia a Torra y al independentismo, al recordar que "no tiene sentido avanzar propuestas o pretender acuerdos que no consigan consensos mínimos de dos terceras partes del Parlament", como se establece por ejemplo para reformar el Estatuto catalán.

A su juicio, los "atajos" y las "soluciones mágicas no existen", por lo que ha remarcado que "esto solo se arregla con diálogo": "Es más factible un acuerdo sobre autogobierno y financiación que sea sometido al voto de los ciudadanos, que buscar una resolución que pase por el derecho de autodeterminación", ha advertido.

Iceta también ha puesto el foco en la ausencia de Cs, PP y la CUP como muestra de la falta de consenso necesario para abordar una solución, que insiste en que solo puede ser política, y ha advertido al grupo liderado por Inés Arrimadas de que han coincidido con los 'cupaires' en ausentarse: "Les pediría una reflexión". "Estamos muy lejos de un acuerdo", ha zanjado, y ha recordado a los ausentes que las reuniones forman parte de un mandato emanado del Parlament.

Desde ERC se considera que la Mesa de Diálogo reabre "la gran vía de los consensos" que generalmente se han producido en Cataluña, aunque el presidente de su grupo en el Parlament, Sergi Sabrià, también ha reconocido las "muchísimas diferencias" que separan ahora mismo a los principales partidos. 

El portavoz de ERC ha lamentado especialmente la ausencia de la CUP, que ha considerado incomprensible y "una sorpresa", y más cuando ERC ha podido defender con normalidad su voluntad de trabajar en favor "de un referéndum de autodeterminación y de conseguir la independencia", ha dicho. "Queremos que la Mesa del Diálogo sea el marco para conseguir reabrir los grandes consensos sociales y políticos" que en otros períodos han caracterizado la vida política catalana. "Hay que encontrar una solución política a un problema que es político", ha señalado Sabrià.

Sobre el Pacto de Claridad auspiciado por los comunes, y que ERC avaló en el Parlament, Sabrià ha recordado que dicho pacto tiene como finalidad fijar las condiciones adecuadas para el ejercicio de la autodeterminación, por lo que ha agradecido a Catalunya en Comú-Podem que ponga encima de la mesa este objetivo. "El Pacto de Claridad establecido entre Canadá y el Québec tiene defectos y nosotros no compartimos toda la propuesta de los comunes, pero lo vemos como una propuesta positiva", ha precisado.

Catalunya en Comú Podem, en boca de su líder parlamentaria, Jéssica Albiach, ha celebrado haber encontrado "coincidencias" con JxCat y ERC en su propuesta de trabajar para un "pacto de claridad" en Cataluña que resulte en "un referéndum acordado y con reconocimiento internacional". Albiach ha recordado que la propuesta de un "pacto de claridad" que fue llevada al Parlament por los comunes contó con el voto favorable de ERC y la abstención de Junts per Catalunya. Aún así, ha lamentado que "a pesar de estas coincidencias" los comunes no han logrado saber "cuál es la estrategia" del Ejecutivo catalán, que ha denominado "Gobierno Torra-Aragonès", ya que "no la han aclarado".

Albiach ha considerado que al "Espacio de diálogo" deberían sumarse entidades sociales además de representantes políticos y ha agradecido el "tono cordial, la voluntad de entendimiento y de tirar hacia adelante" que ha percibido entre los participantes. Sin embargo, ha pedido que en próximos encuentros se traten "objetivos claros" y se trabaje con "calendarios", pues ha considerado que esta debe ser "una mesa de diálogo estable". "La hoja de ruta no puede ser la DUI", ha afirmado Albiach, pero "tampoco una reforma del Estatut", ha añadido, por lo que ha insistido en que su "vía" es la del citado "pacto de claridad", es decir, el acuerdo de una propuesta de referéndum entre las fuerzas catalanas que después debería llevarse al Congreso de los Diputados.

La líder parlamentaria de los comunes ha celebrado que todos los grupos reunidos hayan coincidido en que Cataluña vive "una situación de extrema excepcionalidad" y que "los conflictos políticos se deben resolver por vías políticas". En alusión a las formaciones ausentes ha dicho que "no se puede perder ninguna oportunidad de avanzar en el diálogo real", ya que los ciudadanos "necesitan" que los representantes políticos "estén a la altura".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios