Europa defiende el futuro del euro frente a las dudas de los mercados

  • Davos (Suiza) 27 ene .- Europa defiende el futuro del euro y la cohesión de la Unión Monetaria (UM) frente a las dudas de los mercados y de algunos analistas de que los países periféricos vayan a ser capaces de solucionar sus problemas.

Trichet apoya al euro y considera que ha dado lo que se le pidió
Trichet apoya al euro y considera que ha dado lo que se le pidió

Davos (Suiza) 27 ene .- Europa defiende el futuro del euro y la cohesión de la Unión Monetaria (UM) frente a las dudas de los mercados y de algunos analistas de que los países periféricos vayan a ser capaces de solucionar sus problemas.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo hoy en Davos que no hay crisis en la moneda única, aunque algunos países de la eurozona tienen problemas que hay que solucionar.

"No hay crisis de la divisa europea. Eso es absolutamente obvio", según Trichet.

Consideró que el euro ha dado lo que se le pidió: estabilidad de precios a medio plazo.

Trichet hizo hincapié en que no existe una contradicción entre el crecimiento y la reducción del déficit en la zona del euro y añadió que "cuando tienes una moneda única, necesitas una unión económica muy fuerte con mecanismos de sanción."

La crisis de la deuda soberana europea es uno de los asuntos que más atención acapara en las reuniones y foros de discusión de los principales líderes políticos, económicos y financieros en Davos.

Francia y Alemania han respondido esta vez a los euroescépticos unidas en la defensa del euro y de la cohesión de la zona del euro.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró que "el euro es Europa" y que Europa nunca dejará caer el euro, en una intervención en el Foro Económico.

"Ni la canciller alemana, Angela Merkel, ni yo dejaremos nunca caer el euro", enfatizó Sarkozy, que hablaba en su calidad de presidente del G8 y del G-20 ante una audiencia de líderes políticos y económicos.

Sin embargo, el inversor y millonario estadounidense George Soros pronosticó que la crisis fiscal de la zona del euro puede conducir a la desintegración de la Unión Europea (UE).

"La crisis del euro va en camino de resolverse. Mediante una cooperación en política fiscal y el establecimiento de un fondo de apoyo de emergencia permanente, las consecuencias políticas de la crisis podrían ser a más largo plazo", según Soros.

El inversor previo que países como Grecia e Irlanda, que han tenido que recibir ayuda del fondo de rescate europeo, van a crecer mucho más despacio que otras partes de la zona del euro.

En este sentido, el Primer Ministro de Grecia, Yorgos Papandréu, opinó que un Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (por sus siglas en inglés EFSF) "más fuerte y flexible podría calmar los mercados financieros".

En su intervención en el Foro Económico de Davos, Papandréu consideró que este fondo es la principal herramienta para calmar los mercados y hacer frente a los problemas de la deuda soberana de los países de la zona del euro.

Por ello Papandréu apostilló que el EFSF debe ser suficientemente "robusto" y "flexible" para intervenir pero rehusó dar detalles técnicos más concretos.

El mecanismo de rescate de la zona del euro consta de tres partes: una primera garantizada por el presupuesto europeo denominada Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (EFSM, según sus siglas en inglés), una segunda garantizada por los estados de la zona del euro conocida como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, en inglés) y la aportación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Trichet ha manifestado ya en otras ocasiones que la entidad monetaria europea está a favor de mejorar "cualitativa y cuantitativamente" el fondo de rescate para que pueda intervenir, incluida la posibilidad de que el EFSF compre deuda pública de los países de la zona del euro que actualmente atraviesan dificultades de financiación.

De este modo se liberaría al BCE de esta tarea que lleva a cabo actualmente.

El BCE ha comprado hasta ahora bonos públicos de la zona del euro por valor de 76.500 millones de euros (104.805 millones de dólares).

La entidad monetaria ha intensificado la compra de deuda pública de Grecia, Irlanda Portugal y España en los momentos en que los mercados han penalizado a estos países, no obstante el BCE sólo publica el volumen de deuda adquirido semanalmente pero no especifica el país de procedencia de la deuda pública.

El profesor de Economía de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini alertó ayer de que el euro está muy fuerte y de que la zona del euro podría desviarse con un centro fuerte y una periferia más débil y al final con la salida de algunos países de la UM.

Mostrar comentarios