Miércoles, 20.11.2019 - 22:32 h
Al entramado empresarial de Villarejo

Un exjefe de seguridad del BBVA apunta a Corrochano y admite filtración de datos

César Bilbao reconoce que suministró información bancaria de clientes a la Policía porque tienen la obligación de atender este tipo de requerimientos.

Villarejo
Herrero y Asociados abonó más de 300.000 euros a Villarejo por este encargo. / EFE. 

El que fuera director de coordinación de seguridad para Latinoamérica en el BBVA, César Bilbao, ha confesado ante el magistrado del caso Tándem, Manuel García Castellón, que se facilitaron datos bancarios de determinados clientes de la entidad a petición expresa de la Policía. Fuentes jurídicas explican a este diario que el exdirectivo de seguridad ha detallado que, al tratarse de solicitudes que se formulaban desde cuentas de correo oficiales de la Policía Nacional, accedieron a los requerimientos. Los mismos se enmarcan en el encargo concreto que formularon empleados del bufete Herrero y Asociados para espiar a antiguos socios que trabajaban en un despacho de la competencia.

Bilbao fue citado en calidad de investigado por el magistrado instructor en el marco de la pieza segunda del caso Tándem, bautizada como 'Iron' y que investiga esta encomienda concreta del despacho Herrero, cuya imputación como persona jurídica acordó el magistrado García Castellón este mismo lunes, tal y como adelantó La Información. El exdirectivo envió desde su correo a cuentas de la Policía Nacional datos de carácter confidencial relacionados con información bancaria de algunos exempleados del despacho. Entre ellos 15 transferencias nacionales e internacionales así como movimiento de ingresos en efectivo. 

La persona que solicitó toda esta documentación fue el inspector jubilado Constancio Riaño, tal y como figuran las comunicaciones intercambiadas entre ambos. Al respecto Bilbao ha explicado ante los investigadores que su jefe en el momento de los hechos era el responsable de seguridad de la entidad, Julio Corrochano, imputado en la pieza del caso Tándem relativa a los pagos que efectuó el banco al entramado de Villarejo por importe superior a los 10 millones de euros. Sin embargo él rinde cuentas por este otro asunto, que se remonta a 2013; año en que trabajó como responsable de seguridad bancaria y prevención de fraude. 

Por encargo de "tu amigo Enrique"

Bilbao ha dicho que los remitían al departamento jurídico si bien ha asegurado que actuó de dicho modo en tanto tienen obligación de contestar estos requerimientos oficiales. Así, ha afirmado que en algunas ocasiones contestaban ellos de manera directa debido a la carga de trabajo que asumían. Las comunicaciones a las que se ha referido Bilbao también recogen detalles concretos sobre el saldo de determinadas cuentas así como depósitos y el número de CIF de todos estos clientes que pasaron a trabajar en el despacho Balder IP Law.

Igualmente ha admitido que las búsquedas de estos datos las hacía tanto él como Pilar García (compañera suya en el banco que también aparece como destinataria de todas estas comunicaciones) y que las peticiones efectivamente las hizo Constancio Riaño, el cual está citado a declarar en el marco de esta pieza el próximo día 23 de septiembre. El inspector retirado aludió en estos mensajes al que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCO) de la Policía Enrique García Castaño, al que se le conoce con el apodo de 'El Gordo' y que también estaba citado este jueves si bien el juez suspendió el interrogatorio a petición de su defensa. De hecho, éste se dirigió a César Bilbao asegurando que su "amigo Enrique" estaba detrás de estas peticiones. 'El Gordo' por su parte, negó todos estos extremos en sede judicial. 

Declaración de un funcionario de Hacienda

Así, ha explicado que ellos nunca entraron a valorar el contenido de la información y que deducían que si la pedían inspectores sería en el marco de alguna investigación que ellos no analizaron en ningún momento al no ser de su incumbencia. Con todo, en su auto de imputación de Herrero y Asociados, el magistrado recuerda que no solo se filtraron datos bancarios sino también otro tipo de información de carácter confidencial como la relativa al tráfico de llamadas, tributaria y de seguridad social. Por ese motivo el juez imputó a otros implicados en esta trama concreta entre los que se encuentra Antonio Chaparro, funcionario de Hacienda actualmente jubilado.

Las mismas fuentes consultadas explican en lo que respecta a su interrogatorio que Chaparro ha negado recordar haber facilitado datos tributarios de Balder relativos al ejercicio de 2012. De hecho, ha ido más allá y ha valorado que es posible que alguien usara su clave de acceso porque consta acreditado que accedió a estos datos a las 14.00 horas, momento en que no estaba en ese momento en la oficina porque tenía que comprobar el cierre de ventas. Igualmente ha explicado que el modelo 347 -declaración informativa para profesionales y empresas que facturen más de 3.000 euros- no la puede entregar a nadie salvo mandato judicial.

Para este jueves también estaban citados a declarar un subinspector de Policía así como el comisario Carlos Salamanca. En el caso de este último el juez le emplazó a continuar con la declaración que comenzó prestando el pasado mes de julio para que aclarase el origen de su patrimonio familiar. El que fuera socio de Villarejo expuso entonces que las cuantías que amasó provenían de sus percepciones dinerarias dentro del cuerpo y que, por cuestiones de seguridad, solía dispone de importantes cantidades de efectivo en su hogar. De hecho, el amigo y 'Tándem' de José Manuel Villarejo en sus negocios guardó hasta un total de 225.000 euros en su domicilio aunque no en un mismo momento.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING