Martes, 21.01.2020 - 03:29 h
Están acusados de desobediencia al Estado

Los exmiembros de la Mesa del Parlament creían actuar de forma legal

Los cuatro exmiembros de la Mesa del Parlament que comparecieron ante el Supremo argumentaron creer que les protegía la inviolabilidad parlamentaria.

Josep Nuet
Josep Nuet, a su llegada al Tribunal Supremo./EFE

Los cuatro exmiembros de la Mesa del Parlament que comparecieron ante el Supremo para conocer su procesamiento por desobediencia en relación con el procès argumentaron ante el tribunal que actuaron convencidos de que les protegía la inviolabilidad parlamentaria. Así lo explicó a su salida de la comparecencia Lluis Guinó en declaraciones a la prensa con cuyo contenido se mostraron de acuerdo otros comparecientes, que no quisieron hacer declaraciones.

El juez del caso abierto en el Supremo por el procés hacia la Declaración Unilateral de Independencia, Pablo Llarena, citó a cinco exmiembros de la Mesa del Parlament: Lluis María Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet, todos ellos miembros de la Mesa del Parlament cuando se aprobó la citada declaración.

Barrufet, que no pudo venir, pidió conocer su procesamiento por videoconferencia, aunque esa petición no consta formalmente por el momento en la secretaría del alto tribunal. Todos los demás permanecieron cada uno por menos de diez minutos ante el magistrado, salvo en el caso de Nuet, cuya declaración se ha extendido más tiempo.

"Hemos reiterado ante el juez nuestra declaración de noviembre, en el sentido de que la Mesa ejecutaba actos de trámite parlamentario y siempre desde el convencimiento de que nos protegía la inmunidad parlamentaria",declaró Guinó a su salida del tribunal. "Hemos pedido que nos levante las medidas cautelares de comparecencias y la devolución del pasaporte", añadió.

"He puesto en valor ante el magistrado los mecanismos parlamentarios que ignora la querella que dio lugar a este proceso, unos mecanismos que se basan en que los parlamentarios debaten y el Constitucional suspende después, y no antes, de que la norma haya sido debatida por un parlamento, el que sea", afirmó Nuet a los medios. La posible suspensión con carácter previo al debate suscitó en Nuet dudas de si cabía aprobar la tramitación de las leyes de desconexión y referéndum sin desobedecer al TC. Así lo ha relatado ante el juez Llarena.

Además, según fuentes de la acusación popular, Nuet ha defendido ante el juez, en este mismo sentido, que si bien en dos ocasiones votó a favor de la tramitación de leyes suspendidas por el TC (una dando vía al libre del referéndum y otra referida a política general), siempre debido a estas dudas, luego votó en contra de su aprobación en el pleno.

A este respecto, y siempre según Vox, el juez le ha preguntado a Nuet por qué votó en estas dos ocasiones a favor y en otras se abstuvo, cuando más tarde en el pleno iba a votar en contra, señalando una posible contradicción. Nuet respondió que cuando dio vía libre al debate desde la Mesa del Parlament lo hizo pensando que en el pleno podrían cambiarse las leyes para no desobedecer al TC.

Por su lado, Nuet explicó que ha defendido ante el juez que no cometió desobediencia. Así lo ha explicado tras su comparecencia ante Llarena, una declaración que ha durado unos 45 minutos y durante la cual, a diferencia del resto de los imputados, ha contestado al fiscal (aunque no a la acusación popular ejercida por Vox).

Por su parte, el vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa, advirtió en su perfil de Twitter que el Tribunal Supremo "no tiene ninguna autoridad" para imponer obligaciones a la Cámara catalana, porque "es un atentado contra la inviolabilidad" de la Cámara.

También el presidente del Parlament, Roger Torrent, apoyó a los exmiembros de la Mesa y  agradeció su labor porque en su opinión defienden la "dignidad" de la Cámara en la pasada legislatura. En un apunte en Twitter, se refirió a Lluís Corominas, Anna Simó, Lluís Guinó, Joan Josep Nuet y Ramona Barrufet: "¡Mucha fuerza!". "Gracias por haber defendido en todo momento el debate parlamentario, los derechos del conjunto de diputados y la dignidad de la Cámara", escribió Torrent.

Además, los exconsejeros catalanes Meritxell Borrás (Gobernación), Carles Mundó (Justicia) y Santi Vila (Empresa y Conocimiento), deberán acudir este 8 de mayo a partir de las 10.00 horas al Tribunal Supremo, donde han sido citados por el instructor de la causa del 'procés' independentista en Cataluña, Pablo Llarena, para que les sea comunicado su procesamiento por delitos de desobediencia y malversación de fondos públicos. También está citada la exdiputada de la CUP Mireia Boya, a la que se le atribuye un delito de desobediencia.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING