Jueves, 05.12.2019 - 15:02 h
Pide acuerdos entre las fuerzas políticas

¿Quién hace caso a Aznar y se retira con 70 años? Solo 6.500 jubilados en un año

La edad media de jubilación está en 64,2 años, pero la mayoría de quienes lo dejan con 70 años o más son trabajadores autónomos.

José María Aznar, cursos en El Escorial
José María Aznar, cursos en El Escorial / Europa Press

El expresidente español, Jose María Aznar, ha vuelto a poner sobre la mesa su convicción de que será necesario ampliar la edad de jubilación hasta los 70 años si queremos que en España nos aguante el sistema de pensiones. Lo puso sobre la mesa en el año 2013, nada más llegar al poder el PP de Mariano Rajoy y tuvo que salir a la palestra el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para advertir que el Gobierno "no quería" hacerlo. Volvió a la carga el año pasado en un encuentro con otros expresidentes y lo saca a la luz en muchas de sus intervenciones públicas. Esta vez ha vuelto a la carga durante una entrevista con el diario 'Expansión', donde asegura que "todo el mundo sabe en el país que el sistema de pensiones en el futuro inmediato no es viable".

El aumento de la edad media de jubilación es una tendencia que avanza muy despacio en las cifras sobre pensiones, sobre todo por el aumento de la esperanza de vida de los españoles y del número de jubilados. Ese nivel se quedó en los 64,2 años en 2018 y ha subido apenas dos décimas en lo que va de año, pero está todavía lejos de los 70 años que pide Aznar. Los datos demuestran que el año pasado se jubilaron 328.159 trabajadores de todos los regímenes, de los que solo 6.475 -menos del 2%- tenían 70 años o más. En general, la mayor parte de ese colectivo son trabajadores autónomos , que alargan la vida de sus negocios para mantener un nivel alto de renta, junto a profesiones liberales, como la de profesores o médicos, cuya normativa lo permite e incluso lo aconseja. 

El expresidente del PP ha aprovechado la ocasión para recordar que el mercado laboral y las pensiones son dos de las áreas más urgentes sobre las que hay que hacer cambios radicales en la política de este país para asegurar el futuro de la economía y de las finanzas públicas. Recordó que España se gasta ya casi 10.000 millones de euros al mes en pensiones. De hecho, los datos de la Seguridad Social demuestran que aunque la pensión media de alguien que se jubila con 70 años es de casi 1.300 euros al mes, por encima de los que tienen entre 66 y 69 años, la media general de los nuevos jubilados ha subido en los últimos años hasta los 1.600 euros, eso sí, con grandes diferencias entre cada tipología. 

Las declaraciones de Aznar se han producido el mismo día en que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha presentado su programa de Gobierno, en el que uno de los grandes caballos de batalla es la actualización de las pensiones con el IPC, sin mayores condicionantes como un nivel mínimo de crecimiento económico o el recorte en el tope de las rentas a percibir, según los casos.  Además, los socialistas pretenden blindar en la Constitución el sistema público de pensiones y subir las mínimas y las no contributivas, que están muy por debajo de las medias manejadas. 

El futuro de las pensiones es uno de los grandes temas de la campaña electoral y refleja una de las preocupaciones más importantes de todos los españoles, según recogen todas las encuestas. La preocupación por las pensiones se disparó a primeros de año como el tercer problema más importante de los españoles, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), por detrás del paro y la corrupción política, y se mantiene dentro de los primeros lugares de ese ranking para el 10% de la población. El último estudio realizado por la patronal de los fondos de pensiones privados, Inverco, advierte que un 74 % de los españoles cree que su pensión será peor que las actuales, pero sólo un 20%% ahorra cada mes para el futuro.

La polémica que ha avivado de nuevo Aznar viene a potenciar la protesta que desde hace un año mantienen los grupos de jubilados por toda España, en defensa de una pensión digna. Una marcha de jubilados a pie se ha dirigido a la capital desde Bilbao y las manifestaciones se producen cada vez que hay un evento o cualquier otro tipo de protesta social. 

La versión de Aznar, defendida por expertos de algunas escuelas de negocios y en el ámbito más liberal de la economía, choca con los análisis del Pacto de Toledo avalados por todos los partidos políticos, incluida la versión del propio PP, de que una reforma del modelo y un cambio en sus fuentes de financiación puede permitir que se mantenga el nivel actual de las pensiones sin causar un gran desfalco a las arcas del Estado. La última versión del partido de Aznar pasa por reconocer que se puede hacer su actualización con el IPC real, pero siempre que se garantice un nivel de subida del PIB que lo permita, de forma que se pueda recortar esa subida en épocas de crisis. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING