Lunes, 22.07.2019 - 23:13 h
Respalda ahora las conclusiones del FMI

El exsecretario general de Bankia deja caer a Rato: "Había una situación grave"

Miguel Crespo asegura que el correo interno que envió desmintiendo las graves advertencias del FMI lo hizo por orden de Rato y no fue afortunado.

Rodrigo Rato Bankia
La fiscal pide cinco años de prisión para Rato por fraude de inversores. / EFE. 

Cambio de criterio en la declaración en sede judicial del exsecretario del Consejo de Administración de Bankia Miguel Crespo. El banquero se ha desligado de los correos internos que envió tras hacerse público el adelanto de las conclusiones del FMI en el que se advertía de la necesidad de que Bankia acometiera profundas reformas para sobrevivir y ha dicho ahora que el Fondo estaba apuntando a una "situación grave". Crespo, que en su comunicación interna trasladó que dichas informaciones eran negativas y falsas, ha dicho ahora que lo redactó por orden de Rodrigo Rato. 

"Seguramente fue un correo desafortunado", ha dicho durante su testifical en el juicio por la salida a bolsa de Bankia desvinculándose por completo del mensaje que hizo llegar a toda la cúpula del banco a finales de abril de 2012, en plena crisis de la entidad. Al respecto ha asegurado que procedió a ello porque así se lo encargó Rato y que las conclusiones del fondo que dirige Christine Lagarde "en ningún caso" tenían que haber cuestionado las cuentas formuladas sino las del ejercicio anual de 2011 que se habían presentado a la CNMV sin auditar.  

Crespo se ha desligado de esta manera de la decisión de Rato de acallar las previsiones del FMI asegurando que "nueve años después" puede decir que el FMI "estaba apuntando a que había una situación grave". El adelanto del Programa de Evaluación del Sector Financiero, que se hizo público en abril, apuntaba que era "crucial" que tres bancos españoles y en especial el más grande -en referencia a Bankia- acometieran importantes reformas para fortalecer su balance consolidado. El posterior informe de auditoría del FMI concluyó que este adelanto de las conclusiones se produjo a petición del Ejecutivo entonces, lo que provocó que el propio Rato solicitara al tribunal la incorporación al procedimiento de parte del mismo; petición a la que accedieron los magistrados.

Desmiente al auditor externo

Crespo también ha sido preguntado por las reuniones que tuvieron lugar en el banco el mes de marzo con motivo de la necesidad de auditar las cuentas anuales del ejercicio anterior. Dichos encuentros han salido a relucir en numerosas ocasiones durante la vista oral tanto por parte de los consejeros del banco, que niegan que el auditor externo advirtiera seriamente de que le faltaba información clave para dar su visto bueno, como del propio auditor, el cual, por contra, sostiene que dejó muy clara su postura en estas reuniones. Sobre las mismas Crespo se ha pronunciado respaldando a la antigua cúpula de Rato. 

"Yo no estuve en la comisión de auditoría de BFA. En la de Bankia sí y fue una reunión normal, lo dije en instrucción. El auditor manifestó los temas pendientes en referencia a tasaciones y cumplimiento del Real Decreto Guindos. El presidente del comité de auditoría me preguntó por las tasaciones y dijo que si había algún problema si no estuvieran disponibles y el auditor externo no dijo ni sí ni no", ha apuntado el exsecretario general del banco. "Yo siempre percibí que el proceso iba a ir hacia adelante", ha expuesto.

Crespo también ha restado importancia al encuentro que mantuvieron Celma y otros miembros de Deloitte con Rato así como del equipo de supervisión del Banco de España. Aunque ya se ha hablado en sede judicial de estas reuniones, el testigo ha asegurado que se trató de algo "casual" y que el objetivo no era tanto advertir a Rato de que BFA estaba en una situación crítica sino de acercar a la cúpula de la entidad el trabajo del supervisor. "Me dijeron que era una pena que no conociera el trabajo que hacían en un momento en que el sistema bancario estaba tan tensionado y yo les dije que no había ningún problema y que Rato les recibía", ha detallado.

De este modo, se reunieron el inspector del Banco de España José Antonio Casaus, su jefe Pedro González, Rato y el propio Crespo. En ese encuentro, y siempre según su versión se abordaron temas pero ninguno "negativo". "¿Es cierto que en esa reunión se trató que BFA no era viable?", le ha preguntado el letrado de la CIC, Andrés Herzog. "Yo no recuerdo eso. Lo que recuerdo parcialmente puede encajar con algunas cosas que dicen pero con un sentido diametralmente distinto a lo que dice usted que dijo Casaus. Fue una conversación informal. Casaus insistió intensamente en que debía de trasladarse esa cultura de esfuerzo a la entidad", ha respondido.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios