Martes, 23.04.2019 - 04:41 h
Los padres permanecen en prisión

Los familiares de los niños asesinados en Godella les despiden en la intimidad

Los féretros de los menores han llegado rodeados de ramos de flores y en la más estricta privacidad como quería la propia abuela.

Godella
Los menores fueron encontrados muertos el pasado jueves, tras horas desaparecidos.

Los familiares de Amiel e Ixchel, que presuntamente fueron asesinados por su madre la semana pasada en Godella, les han dado el último adiós en la más estricta intimidad. En el cementerio de Rocafort (Valencia) y ante un número reducido de personas por voluntad de la familia han enterrado a los pequeños. Un cordón policial con 10 agentes ha velado por la privacidad del lugar. 

Un coche fúnebre ha llevado los restos mortales de los pequeños de 3 años y 5 meses hasta el cementerio de Rocafort donde los más allegados de la familia esperaban para darles el último adiós, según han explicado en Espejo Público. La familia ha querido enterrarlos con absoluta discreción y los presentes han rodeado la entrada. La abuela, que denunció la situación de los menores a los servicios sociales, está destrozada según relatan los presentes y ha estado acompañada de tres psicólogos sociales durante el acto.

Los menores fueron encontrados muertos el pasado jueves después de varias horas de búsqueda. De la desaparición de ambos se tuvo constancia tras una discusión entre los progenitores, de la que alertaron a las fuerzas de seguridad varias llamadas. Los cuerpos fueron encontrados enterrados en dos fosas, una a unos 75 metros de la vivienda que ocupaba la familia de forma ilegal, y el otro a unos 150 metros, en el suelo.

Desde entonces, los padres de ambos menores permanecen en prisión provisional acusados de asesinato. La madre fue trasladada este miércoles a una celda individual, con un cristal desde donde es vigilada por otras dos reclusas de apoyo, tras sufrir una crisis nerviosa. Antes de su ingreso en prisión, la madre fue sometida a análisis médicos para valorar si se encontraba en disposición de declarar ante el juez.

Este jueves, la Guardia Civil encontró en las inmediaciones de la casa de Godella, en la que residían y se encontraron muertos a los menores, un objeto contundente que podría ser el que se utilizó para golpear en la cabeza a ambos. El crimen se habría cometido, supuestamente, horas antes del hallazgo de ambos cuerpos

Ahora en Portada 

Comentarios