Farmacias catalanas empezarán a cobrar el 17 de septiembre el copago diferido

  • Las farmacias catalanas empezarán a cobrar a los usuarios las cuotas diferidas del mes de julio del nuevo sistema de copago a partir del próximo 17 de septiembre, ha informado hoy el Departamento de Salud.

Barcelona, 31 ago.- Las farmacias catalanas empezarán a cobrar a los usuarios las cuotas diferidas del mes de julio del nuevo sistema de copago a partir del próximo 17 de septiembre, ha informado hoy el Departamento de Salud.

El gerente de Atención Farmacéutica y Prestaciones Complementarias del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Antoni Gilabert, ha explicado a Efe que el Departamento de Salud y el Colegio de Farmacéuticos de Cataluña están ultimando los detalles para que las farmacias empiecen a cobrar las aportaciones pendientes a partir de esa fecha.

De esta manera, el usuario que vaya a retirar fármacos a partir del 17 de septiembre con una receta tendrá que abonar, además de lo que compra en ese momento, las cuotas correspondientes a los productos retirados el pasado julio.

Ante el poco margen para adecuar los sistemas informáticos para aplicar en su totalidad el copago farmacéutico, la Generalitat optó por aplazar el cobro las nuevas aportaciones en función de la renta cuando entró en vigor esta medida del Gobierno el pasado 1 de julio.

De esta manera, los usuarios que a lo largo del mes de julio retiraron un medicamento con receta no abonaron la aportación que les correspondía según el nuevo sistema, sino en función del antiguo, quedando pendiente la diferencia.

Después de un mes difiriendo los pagos, las farmacias empezaron a cobrar el pasado 1 de agosto los precios según el nuevo copago en el momento de la dispensación a todos los usuarios, excepto los pensionistas.

Por lo a que este colectivo refiere, el departamento que dirige Boi Ruiz prevé que el sistema de prescripción y dispensación de recetas del CatSalut esté listo en octubre, por lo que no será hasta entonces cuando se les reclamará la aportación que les corresponde en el momento que retiren el fármaco.

Así pues, los pensionistas continuarán sin pagar los medicamentos cuando vayan a la farmacia, pero, a partir del 17 de septiembre, sí que se les reclamará el copago de lo retirado en los dos meses anteriores.

Hasta el pasado mes de julio, los asegurados activos pagaban el 40 % de los medicamentos, pero con la nueva normativa las aportaciones pasan a ser del 40 %, 50 % o 60 % en función de la renta declarada, mientras que para los parados sin prestación los medicamentos son gratuitos.

Los pensionistas, que antes de la entrada en vigor del decreto no pagaban nada por los productos con receta, pasan a aportar el 10 % del importe, con un límite de entre 8 y 18 euros al mes.

Los jubilados con rentas altas pagarán el 60 % del medicamento, con un máximo de 60 euros al mes.

Mostrar comentarios