Felipe González mueve hilos como nunca para evitar un pacto de Sánchez con Iglesias

    • Está intentando que Ferraz no acepte un acuerdo con Podemos para gobernar.
    • El expresidente llamó “pseodorrevolucionarios de Venezuela” al partido morado.
Pedro Sánchez y Felipe González estarán este martes en Badajoz, en su único mitin juntos en campaña
Pedro Sánchez y Felipe González estarán este martes en Badajoz, en su único mitin juntos en campaña

Pedro Sánchez cuenta con una fuerte oposición interna en el PSOE para intentar formar Gobierno. El Comité Federal ya le impuso la línea roja de no pactar con partidos que defendieran un referéndum de autodeterminación. Ahora, Felipe González está intentando que no caiga en la trampa de Podemos.González no quiere que el PSOE de Pedro Sánchez llegue a un acuerdo de investidura o de Gobierno con Podemos. El expresidente está empeñado en que esa alianza no se haga realidad y está moviéndose, en la sombra, para evitar que Sánchez caiga en la trampa de Pablo Iglesias.Según fuentes de su entorno, el expresidente está protagonizando conversaciones y avances a nivel interno para que el PSOE presiones a Sánchez y se quite de la cabeza un pacto con su principal rival por el voto de izquierdas.González ha mantenido conversaciones con varios miembros de la vieja guardia del PSOE para transmitirles que una alianza con Podemos sería fatal para los socialistas. Ha hablado con varios veteranos en este sentido, incluido con algún zapaterista, en las últimas horas.Está moviendo hilos como nunca para torpedear cualquier intento de Sánchez de acercarse a Iglesias y los suyos, añaden fuentes cercanas al expresidente del Gobierno.Felipe González tiene una pésima opinión sobre Podemos. En los últimos meses ha protagonizado varias declaraciones públicas atacando a Pablo Iglesias y su equipo. “Es ya algo personal”, aseguran las fuentes consultadas por lainformacion.com.Desde su entorno recuerdan que González se ha metido con Podemos en varias ocasiones. Les ha llamado “pseodorrevolucionarios de Venezuela” o ha afirmado que “se han olvidado ya de Venezuela y de lo que cobraban por asesorar a ese Gobierno” y que “no os fiéis de nadie que cobre por asesorar a un Gobierno extranjero”.

La animadversión, por tanto, es manifiesta. Les considera enemigos del PSOE y no está dispuesto a permitir que el secretario general de su partido llegue a un acuerdo con ellos.

Mostrar comentarios