Fiscal de Nuremberg defiende la justicia universal ante intereses políticos

  • El único fiscal vivo de los juicios de Nuremberg (Alemania) Benjamin B. Ferencz ha defendido hoy la aplicación de la jurisdicción universal ante los intereses políticos y económicos de los Estados que están "por encima de las personas".

Madrid, 20 may.- El único fiscal vivo de los juicios de Nuremberg (Alemania) Benjamin B. Ferencz ha defendido hoy la aplicación de la jurisdicción universal ante los intereses políticos y económicos de los Estados que están "por encima de las personas".

En la inauguración del I Congreso "Jurisdicción Universal en el Siglo XXI", el fiscal estadounidense, de 94 años, ha explicado que la soberanía para luchar contra este tipo de crímenes reside en el pueblo y no en los países, al destacar que "hay crímenes que nunca se pueden tolerar" porque amenazan a toda la humanidad.

"Tiene que haber un cambio en la jurisdicción universal porque todos los ciudadanos tienen derecho a la paz", ha señalado el único fiscal vivo que participó en los juicios por crímenes de guerra de Nuremberg que procesaron a 22 oficiales de las SS nazis tras la Segunda Guerra Mundial.

En su intervención ha abogado por "reafirmar los principios universales de que éstos son crímenes contra todos", independientemente de las fronteras, pese a que, ha añadido, "habrá muchos Estados que se opondrán a ello".

"Estén o no escritas las leyes, hay crímenes que no se pueden tolerar porque amenazan a todas las personas donde quiera que se encuentren", ha subrayado.

En este sentido, ha defendido la creación de instituciones internacionales que permitan resolver las disputas entre dos países sin recurrir al uso de la fuerza militar puesto que "en estos momentos no hay ninguna institución que tenga ese poder".

Para Ferencz, los distintos tribunales internacionales existentes en la actualidad disponen del derecho pero no de los sistemas para aplicarlo. "Si no se aplica es un fracaso", ha añadido.

Así, ha lamentado que existen "importantes intereses políticos y económicos" a los que hay que plantar cara "para evitar que unos jóvenes marchen a matar a otros a otros países".

"Gastar millones de dólares en armamento nuclear y tener objetivos militares en otros países en una locura", ha denunciado el fiscal estadounidense, autor de varias publicaciones que defienden el derecho internacional como camino hacia la paz.

"No quiero volver a ver a jóvenes que regresan a casa en bolsas de plástico", ha asegurado. "Ya he vivido en primera persona los peores crímenes que uno se pueda imaginar", ha agregado al recordar las peores experiencias que vivió cuando fue soldado estadounidense antes de fiscal en Nuremberg.

Mostrar comentarios