Fusión en marcha

El miedo al paro vive pared con pared en las sedes duplicadas de BBVA y Sabadell

Los trabajadores de las entidades se temen miles de bajas (despidos o prejubilaciones) tras el último anuncio de integración bancaria. En la calle Génova de Madrid, el ejemplo más claro de solapamiento. 

Imagen de una oficina del BBVA junto a una del Sabadell en la calle Génova de Madrid.
Imagen de una oficina del BBVA junto a una del Sabadell en la calle Génova de Madrid.
La Información

En el inicio de la calle Génova, en pleno centro de Madrid, la acera de los números pares está copada por sucursales bancarias. En el 2, el Santander, en el 4 el Sabadell, en el 6, el BBVA y en el 10, Bankia. Apenas una pastelería de Viena-Capellanes, el edificio que sirve de sede de AENOR o un restaurente Foster’s Hollywood se intercalan entre la sucesión de oficinas bancarias en apenas una manzana. Es jueves, son las 13.40 del mediodía, y un empleado de una de las dos entidades que negocian actualmente su fusión, el BBVA y el Sabadell, sale a la puerta de la oficina a despedir a un cliente. Cuando lo hace, y al ver al periodista cámara en ristre, le dice, así, a quemarropa: "Aquí, si al final se hace la fusión, sobramos la mitad y una de las dos oficinas tendrá que cerrarse. Hay mucho solapamiento de oficinas en Madrid".

Parece lo más lógico. La oficina 9050 del BBVA, en la calle Génova, 6, y la 2398 del banco de Sabadell, en Génova, 4, están prácticamente pared con pared, únicamente separadas por la antes mencionada pastelería. "Una de las dos sobra", sentencia el empleado, "y con ella, al menos la mitad de los empleados entre las dos oficinas", dice resignado. Según un estudio realizado por Barclays Bank, en cada oficina del BBVA trabajan 7 personas por 9 en cada sucursal de la entidad catalana. 

Este es solo un ejemplo de la duplicidad de oficinas que puede darse con la fusión entre ambas entidades. Únicamente en la capital, el banco vasco cuenta con 191 sucursales y el Sabadell con 48. Dentro de las dos oficinas, en la del BBVA hay hasta 10 boxes numerados de atención al cliente, apenas hay clientes, pero en los cajeros que ambas entidades tienen aquí mismo, el goteo de personas para hacer gestiones es incesante. Una de ellas, que reconoce que es vecina del barrio, y tras sacar dinero de uno de los cajeros, nos dice: "Yo hace un par de años me cambié de un banco al otro por el tema de las comisiones. Y ahora, ¿qué? ¿Con la fusión, volveré a tener mi cuenta en la entidad de la que me marché hace un tiempo?".

"Cuando se suman uno y uno no siempre son dos. Lógicamente sobrarán empleados pero, de momento, no nos han dicho nada. Solo que se han paralizado una semana las negociaciones del ERE para 1.800 menos empleos, a partir de prejubilaciones, que se estaba negociando en el banco de Sabadell", explica José Juan Cerdá, del sindicato ALTA, con fuerte implantación en la entidad vallesana, la mayoría de antiguos empleados provenientes de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo, absorbida por la entidad que ahora preside Josep Oliú.

Según el antes mencionado estudio del Barclays, la entidad resultante de la eventual operación contaría con 4.225 oficinas en España, 2.521 de BBVA y 1.704 de Sabadell. Hace unas semanas, BBVA ya comunicó que mantenía su intención de cerrar 160 oficinas en España este año y esta fusión en marcha podría suponer el cierre de 1.232 sucursales que se superponen por código postal. La plantilla que suman los dos bancos es de 46.365 personas. De ellas, 29.475 corresponden a la plantilla de BBVA y 16.890 a la de Banco Sabadell. Y algunas fuentes ya cifran el ‘ajuste’ que se producirá en unos 6.000 trabajadores con el fin de ahorrar cerca de 800 millones de euros.

Igualmente, entre ambas entidades, según fuentes sindicales, hay unos 6.500 trabajadores en edad "prejubilable", con más de 55 años. Entre Cataluña, Madrid, Comunidad Valencia y Andalucía se concentran dos tercios de las oficinas y los empleados del BBVA y el Banco Sabadell y la situación es particularmente significativa en Cataluña, donde se concentran 1.100 oficinas y más de 12.000 trabajadores, una cuarta parte, de la entidad resultante de la fusión.

"Me preocupa la magnitud de destrucción de empleo que se puede producir", con la fusión "y los bancos deben ser conscientes del esfuerzo que ha hecho este país para ayudarles y ahora no pueden devolverlo con más despidos", dijo al conocer las negociaciones entre las dos entidades financieras el secretario general de UGT, Pepe Álvarez

Y es que "la sangría" en el empleo de la banca está siendo "salvaje" y ya se ha llevado por delante a 115.000 trabajadores en los últimos doce años, como explica a La Información el responsable de servicios financieros de la UGT, Víctor Mirabete. "Antes de la crisis del 2008 estábamos en 275.000 empleados y ahora vamos por los 160.000". Es más, desde el estallido de la pandemia de la Covid-19 "se han perdido 20.000 empleos en banca".

De cualquier manera, "es muy aventurado hablar de cómo va a ser el ajuste si se produce la fusión BBVA-Sabadell y yo veo a la gente aventurarse mucho y soltar una cifra de entre 6.000 y 6.500 trabajadores, muy alegremente. Hay que esperar porque cada caso es diferente". En este sentido, el responsable de banca de la UGT pone el ejemplo de que "yo tengo recortes de prensa que auguran que el ajuste tras la fusión CaixaBank-Bankia iría desde 4.500 hasta 12.000 trabajadores cuando es algo que no vamos a conocer hasta marzo del año que viene". 

Y sobre el empleo y el ajuste del mismo, desde UGT se pide cautela: "Paso a paso". Ahora, "antes de Navidades tenemos los ERE de Ibercaja, el Santander, que ya han empezado; estamos negociando las bajas incentivadas del Sabadell, que seguirán adelante según nos dice la entidad se haga o no la fusión con el BBVA, y luego, tras las fiestas, conoceremos en marzo, qué nos proponen en Bankia-Caixabank, luego en Unicaja-Liberbank, y si al final prospera la fusión, en BBVA-Sabadell... Por lo tanto, no adelantemos acontecimientos".

Mostrar comentarios