Garzón cree que la denegación de su indulto es una humillación más

  • El jurista Baltasar Garzón ha interpretado hoy la denegación de su indulto por parte del Gobierno como "un poquito más de humillación" hacia su persona y ha recordado que "no ofende quien quiere, sino quien puede".

San Lorenzo de El Escorial (Madrid), 25 jul.- El jurista Baltasar Garzón ha interpretado hoy la denegación de su indulto por parte del Gobierno como "un poquito más de humillación" hacia su persona y ha recordado que "no ofende quien quiere, sino quien puede".

Garzón ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras participar en el curso de verano "Memoria sin sombra. Políticas públicas de memoria histórica" de la Universidad Complutense de Madrid.

El Gobierno rechazó el pasado 11 de julio los indultos solicitados por el expresidente balear Jaume Matas; el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón; el torero José María Ortega Cano; el exalcalde de Marbella Julián Muñoz y el dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero.

Garzón ha recordado que no pidió ese indulto, aunque agradeció a la asociación Magistrados Europeos por la Democracia y las Libertades (MEDEL), que agrupa a 15.000 jueces y fiscales europeos, la solicitud de esta medida de gracia.

"Era innecesario que la denegación del indulto se vinculara a otras personas que nada tienen que ver con mi situación. Eso es una humillación más que se ha querido hacer expresamente por tratarse de mí", ha señalado el jurista.

Ha asegurado que no iba a aceptar el indulto, porque no cree haber cometido el delito, por lo que está "luchando judicialmente" en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), pero era innecesario incluirlo en un grupo de personas que no tenían nada que ver.

El exjuez de la Audiencia Nacional fue condenado en 2012 a once años de inhabilitación especial para el cargo de juez o magistrado por delito de prevaricación, por intervenir conversaciones en prisión entre imputados y abogados del caso "Gürtel".

Mostrar comentarios