Lunes, 10.12.2018 - 23:16 h
De Rozalén

Girasoles, la canción con la que la madre de Gabriel pide que nos levantemos

 1.200 personas a la hora han pasado por delante del féretro del pequeño de ocho años cuyo cuerpo apareció en le maletero de la pareja del padre.

Girasoles
 

Patricia Ramírez, la madre del pequeño Gabriel Cruz, pide a todos que se levanten escuchando la canción 'Girasoles' de Rozalén porque cree que es una canción que recuerda mucho a su 'pescaíto' por lo que le gustaba y porque habla de la buena gente. Tal declaración la ha hecho junto al padre en una entrevista en exclusiva a Telecinco, donde con todo el dolor de su alma por lo sucedido, agradece los sentimientos de humanidad que ha despertado su hijo... aunque a ellos les ha tocado "una hija de la gran puta, y que me perdonen".  Y sigue: "Ella tenía que estar donde está él".

Pese a ello, insiste en que desean que no se produzcan mensajes de odio hacia la expareja de Ángel y que en su lugar se honre la memoria del niño y se recuerde su alegría antes todo lo demás. Durante la entrevista, los padres, rotos de dolor, aseguraban que tienen un vacío que no pueden llenar. Quisieron hacer hincapié durante la entrevista en "quedarse con lo positivo" y agradecer el "cariño y apoyo" de la gente. 

Patricia ha vuelto a recordar que su hijo ha conseguido algo muy bonito, ha unido a la gente buena y espera que se hable de él y no de Ana, presunta asesina del pequeño que ha estado desaparecido durante 12 días y que desde hace más de uno los padres sabían que la única sospechosa era la pareja del padre. Los agentes les pidieron que no dijeran nada y no levantaran sospechas y han convivido con ella a la espera de que ella se ablandara y dejara a pequeño Gabriel. Pero no. Al final, seguida por la Guardia Civil, fue detenida con el cuerpo del pequeño en el maletero. 

La noticia tiene indignados a todos los vecinos y Almería se ha volcado una vez más con la familia del niño de ocho años desaparecido el 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar.

La Diputación Provincial, institución para la que trabaja Patricia y en cuyo Palacio Provincial se ha instalado la capilla ardiente, asegura que son aproximadamente 1.200 personas las que cada hora han dado su pésame a los progenitores, y en los primeros momentos, cuando el tránsito no era tan fluido, se han contabilizado cien personas cada cinco minutos.

Aunque la capilla ardiente abría sus puertas al público pasadas las cinco de la tarde, ya eran cientos de almerienses los que desde horas antes aguardaban en la puerta del Palacio Provincial y han visto llegar poco después de las cuatro el féretro de Gabriel Cruz, que ha sido conducido hasta el patio de luces del emblemático edificio de la capital almeriense.

Carteles de apoyo, "pescaítos" como los que durante días lucen hasta en el último rincón de Almería en apoyo a la familia de Gabriel, gritos de ánimo y aplausos, todos se han fundido en uno para dar el último adiós al niño y trasladar el cariño de la sociedad almeriense a sus progenitores.

No sólo la sociedad almeriense en general ha hecho acto de presencia, también han participado en este acto de duelo y despedida las mismas personas que estuvieron sobre el terreno buscando una pista que permitiese dar con el rastro de Gabriel.

Voluntarios, bomberos, miembros de Protección Civil, de cuerpos de Policía Local... todos ellos han podido estrechar entre sus brazos a Ángel Cruz y Patricia Ramírez y despedirse de Gabriel.

El féretro del niño, blanco y cerrado, ha sido tocado y abrazado por muchos, encontrándose adornado por dos peluches: un burrito y un muñeco de "Hello Kitty". En un lateral del ataúd, como no podía ser de otra forma en el caso de este pequeño aspirante a biólogo marino, se encuentra un cuadro con los "pescaítos" que tanto le gustaban a Gabriel.

Ahora en Portada 

Comentarios