España adapta su legislación

Decreto Brexit: el Gobierno blinda los vuelos de Iberia y a las empresas en UK

El Consejo de Ministros aprobará este martes una nueva norma en la que han colaborado 16 ministerios para garantizar las operaciones de las empresas españolas a partir del 1 de enero. El escollo es Gibraltar.

Pedro Sánchez, durante la moción de censura junto a Carmen Calvo
Pedro Sánchez, durante la moción de censura, junto a Carmen Calvo.
EFE

El Consejo de Ministros dará luz verde este martes a uno de los decretos más importantes de los últimos meses: el de la adaptación del ordenamiento jurídico español a las condiciones que imperarán en las relaciones económicas entre Reino Unido y España tras el Brexit del próximo 31 de diciembre. El texto, en el que han intervenido un total de dieciséis ministerios, pretende blindar las operaciones comerciales de las compañías nacionales tras la desvinculación de Londres de la Unión Europea. En ese paquete se incluyen los vuelos de IAG, tanto de Iberia como de Vueling, que podrán seguir operando como hasta ahora tras un periodo de gracia.

El real decreto-ley que aprobarán los ministros viene siendo trabajado por Moncloa y los citados departamentos del Gobierno desde hace meses. En él se establecen diferentes planes de contingencia para los sectores económicos afectados por el Brexit, según indican fuentes gubernamentales, dando una solución "global" a las relaciones comerciales entre ambos países. Se trata, en definitiva, de adaptar el acuerdo alcanzado en Nochebuena en Bruselas al ordenamiento jurídico español para que, a partir del 1 de enero, las operaciones de las compañías españolas en Reino Unido y las británicas en nuestro país sigan fluyendo con el menos perjuicio posible. El Gobierno, inciden las fuentes consultadas, busca "proteger las operaciones de las empresas nacionales con intereses" en las islas británicas.

El decreto ha sido coordinado por la Vicepresidencia primera de Carmen Calvo y en él han tenido un papel protagonista también la Vicepresidencia económica de Nadia Calviño y el Ministerio de Industria de Reyes Maroto. El equipo del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha participado, asimismo, en su redacción en un asunto especialmente delicado: los vuelos de Iberia y Vueling tras la salida de Reino Unido. "A día de hoy tengo que decir que, en principio, está resuelto" y que las aerolíneas de capital británico pueden seguir operando en el espacio aéreo europeo, aseguró el presidente Sánchez hace unos días en Bruselas tras el último Consejo Europeo. El Gobierno aún no ha dado a conocer la fórmula elegida.

De momento lo único que está garantizado es que el acuerdo del Brexit otorga a Iberia y Vueling un periodo de un año para seguir operando sus vuelos intraeuropeos en las mismas condiciones que ahora. De esta forma en los próximos doce meses la Comisión Europea y Londres negociarán, a través de un nuevo comité bilateral de transporte aéreo, la situación futura y aclarar qué ocurre, como es el caso de las dos aerolíneas, si el 50% del capital de empresas con licencia de vuelo en la UE no son accionistas comunitarios.

El decreto, muy esperado por diferentes sectores, viene a cubrir, por tanto, algunas cuestiones de "competencia bilateral", indican las fuentes gubernamentales consultadas. Las relaciones económicas entre Madrid y Londres quedan, por tanto, enmarcadas en el Acuerdo comercial y de cooperación UE-Reino Unido, pero hay algunos aspectos que el Gobierno ha considerado oportuno blindar en la legislación. El acuerdo, en general, es "positivo", consideran en el Ejecutivo, pero "nunca será equiparable a la membresía de Reino Unido a la UE". "Las relaciones no serán iguales, pero el Acuerdo nos da un marco estable, previsible y ofrece garantías para que Reino Unido y la UE sigan siendo socios de primer orden", añaden.

Reino Unido es uno de los principales mercados de las exportaciones españolas, que alcanzaron en 2019 un volumen anual de 20.000 millones de euros -el 6,8 % del total-, según datos oficiales del Banco de España. Las islas británicas son, además, el quinto socio comercial para España, por detrás de Alemania, Francia, Italia y Portugal, y el segundo destino de la inversión directa, que alcanza cerca de 85.000 millones. El Gobierno considera también "positivo" el acuerdo alcanzado en relación a la pesca.

El decreto del Brexit ha sufrido varias modificaciones en las últimas semanas antes de llegar a la mesa del Consejo de Ministros. El Gobierno ha ido modulando sus términos en función de las negociaciones que se estaban llevando a cabo entre la Comisión y Downing Street. El propio Sánchez desveló hace unos días en el Congreso que el Gobierno tenía preparada una normativa "lleguemos o no lleguemos a un acuerdo". En ese momento las conversaciones no eran optimistas. El Ejecutivo de coalición era partidario de "un acuerdo equilibrado" que beneficie a ambas partes ya que Reino Unido es el primer destino de la inversión exterior española y el primer cliente turístico de España.

El escollo de Gibraltar

Un asunto que aún no está resuelto y que está siendo objeto de una intensa negociación directa entre Madrid y Londres es el régimen de Gibraltar. El Peñón se convertirá en frontera externa de la UE si no hay un acuerdo antes del 1 de enero lo que, según ha expresado la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, acarreará "complejidades de tránsito" tanto para los gibraltareños como para los ciudadanos del Campo de Gibraltar. Se avecinan colas en La Verja.

En similares términos se ha expresado el ministro principal, Fabian Picardo: "Este acuerdo no cubre a Gibraltar. Para nosotros, y para la gente del Campo de Gibraltar que nos rodea, el reloj sigue corriendo. Seguimos trabajando, mano a mano con el Reino Unido, para finalizar la negociación con España de un acuerdo para el propuesto tratado entre la UE y el Reino Unido en relación con Gibraltar. Soy optimista en cuanto que seremos capaces de finalizar ese acuerdo".

Mostrar comentarios