Domingo, 16.12.2018 - 07:33 h
Será en el próximo Consejo de Ministros

El Gobierno comienza los trámites para declarar zona catastrófica Sant Llorenç

Una vez reciba esa categoría, se podrán comenzar a solicitar y conceder todas las ayudas extraordinarias previstas para este tipo de catástrofes.

Fotografía Celaá
 Celaá durante un Consejo de Ministros. / Europa Press

El Gobierno ha decidido iniciar los trámites para declarar la zona donde ocurrieron las graves inundaciones en Mallorca como área "gravemente afectada por emergencia de Protección Civil" con el fin de agilizar las ayudas económicas que recibirán los damnificados. Lo ha confirmado tras la reunión del Consejo de Ministros la ministra portavoz, Isabel Celaá, quien ha comenzado la rueda de prensa posterior a la reunión expresando la solidaridad y apoyo del Gabinete hacia todos los afectados por las inundaciones.

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha subrayado que los fondos estatales y autonómicos permitirán cubrir daños sufridos por particulares, empresas e infraestructuras de titularidad pública. Ha recordado que ya ayer el Ejecutivo autonómico aprobó un crédito extraordinario para gastos de urgencia y este fin de semana se pondrá en marcha "un plan de emergencia social con 23 trabajadores sociales que visitarán casa por casa a todas las familias afectadas para que puedan presentar inmediatamente facturas de lo más básico".

Celaá ha expresado la "cercanía" del Ejecutivo hacia todos los familiares de las víctimas y a los afectados por el "duro golpe" que han recibido. El trámite para declarar la zona como "gravemente afectada por una emergencia de Protección Civil" (antigua figura de "zona catastrófica") se completará en la reunión del Consejo de Ministros el próximo viernes, ha informado la ministra portavoz. 

La ministra ha precisado que una vez se complete esa declaración se facilitará el acceso de medidas de ayudas extraordinarias, fiscales, económicas, compensatorias para los afectados para "avanzar lo más rápido posible hacia la recuperación de las consecuencias de esta tragedia". Además, ha añadido que "como respuesta inmediata a la emergencia, también se darán ayudas a los perjudicados personalmente, ya sean familias, comercios o corporaciones. Celaá ha destacado que se trata de ayudas "inmediatas" y de carácter general que se contemplan para este fin.

La portavoz del Gobierno ha agradecido "a todas" las personas que han trabajo o que aún siguen trabajando para recuperar "la normalidad" en Mallorca. En concreto, la ministra se ha referido a la Guardia Civil, la Policía, Bomberos, Protección Civil, miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y Salvamento Marítimo. También ha dado las gracias "de una manera muy especial" el trabajo a todos los voluntarios que han prestado una "ayuda muy especial, muy generosa" y que han participado de manera "muy desinteresada" y que "ha desbordado todas las previsiones".

Desde las instituciones se intenta agilizar lo más rápido posible las ayudas para intentar paliar esta tragedia. Así, el Consell de Mallorca destinará 22,7 millones de euros para rehabilitar las 22 carreteras afectadas gravemente por las intensas lluvias e inundaciones registradas en la noche del pasado martes en el Levante de la isla, que causaron la muerte a 10 personas y la desaparición de un niño de 5 años. La institución invertirá de manera inmediata 2,7 millones de euros para realizar obras "híperurgentes" en las cuatro carreteras que aún siguen cortadas y en la travesía de Sant Llorenç des Cardessar, donde se desbordó el torrente de Ses Planes y que tampoco sigue abierta al tráfico.

La consellera del Territorio del Consell de Mallorca, Mercedes Garrido, ha comparecido en rueda de prensa para dar cuenta de los daños en carreteras debido a este desastre natural. Ha precisado que los 20 millones restantes se destinarán a hacer obras "urgentes" en otras 17 vías afectadas por las fuertes precipitaciones que, aunque están abiertas al tráfico, necesitan arreglos en el pavimento. Garrido ha recordado que ayer realizaron actuaciones en 22 carreteras, de las que 17 fueron cortadas porque las consecuencias del temporal dificultaban la circulación de vehículos, y ha precisado que, además del puente de la MA-12, hay otros tres puentes afectados.

Las carreteras que siguen cortadas y, por lo tanto, necesitan obras más urgentes son la MA-12, que conduce hasta Can Picafort; la MA-4041, que une Artà con Son Servera; la MA-4041, que conecta Artà con Canyamel; la MA-4023, que va de Porto Cristo hasta Son Servera, y la Travesía de Sant Llorenç. La consellera ha precisado que 900.000 euros irán destinados exclusivamente al arreglo de los puentes afectados y ha remarcado que la mayoría de carreteras que tendrán que ser intervenidas, que continuarán en servicio y cuyas obras se harán de manera progresiva, registran problemas en el asfaltado.

El Consell insular prevé terminar las obras en unas tres o cuatro semanas aunque la apertura del puente de la MA-12, que quedó completamente derruido, no podrá hacerse efectivo, como mínimo, hasta Navidad. Garrido ha explicado que la opción de construir un puente provisional en el tramo de la MA-12 hasta Can Picafort queda descartada porque conllevaría el mismo tiempo que requerirá construir uno de hormigón. Además, ha señalado que el nuevo puente se hará con una estructura de hormigón que agilizará su construcción y respetará el caudal del torrente.

Ahora en Portada 

Comentarios