Miércoles, 22.11.2017 - 12:28 h
Primer juicio del caso Púnica

Granados a Marjaliza: "La UCO está haciendo cosas en la puerta de tu oficina"

El ex 'número dos' de Aguirre niega que le dieran  datos de la investigación secreta y los transmitiera a Marjaliza, pero las grabaciones le acorralan

Granados a Marjaliza: Tienes a la UCO a las puertas de tu oficina "haciendo cosas"
la Fiscalía pide 3 años de cárcel para Ganados. / EFE

La conversación se produjo el día 6 de septiembre de 2014 a las 12.59. La noche anterior, el exconsejero de Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, se había encontrado con el guardia civil de la UCO José Manuel Rodríguez Talamino que le había revelado datos de la investigación entonces secreta abierta por Anticorrupción contra él. Inquieto, Granados llama a su socio David Marjaliza, que se encuentra de vacaciones en la isla de Formentera. "Anoche me hizo un comentario que no me gustó uno que está en la UCO", le dice. "Me hizo un comentario que no se a qué venía... Me dijo que estaba haciendo cosas en tu puerta...", añade. Marjaliza le pregunta, "¿de casa o de la oficina?". El exconsejero responde: "De la oficina".

La conversación, reproducida esta mañana durante la declaración de Granados en el primer juicio del caso Púnica -el del supuesto chivatazo de Talamino-, indica que la información que le suministró ese guardia civil era mucho más precisa de lo que ha revelado durante su propio interrogatorio y el del agente. También que el que fuera 'mano derecha' de Esperanza Aguirre reveló rápidamente esa información reservada a su socio. Poco antes de ordenar su reproducción, la fiscal anticorrupción Carmen García Cerdá le ha preguntado expresamente por lo que le transmitió Talamino: "Se acercó y tuvimos una conversación de cuatro o cinco minutos. Me hizo un comentario de que había compañeros suyos en Valdemoro. Me habló de un centro comercial y de unas oficias en Pinto".

La conversación telefónica grabada acorrala a Granados por revelar la información a su socio. Pero también a Talamino, que durante su declaración de ayer solo reconoció que le había transmitido que la UCO estaba trabajando en Valdemoro, sin darle más información ni sobre las personas concretas que investigaba ni los edificios que se vigilaban. El cuartel general de los negocios de David Marjaliza se encontraba en el edificio Éboli de Pinto. Talamino había instalado ese mismo día una cámara en un vehículo -una moto, dijo él- que se colocó en la puerta de ese inmueble para controlar los movimientos del socio de Granados.

El exconsejero madrileño y ex secretario general del PP de Madrid ha tenido otro lapsus durante su declaración. García Cerdá le ha preguntado por un segundo encuentro con Talamino al día siguiente del presunto chivatazo. "Volví a coincidir con él en las fiestas", relató Granados. "Le dije: '¿que era eso que me comentaste ayer?'. El me respondió: 'Ni te preocupes, debe ser un tema económico, de empresas y tal...", añadió el acusado. Después, la representante de Anticorrupción se ha interesado por si le reveló el departamento concreto que lo investigaba. "Me dijo que 'por quién me ha encargado que trabajemos' debe ser un tema de empresas".

La respuesta ha multiplicado el interés de la fiscal, que ha subrayado que ya estaba hablando "de un encargo concreto" y no de "agentes de la UCO trabajando en Valdemoro", como mantuvieron inicialmente el consejero y el presunto chivato Talamino. "Es muy importante eso que usted está contando", ha dicho García Cerdá. Granados ha tratado de salir del brete asegurando que esa información la obtuvo en Google. "Me meto en internet y veo a qué se dedica y el departamento en que trabajaba [una unidad de apoyo de la UCO]. Cuando una investigación recurre a un departamento de ese tipo tiene enjundia", ha respondido el exmiembro del Gobierno madrileño que ha asegurado que buscó los datos "en Google y Wikipedia".

En la parte inicial del interrogatorio Granados ha tratado de quitar importancia al soplo al relatar que meses antes de que se produjera ya tenía información de que le estaban investigando. La primera noticia la tuvo por dos periodistas de 'El Mundo', que publicó el 19 de febrero de 2014 que el exconsejero había tenido una cuenta en Suiza. Los dos redactores de la información, según ha declarado Granados, le aseguraron que la Guardia Civil había abierto una investigación por esos hechos. El mismo día en que se publicó la información, el exconsejero, entonces senador por designación autonómica, dimitió. También ha manifestado que en marzo de ese mismo año, Marjaliza le informó de que la fiscal que le ha interrogado (García Cerdá) había preguntado en dos juzgados por los antecedentes del socio del cabecilla de Púnica. Otra periodista de 'Infolibre' le preguntó si era cierto que la fiscalía había abierto diligencias contra él. 

Por lo demás, el exconsejero ha reconocido de nuevo que tuvo una cuenta en la sucursal suiza de Crédit Lyonnais entre 1993 y 2005 y que, tras cerrarla, trajo su dinero de allí mediante el mecanismo de compensación, es decir, que fue Marjaliza quien le entregó el dinero en España a cambio de una transferencia a la cuenta que también tenía este último en Suiza. Granados ha asegurado que decidió acabar con ese dinero cuando entró en política, pero aquí también ha tenido un lapsus. Sus primeros pasos en las instituciones los dio en 1999 como alcalde de Valdemoro, pero la cuenta no la clausuró hasta seis años después. ​

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios