Miércoles, 29.01.2020 - 07:41 h
Pierde atractivo para el mercado laboral

Hacienda aflora un repunte de huidas de trabajadores desde Cataluña tras el 1-O

Cerca de 30.000 trabajadores salieron del territorio en dirección a otras autonomías entre 2017 y 2018, un 20% más que en el bienio anterior.

Gráfico salidas trabajadores de Cataluña

Cerca de 30.000 personas dejaron su trabajo en Cataluña para empezar a trabajar en otra comunidad autónoma entre los años 2017 y 2018, en plena agitación por el 'procés', según se desprende de los datos oficiales recabados por la Agencia Tributaria de los registros de asalariados contenidos en la Declaración Resumen Anual de Retenciones e Ingresos a Cuenta sobre Rendimientos del Trabajo (Modelo 190) que presentan las empresas. El saldo implica una aceleración significativa del 20% de las salidas en ese periodo respecto al bienio inmediatamente anterior, en que el número de asalariados que dejaron Cataluña para empezar a trabajar en otras comunidades autónomas se situó en unos 23.000.

El movimiento, no obstante, es mucho menos convulso que el que se produjo con los traslados de sedes sociales y fiscales de empresas fuera de Cataluña, que según el último balance realizado por el Colegio de Registradores de España iban ya por más de 5.400 empresas desde el cuarto trimestre de 2017 hasta el tercer trimestre de 2019. Un indicio de que, como aseguran las autoridades de la Generalitat, las empresas han podido trasladar su sede fuera de Cataluña pero no han desplazado masivamente sus centros de trabajo fuera del territorio.

La serie histórica sobre movilidad en el mercado de trabajo que anualmente publica la Agencia Tributaria muestra que algo se ha movido en Cataluña en los últimos años y sus efectos no han sido precisamente positivos. No es solo ya que las turbulencias sociales y económicas que rodearon el referéndum ilegal de 2017 hayan podido alentar las salidas de trabajadores desde Cataluña hacia otros territorios es que un vistazo a lo ocurrido en la última década revela que Cataluña ha perdido atractivo como polo de atracción de actividad laboral.

Mientras la Comunidad de Madrid ha recuperado en gran medida los flujos de entrada de unos 40.000 trabajadores anuales que presentaba antes de la crisis, Cataluña se ha estancado en el entorno de los 16.000 cuando antes de la 'crash' de 2019 llegó a atraer alrededor de 25.000 trabajadores cada año. La tendencia se aprecia también en la dinámica del 'puente aéreo' laboral en estos años. Los intercambios directos de trabajadores entra la Comunidad de Madrid y Cataluña, las dos comunidades autónomas más potentes económicamente del país, arrojan en los últimos ocho años un saldo muy favorable a la Comunidad de Madrid que ha captado en ese pulso 1.593 trabajadores más.

Los datos alientan el debate sobre la 'España vaciada'. La foto que ofrece la estadística de la Agencia Tributaria respecto a lo sucedido en 2018 es la de un país en el que la mayoría de las comunidades autónomas pierden fuerza laboral en beneficio de los grandes polos de atracción de actividad: la Comunidad de Madrid y Cataluña. En 2018 también ganaron contribuyentes asalariados Canarias y Baleares probablemente por la pujanza del sector turístico, y La Rioja. Las diez comunidades autónomas restantes tuvieron más salidas de trabajadores en dirección a otros territorios, que entradas.

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda revelan que la movilidad geográfica es un fenómeno que apenas afecta a menos de un 1% del mercado laboral. En 2018, 147.174 trabajadores cambiaron de residencia por motivos laborales. La región que más fuerza laboral ganó con este movimiento fue la Comunidad de Madrid (+14.763), en tanto que la que más salió perdiendo con estos flujos fue Andalucía (-9.026). 

Una 'vida nueva' para cerca de cuatro millones de trabajadores

Los datos de Hacienda muestran también hasta qué punto mejoraron las retribuciones de los españoles durante 2018. Un dato impresionante es que el salario medio anual del núcleo de más de 10 millones de trabajadores que estando empleados en 2017 continuaron en la misma situación en 2018 mejoró por encima del 6%. 

La clasificación estadística que elabora la Agencia Tributaria impide conocer al detalle cuántos españoles vieron mejorada su retribución durante ese ejercicio, pero sí permite discernir cuántos experimentaron un salto en sus retribuciones anuales superior a la mitad del SMI, es decir, unos 370 euros mensuales, unos 5.000 euros al año. Según la información publicada por Hacienda, 3,7 millones de trabajadores estuvieron de enhorabuena y experimentaron un salto salarial de al menos 5.000 euros anuales en 2018.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING