Domingo, 18.11.2018 - 07:03 h
Crónica de un miércoles en vela

Alarma en Moncloa y la banca: 16 horas de infarto tras el caos provocado por el TS

El equipo de Sánchez decidió adelantar la reforma de la ley ante la oleada de 'indignados'. Temor a que Podemos pudiera monopolizar las protestas.

Pedro Sánchez durante la rueda de prensa en la que ha anunciado el cambio de la ley para atajar el caos social
Pedro Sánchez durante la rueda de prensa en la que ha anunciado el cambio de la ley para atajar el caos social / Presidencia

"Una noche muy difícil". Así resumen en la Presidencia del Gobierno lo vivido a partir de las 19:40 horas del pasado martes, momento exacto en el que Moncloa recibió la noticia de que el Tribunal Supremo fallaba a favor de los bancos la batalla sobre a quién le corresponde pagar el polémico impuesto sobre los Actos Jurídicos Documentados (AJD). Inmediatamente en Moncloa y los Ministerios de Economía, Hacienda y Fomento se pusieron a trabajar para solucionar una situación realmente complicada y que amenazaba con concentraciones multitudinarias en las calles espoleadas, además, por el rival electoral de los socialistas: Unidos Podemos.

La alarma en el Gobierno obligó a movilizar a los equipos de los cuatro departamentos citados: Moncloa, Economía, Hacienda y Fomento. En un principio, el Ejecutivo envió un mensaje a los periodistas apenas media hora después de la decisión del alto tribunal anunciando que iba a "analizar y estudiar el impacto" de la misma. Añadía el gabinete de Sánchez que el Ejecutivo fijaría "su posición en el Consejo de Ministros del próximo jueves". Sánchez y su equipo se daban así más de 36 horas de margen para meditar la reacción.

Pero la situación se complicaba por minutos a medida que avanzaba la tarde-noche del martes, admiten fuentes gubernamentales. Los teléfonos -dicen- no paraban de sonar. La indignación social iba en aumento y el Gobierno se percató de ello de forma inmediata a través de su departamento de Estudios y Análisis, dependiente directamente del gabinete presidencial. Las mismas fuentes afirman que demorar la situación podría haber provocado una fuga de votos hacia Podemos. Había, por tanto, que reaccionar rápido y con 'mano de hierro'.

El equipo movilizado trabajó buscando esa solución 'quirúrgica' al problema que amenazaba con crisis seria. Había que "atajar la confusión". Por eso en Moncloa pasaron una 'noche toledana', admiten desde el Gobierno, muy similar a la velada en la que se firmó el acuerdo del plan presupuestario con Unidos Podemos. "Hubo luz en los despachos", ironizan. Trabajo a destajo, en definitiva, de los equipos técnicos y jurídicos con el objetivo de solucionar el problema que había creado la decisión de los jueces. "La gestión por el Supremo ha sido horrorosa; peor, imposible", confiesan las fuentes consultadas por La Información.

Finalmente, el Gobierno adoptó una solución contundente. La confirmaba el presidente del Gobierno en la sala de prensa de La Moncloa a las 13:15 del miércoles. En esas 16 horas de infarto, el Ejecutivo decidió que en el Consejo de Ministros de este jueves se aprobará un Real Decreto Ley que modificará la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para que "nunca más los españoles paguen" dicha tasa y lo hagan los bancos. Además Sánchez anunció la creación de la Autoridad Independiente de Protección de los Clientes Financieros. Dos por uno, ya que esta segunda novedad estaba prevista que se diera a conocer más adelante, antes de final de año.

¿Y los bancos? Victoria parcial para ellos

Los bancos también vivieron una noche nada agradable. Según fuentes del sector, fueron horas de intensos contactos entre entidades, algo habitual en estos casos, con el objetivo de adelantarse a la decisión que iba a adoptar el Gobierno. En estas 16 horas, sin embargo, bancos y Ejecutivo funcionaron de manera autónoma, sin relación entre las altas esferas.

"Sí que hubo contactos con el Gobierno tras la primera sentencia del Supremo, en la que el Gobierno consultó la opinión de los bancos y el coste previsible del impacto", admiten fuentes del sector financiero. Sin embargo, añaden, en las últimas horas clave "no ha habido" ningún intercambio de llamadas o mensajes entre unos y otros.

Los bancos obtienen, de esta forma, una victoria parcial. Tendrán que asumir a partir de ahora el pago del impuesto sobre AJD, pero quedan exentos de tener que abonarlo con efectos retroactivos. No obstante, Unidos Podemos ya ha anunciado que trabajará en el Congreso para que así sea:

La opinión en las entidades financieras es también de "malestar" por la decisión que tomó el Supremo. "Esto es gasolina (y votos) para el populismo", afirma un directivo del sector. No obstante, a pesar de tener que soportar en un futuro la tasa, desde las compañías afectadas destacan la "rapidez y agilidad" con la que ha actuado el equipo de Sánchez para 'taponar' una posible sangría de apoyos hacia un partido que es enemigo acérrimo de los bancos. En Moncloa también están satisfechos con la reacción: "Era una oportunidad a la que había que darle la vuelta y aprovechar".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios