Sábado, 23.03.2019 - 10:44 h
Mantienen el pulso al Gobierno regional

Los taxistas madrileños vuelven a cortar la M-40 en la cuarta jornada de huelga

En Barcelona, los trabajadores del sector han desconvocado la huelga, mientras que los VTC mantienen su concentración en Avenida Diagonal.

Un grupo de taxistas a las puertas del recinto Ferial de Ifema.
Un grupo de taxistas a las puertas del recinto Ferial de Ifema. / EFE

Centenares de taxistas han permanecido toda la noche acampados y afrontan su cuarto día consecutivo de huelga indefinida en la avenida de la Capital de España frente al acceso sur de Ifema, donde desde ayer se celebra la feria de turismo Fitur, la feria más importante de la capital que prevé más de 250.000 visitantes. Los trabajadores del sector mantienen el pulso al Gobierno madrileño, que rechaza predeterminar el tiempo de precontratación, y reclaman que se limite el servicio que pueden prestar los vehículos de alquiler con conductor, los VTC que usan Uber y Cabify. 

A primera hora de la mañana, los taxistas, que se han calentado durante la noche con pequeñas hogueras, han comenzado a intentar obstaculizar los acceso al recinto ferial y ha tenido que cortarse al tráfico la avenida Partenón y la avenida Capital de España, afectando a los accesos a IFEMA, según ha informado el Centro de Gestión de la Movilidad de Madrid. Poco más tarde, en torno a las 7.50 horas, un grupo de unos 30 taxistas han vuelto a cortar la autovía de circunvalación de Madrid, M-40, en las inmediaciones del acceso al recinto ferial de IFEMA. Este corte ha durado solo unos minutos ante la rápida intervención de agentes de Policía, que ha desalojado al colectivo.

Un grupo de unos 300 taxistas se desplaza hacia la Asamblea de Madrid, en Vallecas, para concentrarse en las inmediaciones y exigir al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, una solución que se plasme en una regulación automática de los servicios de Vehículo de Alquiler con Conductor (VTC). Además, la Policía Nacional está pendiente de una concentración de taxistas que se está desarrollando por la zona de Arganzuela y que, de momento, se desconoce, si se dirigirá hacia la M-30 o hacia la M-40, según ha confirmado el delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes.

Este miércoles los taxistas intensificaron sus protestas, con Fitur como escenario de sus movilizaciones ante la llegada de los Reyes, y la jornada se saldó con al menos 11 heridos y un taxista detenido. Al finalizar el día, el sector decidió en asamblea seguir con la huelga y las movilizaciones hasta lograr una regulación satisfactoria de los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha asegurado que está dispuesto a negociar todo con los taxistas menos el tiempo de precontratación de los VTC, un asunto que, en su opinión, corresponde a los ayuntamientos. Ayuntamiento de Madrid y Comunidad han acordado una comisión técnica para abordar la regulación de los VTC. A esta reunión, que se celebra este jueves a las 10.00 horas, sólo asistirán técnicos de ambas administraciones, por lo que no está previsto que participen la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad, Rosalía Gonzalo, la delegada de Movilidad del Consistorio, Inés Sabanés, ni representantes de los taxistas ni de los vehículos de transporte con conductor, han indicado a Efe fuentes del Gobierno regional.

Clima de división en Barcelona

Mientras en Madrid continúan protestando para conseguir una respuesta del Gobierno regional, en Barcelona la propuesta del Govern, que blinda la posibilidad de que los entes locales obliguen a contratar los servicios de plataformas como Uber y Cabify con una antelación mínima de una hora, ha divido al sector del taxi, que ha abandonado la huelga evidenciando una clara división interna.

Los taxistas de Barcelona han decidido esta madrugada abandonar la huelga que iniciaron hace seis jornadas. Los taxistas desfilaron este miércoles durante más de cinco horas por la céntrica plaza Catalunya de Barcelona para depositar su voto en una de las seis urnas de cartón que se habían habilitado y que se han sellado prácticamente a medianoche. La votación comenzó mucho después de lo previsto, entrada la tarde, después de que su inicio se pospusiera en dos ocasiones por las discrepancias internas dentro del colectivo.

Había casi 14.000 autónomos y asalariados del sector llamados a responder la pregunta "¿Hay que levantar el paro?". 2.508 de los 4.707 que han participado han decidido volver al trabajo, mientras que 2.177 han optado por mantener la protesta, y se han contabilizado 19 votos en blanco y tres nulos. El resultado refleja la disparidad de opiniones de un sector que hasta ahora aparentaba una unidad casi granítica auspiciada por el liderazgo del portavoz de Élite Taxi, Alberto Álvarez.

De hecho, el sindicalista, más conocido como Tito, ha sido la principal víctima de la tensión provocada por la disparidad de opiniones en relación a la última propuesta de la Generalitat para regular las VTC.  Álvarez, visiblemente dolido, dimitió del comité de huelga después de que un grupo reducido -pero muy ruidoso- de los asistentes a la primera asamblea del día cuestionase con malas formas su compromiso con las reivindicaciones del taxi y su papel en la negociación con la Generalitat. "En Madrid se pegarían por esto y aquí lo despreciamos", ha lamentado Álvarez en declaraciones a Efe después de abandonar la batuta de la actual protesta, que ha considerado que no tenía sentido mantener tras los logros obtenidos en las negociaciones con la administración.

Concentración de los VTC

A pesar de que los taxistas han levantado la concentración que mantenían en la Gran Vía de les Corts Catalanes, los VTC mantienen este jueves su concentración en Avenida Diagonal de la capital catalana para denunciar las agresiones sufridas por parte de taxistas en huelga. 

La propuesta de la Generalitat también ha tenido consecuencias en el sector de los conductores de vehículos de alquiler con conductor (VTC). Uber anunció su salida de la ciudad condal si se cumplía la nueva normativa del Govern y Cabify calificó el decreto como "ilegal" y aseguró que supondría su expulsión de la ciudad. Su oposición a esta medida también ha hecho que los conductores de VTC mantengan su concentración en Avenida Diagonal de Barcelona, donde tienen ocupados cuatro carriles.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios