Miércoles, 23.01.2019 - 04:55 h
Comisión de investigación

Iglesias en la comisión del PP: "No he trabajado para el gobierno de Venezuela"

El secretario general de Podemos niega financiación de Venezuela para el partido morado y reta al PP a investigar en el Senado su pasado.

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias ha negado que su partido se haya financiado con Podemos. / EFE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha negado rotundamente en el Senado que su partido haya recibido fondos de Venezuela u otros gobiernos extranjeros o que se haya financiado de forma irregular, en una comparecencia en la que ha llegado a exasperar al PP, que no se da por satisfecho con sus explicaciones. Iglesias ha comparecido durante casi cuatro horas en la comisión impulsada por el PP para investigar la financiación de los partidos políticos, donde ha leído una y otra vez las hasta diez resoluciones judiciales que han archivado las querellas contra Podemos por financiación irregular por no encontrar indicios de delito.

Y en numerosas ocasiones también ha mencionado que el juez del Tribunal Supremo Manuel Marchena al que el PP consideraba "uno de los suyos" -ha dicho- ha sido ponente de varios autos que han desestimado las querellas por no haber pruebas de financiación ilegal. Con la lectura de esas resoluciones, Iglesias ha alterado al senador del PP Luis Aznar, quien continuamente le interrumpía para pedirle que fuera más concreto y menos exhaustivo en sus respuestas.

Aznar ha insistido en que, pese a lo dicho hasta ahora en los tribunales, "hay indicios más que racionales" de que Podemos ha podido financiarse de forma ilegal con fondos de Venezuela e Irán, y que así van a intentar que conste en las conclusiones de la comisión. "Aburre usted a las cabras" ha sido lo más suave que el senador del PP le ha dicho a Iglesias.

También le ha reprochado que en su partido Pablo Echenique no tenía dado de alta en la Seguridad Social a su asistente; que su portavoz en el Senado, Ramón Espinar, vendió una vivienda de protección oficial de forma "irregular"; y que en Podemos hay personas implicadas en casos de "violencia de género" o hasta de "pederastia". Afirmaciones con las que Luis Aznar replicaba al líder de Podemos cuando éste le ha echado en cara que el PP es una "vergüenza" para la democracia porque cuando sus dirigentes van "a los juzgados, salen esposados y acaban en la cárcel".

"Míreme a los ojos para decirme eso", le ha espetado Aznar, a lo que Iglesias ha respondido: "Se lo digo a los ojos, su formación es una vergüenza para la democracia, hay presos del PP en las cárceles por robar a los españoles". Luis Aznar ha elevado aún más el tono. "Es usted un falso, con un discurso mezquino, bolivariano, radical, que ya no le ha funcionado en Andalucía". El senador del PP no se ha conformado con las explicaciones del líder de Podemos, y después de cuatro horas de explicaciones, ha seguido dando por hecho que Iglesias y su partido recibieron dinero de Venezuela e Irán.

Le ha culpado además de alentar el 15-M y los escraches de políticos y jueces, que consideraban un "jarabe democrático", y le ha reprochado que siga "cabalgando contradicciones" hoy al llamar "a las barricadas" tras no aceptar el resultados de los comicios andaluces y escandalizarse si le "asaltan" en una librería. "¡Ustedes, que proceden de lo peor de los gobiernos latinoamericanos!", ha exclamado.

Contradicciones que, según el senador 'popular', se ven también en la vida personal de Iglesias porque "ha tenido como portavoces en su partido a sus dos compañeras sentimentales y que ahora vive en un chalé en Galapagar" a las afueras de Madrid. Todo eso después de haberle recordado que en un programa de televisión en 2013 Iglesias dijo que le daban "envidia" los españoles que viven en Venezuela y que en un mensaje de Whatsapp escribió "la azotaría hasta que sangrara" sobre una presentadora de televisión, Mariló Montero. Por esas afirmaciones Iglesias ha mostrado su "arrepentimiento".

"No comparto algunas cosas que dije en el pasado y creo que la situación política y económica en Venezuela es nefasta" y "siento muchísima vergüenza de haber hecho una broma machista imperdonable" y ante eso "lo que uno puede hacer es pedir disculpas y decir: lo hice mal", ha admitido.

Pero también le ha recordado al PP el 'error' del senador del PP Ignacio Cosidó que, en un grupo de Whastapp, "dio a entender" que el juez Manuel Marchena era "uno de los suyos" y -aún así- ha sido el ponente de varios de los autos que archivan las querellas presentadas contra Podemos. "Si Marchena no ha encontrado el más mínimo resquicio que sirviera para hacer una acusación contra Podemos, usted y yo creo que tenemos bastante claro que Podemos no se ha financiado ilegalmente", ha dicho.

Para el senador 'popular", esa ha sido otra "ignominia" de Iglesias por cuestionar a "un juez que nada tiene que ver con el PP" y a Cosidó, que ya ha aclarado que no escribió ese mensaje. Y le ha advertido que, con su mismo baremo, le tendrá que seguir dando crédito a su afirmación sobre una presentadora de televisión. "A partir de ahora me lo voy a imaginar a usted con un látigo en la mano", le ha avisado.

Así han transcurrido cuatro horas de una comparecencia que ha sido "esclarecedora", según Iglesias, y en la que el líder de Podemos y el senador del PP han pasado del rifirrafe continuo a ofrecer algunos momentos sorprendentes recitando, uno y otro de memoria, versos de "La venganza de Don Mendo". Como conclusión, la "rotunda" defensa de Iglesias de la financiación de Podemos. "Jamás mi formación política ha recibido dinero de gobiernos extranjeros, ni directa ni indirectamente", ha enfatizado.

Ahora en Portada 

Comentarios