Jueves, 27.02.2020 - 15:27 h
Se rodean de fieles en el Ejecutivo

Iglesias premia con cargos en la 'corte' a quienes les ayudaron a sacar a Errejón

El vicepresidente de Derechos Sociales y la ministra de Igualdad sitúan en varios puestos destacados al sector que rechaza de plano a Más País.

Irene montero y pablo iglesias
Iglesias y Montero premian con puestos a la 'corte' que les respaldó frente a Errejón / EP

La fidelidad a Pablo Iglesias e Irene Montero va a tener sus frutos para varios miembros de Podemos. Los dos nuevos miembros del Consejo de Ministros ya han empezado a diseñar los equipos que les acompañarán durante la legislatura en sus respectivas carteras. En esa estructura ministerial estarán algunos miembros destacados del partido morado que les han apoyado incluso en los momentos más polémicos y delicados, que han sido numerosos en los últimos años. Todos ellos comparten el respaldo que mostraron hacia Iglesias cuando Íñigo Errejón le disputó el control del partido en Vistalegre 2. Pero si hay algo que les une es su rechazo a la simple existencia de Más País.

Algunos de los nombres que integran este grupo son los de Noelia Vera, Juanma del Olmo, Ione Belarra o Beatriz Gimeno. Todos ellos coinciden en su cercanía a la ministra de Igualdad, que se encargó de facto de la organización tras la segunda asamblea del partido que se celebró a inicios de 2017. Los roles que han ocupado en el partido han sido distintos, y estarán a partir de ahora repartidos en los dos ministerios de sus líderes. Hasta el momento, siempre se han mojado por sus jefes de filas, a los que no han dudado en defender incluso en las situaciones más difíciles. Todo lo contrario de lo que les ocurre con Íñigo Errejón, al que "no tragan" y "odian", según distintas fuentes consultadas. 

Este rechazo al ahora líder de Más País no es nuevo. Desde que compitió con el líder en Vistalegre 2 se abrió la brecha entre las almas 'pablista' y 'errejonista'. Una división que en la cotidianidad de la sede de Princesa y en el grupo parlamentario fue cada vez más acentuada. El comienzo fue el cese de Errejón como portavoz parlamentario, a lo que se añadió el ostracismo que vivió hasta que salió del partido. También lo notaron los afines al ex 'número 2', que comenzaron a ser apartados de las tareas diarias. Algunos incluso fueron despedidos en aplicación de la reforma laboral del gobierno de Mariano Rajoy. La misma que Unidas Podemos quiere derogar ahora que está en el Ejecutivo. 

Todo ese repudio evolucionó a la categoría de odio cuando se desveló el pacto al que había llegado con Manuela Carmena para montar Más Madrid, el germen de Más País. Desde entonces, todos los nuevos cargos públicos del gobierno de coalición no se han cortado en verter todo tipo de críticas contra la nueva formación. Entre las acusaciones están las de "traidores" u "oportunistas", con el añadido de que les achacan que intentaran dividir a la izquierda en las elecciones del 10 de noviembre solo por hacer daño en las urnas a Podemos. "A Errejón directamente no le pueden ni ver", apuntan las fuentes consultadas, que afirman que lo que más les une es "su más profundo odio a todo lo que representa ese partido". 

De las polémicas de Del Olmo a las dardos de Gimeno

El caso de Del Olmo es el que mejor encaja en esta descripción. El ahora director de Estrategia y Comunicación del departamento de Derechos Sociales y Agenda 2030 es la 'mano derecha' de Montero. Distintas fuentes consultadas le señalan como uno de los responsables de varias de las polémicas que se han vivido internamente, como las que tuvieron que ver con la consulta a las bases por la vivienda de Galapagar del vicepresidente y la ministra, o con varias campañas de propaganda que fueron más noticia por las críticas que por conseguir llegar al máximo de votantes potenciales de los morados. De hecho, en Más País tienen una opinión parecida a la que él tiene de los que fueron sus compañeros.

Junto a Del Olmo, la que tendrá un nuevo sitio en la vicepresidencia de Iglesias es la navarra Ione Belarra. La hasta ahora portavoz adjunta en el Congreso ya está al frente de la Secretaria de Estado de Agenda 2030, cargo que es clave dentro de los objetivos de sostenibilidad que marca la ONU. Su respaldo a los dos miembros más conocidos de su dirección es indiscutible, a los que ha defendido en todo momento. Lo mismo ocurre con la nueva Secretario de Estado de Igualdad, Noelia Vera. Fajada en la portavocía del partido junto a Pablo Echenique, la diputada gaditana va a tomar el camino contrario a Belarra. Si esta última es de la plena confianza de Montero y va a trabajar junto a Iglesias, Vera lleva varios años vinculada a su líder, desde los tiempos de La Tuerka, y ahora estará en el equipo de la ministra. 

Aunque si alguien ha destacado por censurar a Más País ha sido Beatriz Gimeno. La nueva directora del Instituto de la Mujer es la que más expone públicamente sus recelos hacia Errejón y los suyos. Ni siquiera que la mayoría de ellos compartiera escaño con ella en el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid en la anterior legislatura evita estas situaciones. Los dardos que lanza a todo lo que tenga que ver al partido verde abarcan todo tipo de temas. Algo que hace especialmente a través de redes sociales. En lo que respecta a su ascenso, Gimeno está considerada como uno de los referentes feministas y LGTBI del partido. Su lucha por los derechos de los homosexuales hacen que sea muy respetada internamente. Iglesias y Montero no son menos en ese aspecto.

Sí existe una diferencia sensible entre las dos secretarias de Estado y la directora general antes mencionadas con respecto a Del Olmo. Aunque han estado en el foco mediático por sus manifestaciones en algún momento, no se han visto envueltas en las mismas polémicas que el Secretario de Comunicación morado. Además de las críticas internas que recibe, y que llegan incluso de sectores 'pablistas', fue noticia por ser el dirigente que más dietas de gasolina cobraba a pesar de no tener coche en propiedad. Una situación por la que estuvo bajo sospecha, ya que llegaba al Congreso en un vehículo BMW que no estaba a su nombre. También pasó tickets de cenas de alto coste, como mostraba el Portal de Transparencia de Podemos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING