Ignacio Vidal-Folch retrata el alma de las mujeres bajo el socialismo

  • Cuando se cumplen 25 años de la caída del muro de Berlín, el escritor y periodista Ignacio Vidal-Folch regresa a los países del este europeo en su novela "Pronto seremos felices" para retratar "el alma de las mujeres bajo el socialismo".

Madrid, 12 nov.- Cuando se cumplen 25 años de la caída del muro de Berlín, el escritor y periodista Ignacio Vidal-Folch regresa a los países del este europeo en su novela "Pronto seremos felices" para retratar "el alma de las mujeres bajo el socialismo".

Ha transcurrido un cuarto de siglo desde la euforia que se vivió tras aquel acontecimiento que supuso la caída de las dictaduras comunistas, recuerda Vidal-Folch (Barcelona, 1956), que, a través de los personajes de su libro, observa "qué ha sido de aquellas ilusiones", según explica en una entrevista con Efe.

Un comercial español viaja por los países del Este donde se reencuentra con algunas de las personas que conoció años atrás, cuando el orden mundial se resquebrajaba, y que, como él, ya no son las mismas.

Impulsado por el reencuentro con Kamila, su eficiente y fiel colaboradora durante años y que desapareció repentinamente, el protagonista realiza un itinerario vital por varias de esas ciudades, de tal forma que la búsqueda de esta mujer es sólo el comienzo de otros descubrimientos que hará sobre quiénes eran realmente las personas con las que convivió.

El personaje de Kamila representa, explica el autor, la nostalgia por el régimen comunista, la que se intenta aferrar al antiguo régimen y al sector de la sociedad que se resistió a los cambios.

Un régimen que al caer, recuerda Vidal-Folch, que fue corresponsal de prensa en algunos de esos países, recibió a muchos viajantes de comercio que, como su protagonista, acudieron "con más o menos velocidad" al proceso de privatización de las industrias.

Su protagonista se enfrenta a la "fantasía" de cómo se le abre todo un mundo de posibilidades para enriquecerse pero, señala Vidal-Folch, "no es un idiota y tiene cierta vida mental que le impulsa a escribir".

Fue una época en la que parecía que "todo era posible", recuerda el escritor que señala que, transcurridos 25 años, se preguntan, cómo aquí: "¿Qué hemos hecho mal?".

Para Vidal-Folch, todos los personajes de su último libro, que considera "veraz y sincero", "se pliegan a los cambios que son los que mandan y ordenan".

"Es gente de la calle, gente normal y ninguno de ellos son personajes históricos que alcanzaron el poder, sino que la historia y la política la viven como un contexto", explica el autor.

Viven ante las promesas "de prosperidad a plazo fijo" que se hacen desde la política, dice Vidal-Folch, que recuerda la afirmación que realizó Stalin en pleno período de purgas: "Ahora la gente es más feliz".

Mostrar comentarios