Miércoles, 12.12.2018 - 06:59 h
Ingresó 10.881 millones de euros

Hacienda bate récords en recaudación por carburantes en pleno órdago al diésel

Los ingresos por impuestos especiales superaron los 20.000 millones de euros en 2017. Más de la mitad procedía de la tasa sobre hidrocarburos.

Consumo cerveza
Se dispara el consumo de cerveza / Archivo

La Agencia Tributaria ha ingresado a lo largo de todo 2017 un total de 10.881 millones de euros en concepto de impuesto de a los carburantes. Es una cifra de recaudación, superando la última cifra histórica, la de 2016 cuando se ingresaron 10.556 millones. El dato, registrado en el informe definitivo de tributación de Hacienda, se conoce en pleno órdago del Gobierno al diésel, con una amenaza de subir este impuesto en los próximos Presupuestos de 2019.

Nunca antes en los últimos años Hacienda había ingresado tanto dinero procedente de los Impuestos Especiales como en 2017. Fue un año de récord desde que existen registros públicos, es decir, desde el año 1995. Más del 50% de esta recaudación especial (casi 11.000 millones) proviene de la tasa a los carburantes, seguida del impuesto que soportan el tabaco, el alcohol y la cerveza. Solo con los tipos con los que se gravan estos tres productos la Agencia Tributaria ingresó el año pasado un total de 7.782 millones de euros. España se encuentra, por tanto, en márgenes históricos en lo que a recaudación por tasas especiales se refiere, hasta superar por primera vez los 20.000 millones de euros.

El impuesto especial que más ingresos reportó en 2017 a las arcas públicas fue el de los hidrocarburos, con 10.881 millones de euros, un 3,1% más que lo ingresado en 2016. En lo que se refiere a los dos principales carburantes utilizados en automoción, Hacienda ingresó 2.127 millones de euros por gasolinas y bioetanol, y 7.046 millones de euros en impuestos aplicados al gasóleo A y al biodiésel. Nunca antes la Agencia Tributaria había recaudado tanto dinero con estos impuestos a los combustibles, una cifra que se conoce precisamente en un momento en el que el Gobierno está diseñando una subida al diésel para que entre en vigor en 2019.

El segundo impuesto especial que más ingresos reporta a las arcas del Estado es el que grava el tabaco. El año 2017 se acercó a los mejores registros, aunque no los superó. En concreto, el año pasado se compraron en España 2.068 millones de cajetillas frente a las 2.215 que se comercializaron en 2016. Estos datos quedan muy lejos de las cifras de 2008, cuando el Estado contabilizaron 4.310 de cajetillas de tabaco vendidas, o de 2006, con 4.326. Sin embargo, la recaudación no ha caído en consonancia con las ventas debido que se ha ido incrementando el tipo impositivo. Así, en 2006 la Agencia Tributaria ingresó 1,43 euros por cajetilla, lejos de los 2,81 euros que ha retenido en 2017. Es decir, la subida del impuesto al tabaco ha provocado un efecto directo en una caída del consumo. En total, las labores del tabaco han supuesto unos ingresos de 6.628 millones de euros.

La recaudación por el impuesto que grava las bebidas alcohólicas destiladas, el cuarto en cuanto a recaudación entre los especiales, también se ha disparado en 2017 en relación a los años anteriores. La Agencia Tributaria ingresó 840 millones de euros por los 89 millones de litros que se consumieron (el tipo impositivo estuvo en 9,44 euros por litro de alcohol puro). El consumo y la recaudación del alcohol, en definitiva, siguen creciendo pero aún se sitúan lejos de los 118 millones de litros consumidos y 935 millones recaudados en 2007, antes de la crisis (entonces el tipo era de 8,20 euros por litro de alcohol puro). Antes de ese tributo se sitúa la tasa a la electricidad, con 1.306 millones recaudados en 2017.

Consumo histórico de cerveza

El impuesto que grava la cerveza también ha registrado cifras históricas, batiendo todos los récords tanto en recaudación como en consumo, aunque no sea uno de los que más dinero reporten al Fisco. En ningún año antes se había ingerido en España tal cantidad. El año 2017 fue, por tanto, histórico para las marcas de la bebida espumosa y para la Agencia Tributaria, que ingresa un porcentaje de las ventas declaradas a través de su respectivo impuesto. En concreto, en los bares y restaurantes nacionales se consumieron durante el año pasado un total de 3.792 millones de litros del líquido más demandado, frente a los 3.649 millones de litros de 2016, lo que supone un 3,9% más. 

Estos 3.792 millones de litros de cerveza consumidos en España a lo largo del año pasado provocaron que la Agencia Tributaria ingresara 314 millones de euros. El tipo efectivo, por tanto, se sitúa en 0,09 céntimos de euro por litro. En 2016, cuando también se registraron los mayores registros, se consumieron 3.649 litros de cerveza y las arcas públicas ingresaron 303 millones de euros.

Los impuestos especiales, por tanto, supusieron en 2017 un récord absoluto de recaudación para la Agencia Tributaria, superando por primera vez la barrera de lo 20.000 millones. En concreto, se ingresaron 20.308 millones de euros (+0,2% respecto a 2016). El impuesto al carbón se disparó especialmente (un 36,2% más de recaudación hasta los 312 millones) debido a que 2017 fue un año especialmente malo para la generación eléctrica. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios