Domingo, 23.09.2018 - 18:50 h
Sánchez quería elevar el gasto en 5.000 millones

El legado de Montoro: 7.000 millones menos de lo previsto en recaudación

Montoro calculó ingresos de 200.000 millones para 2017, pero el informe de tributación concluye que el Gobierno volvió a incumplir el presupuesto.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y su predecesor, Cristóbal Montoro
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y su predecesor, Cristóbal Montoro / EFE

7.012 millones de euros. Este es el legado de Cristóbal Montoro en el último año completo que estuvo en el Gobierno. La cifra se corresponde con la sobreestimación que realizó el equipo económico del Ejecutivo de Rajoy sobre los ingresos tributarios en su último ejercicio en el poder, 2017. El Ministerio de Hacienda calculó que durante el año pasado el Estado recaudaría 200.963 millones de euros, pero el Informe de Recaudación Tributaria definitivo que acaba de conocerse pega un tirón de orejas a un ministro de Hacienda que falló por bastante diferencia. Finalmente los ingresos tributarios del año pasado han sido esos 7.012 millones menos (3,5% de desviación).

Esta cifra de 7.012 millones son, precisamente, 2.000 millones más de los 5.000 millones que el Ejecutivo de Pedro Sánchez plantea para elevar el techo de gasto en 2019. Un planteamiento que ya ha sido rechazado por el Congreso y que volverá a la Cámara Baja a finales de este mes para su aprobación o rechazo definitivo.

Hacienda no cumplió el año pasado en lo que a la recaudación impositiva se refiere, pero tampoco lo hizo en 2016. Ese año se recaudaron 7.271 millones de euros menos de lo previsto. Y lo mismo ocurrió en 2015, cuando el Estado ingresó 4.103 millones menos de lo que había calculado en los Presupuestos Generales del Estado. En total, en los últimos tres años el departamento que dirigía Cristóbal Montoro ha dejado de recaudar 18.386 millones que lo que había calculado, todo ello pese a que el Gobierno del PP siempre había presumido de elaborar unos cuadros macroeconómicos con previsiones "conservadoras".

IVA, IRPF y Sociedades desploman la recaudación

Para descubrir por qué se ha desplomado la recaudación tributaria de 2017 hay que fijarse en los ingresos por el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Es en este tributo donde se produce el mayor agujero: se recaudaron 63.647 millones de euros cuando lo previsto era ingresar 67.463 millones. Fueron 3.816 millones menos. En el informe de la Agencia Tributaria se explica que esta menor recaudación "se debió a la implantación de un nuevo sistema de gestión del IVA (el Suministro Inmediato de Información, SII) cuyas principales consecuencias fueron el desplazamiento de ingresos de 2017 a 2018 y el aumento de las devoluciones realizadas".

También hubo una importante desviación en la recaudación por el Impuesto de Sociedades. En concreto, de los 24.399 millones presupuestados se ha conseguido ingresar 23.143 millones, 1.256 millones de agujero. Estas cifras se produjeron en un escenario de "aumento de los beneficios" de las grandes compañías. Es decir, los grupos consolidados ganaron más pero no tributaron en consonancia, tal y como denuncia el actual Gobierno. La Agencia Tributaria explica ese desfase presupuestario de la siguiente forma: "La causa principal de la desviación fue un menor impacto del esperado de las medidas del Real Decreto Ley 3/2016, lo que se tradujo en menores ingresos (unos 900 millones) en los pagos fraccionados y en la declaración anual de 2016 liquidada en 2017. Además, las devoluciones solicitadas en dicha declaración fueron mayores a las previstas, aumentando las devoluciones realizadas también por encima de lo esperado en unos 300 millones".

En lo que se refiere al IRPF, la recaudación se desvió en casi 1.000 millones. En concreto, de los 78.027 millones presupuestados se consiguieron ingresar 77.038 millones (1,3% inferior o 989 millones). La explicación que ofrece Hacienda en su informe es que la culpa la tienen los salarios bajos: "Su motivo fue una subida salarial muy alejada de la que se contemplaba en el escenario macroeconómico; el crecimiento salarial realmente observado supuso una menor masa salarial de la esperada y la ausencia de subidas en el tipo medio efectivo, en contraste con lo que se derivaba del crecimiento de la remuneración media de las previsiones presupuestarias", explica la Agencia Tributaria.

Recaudación tributaria

Un detalle que llama la atención del informe de la Agencia Tributaria es que en su página 18 se culpa esencialmente al polémico Suministro Inmediato de Información (SII) del IVA de todos estos errores con la recaudación fiscal: "La mayor parte del error tuvo su origen en la introducción del SII que desplazó ingresos de 2017 a 2018. Sin este cambio en la gestión, la desviación hubiera sido negativa por un importe de 2.862 millones (un 1,4% de la cantidad prevista en el Presupuesto)". Es decir, si Montoro no hubiera puesto en marcha en julio de 2017 el SII también hubiera fallado en casi 3.000 millones respecto a lo presupuestado. hay que recordar que la ministra Montero se comprometió la pasada semana con las Comunidades Autónomas a devolver el próximo año esa cantidad de IVA que todavía no han percibido.

Otros impuestos: diésel, alcohol o especiales

El equipo de Montoro también erró cuando confeccionó los Presupuestos de 2017 a la hora de calcular los ingresos por Impuestos Especiales, que son los que más recaudación tributaria general, por detrás de IRPF, IVA y Sociedades. En concreto, en los PGE se preveía ingresar 20.770 millones y finalmente lo recaudado ha sido 20.308 millones. En lo referente al impuesto a las bebidas alcohólicas, el Ministerio de Hacienda calculó recaudar 884 millones, cifra que al cierre se ha quedado en 840 millones. Lo mismo ocurre con el impuesto a los hidrocarburos (diésel incluido), que ha supuesto 10.881 millones cuando se preveían 10.916 millones.

En otros impuestos el departamento de Cristóbal Montoro sí que presupuestó bien los ingresos. Es el caso de tributos como el de la cerveza o el impuesto a la renta a los no residentes. También hubo previsiones a la baja, como en el caso de los impuestos mediambientales: se calculó ingresar 1.772 millones y finalmente se recaudaron 1.927 millones debido a que 2017 fue un mal año geográfico y se disparó la utilización del carbón como sustituto en la generación de electricidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios