Martes, 26.03.2019 - 00:01 h
Primer aniversario del 1 de octubre

El independentismo sale a la calle al grito de "la autodeterminación es un derecho"

Con proclamas como '1 de octubre, ni olvido ni perdón' y 'Libertad presos políticos', la marcha ha reunido a 180.000 personas según la Guardia Urbana.

Lema que los manifestantes han exhibido por las calles de Barcelona.
Lema que los manifestantes han exhibido por las calles de Barcelona. / EFE

Miles de personas han participado en la manifestación convocada esta tarde en Barcelona por la ANC y otras entidades soberanistas para reivindicar el cumplimiento del "mandato" del 1-O, un año después del referéndum unilateral de independencia. La Guardia Urbana ha cifrado en 180.000 el número de asistentes a la marcha, a la que se han sumado diversos miembros del Govern y que ha discurrido desde la plaza Catalunya hasta el Parlament, donde los manifestantes han sido recibidos por el presidente catalán, Quim Torra, y el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent.

Al término de la marcha, unas 200 personas han tirado al suelo vallas al grito 'Buch dimisión' y 'Desobedeced o dimitid' en el lugar donde se han hecho los discursos finales. A ese acto final han asistido el presidente del Govern, Quim Torra, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, aunque no han hablado. La tensión se ha producido después de que la presentadora del acto lo diera por acabado, aunque antes ya se habían oído pitos y abucheos desde el público, y Torra se ha ido tras el acto. Algunos han gritado 'Ocupemos el Parlament' y han lanzado huevos a los mossos antidisturbios. Mientras tanto, un grupo de manifestantes que había iniciado la marcha conjunta desde plaza Catalunya se ha desviado y, en lugar de dirigirse al Parlament, se ha concentrado frente a la Jefatura Superior de la Policía Nacional, en la Via Laietana, donde se han producido momentos de tensión con el lanzamiento de latas a los mossos que custodiaban el edificio.

En la cabecera de la manifestación, varios ciudadanos portaban urnas utilizadas en la jornada del referéndum ilegal -entregadas al Parlament como símbolo del "mandato del 1 de octubre" que reclaman cumplir- y detrás de ellos se situaba una pancarta con el lema "1-O, ni olvido ni perdón". Los manifestantes han avanzado entre numerosas banderas esteladas, una gran pancarta con el lema -en inglés- "La autodeterminación es un derecho humano", carteles que piden "Libertad presos políticos" y gritos de "Independencia", "Las calles serán siempre nuestras" "Sin desobediencia no hay independencia" y "Abramos las cárceles". Además, en la puerta del Parlament algunos manifestantes han pegado pegatinas con el lema 'República en Construcción'.

También se han escuchado gritos pidiendo la "dimisión" del conseller de Interior, Miquel Buch, cuya destitución ha sido pedida por la CUP y los Comités de la Defensa de la República (CDR) por las cargas del pasado sábado en la movilización independentista en Barcelona. Al llegar al Parque de la Ciutadella el grueso de la marcha, los manifestantes que portaban urnas de los municipios donde hubo cargas policiales han ido depositando en otra urna gigante los mensajes escritos que habían dejado ciudadanos en su interior. Cuando Torra y Torrent han salido del Parlament para acercarse al escenario instalado enfrente de la fachada, una parte de los manifestantes los ha silbado, entre gritos de "Buch dimisión", "Puigdemont, nuestro presidente", "Hemos votado, la paciencia se ha acabado" o "El pueblo manda, el gobierno obedece".

El manifiesto de la "Plataforma 1 d'octubre", que agrupa a las entidades convocantes, destaca que, pese a que ganó el 'sí' en el referéndum unilateral de hace un año, "la "república catalana no se hizo efectiva" por, entre otros motivos, "el 155, la prisión, el exilio" y el "desacuerdo" entre las fuerzas soberanistas. El texto llama a recuperar aquello que "catapultó al éxito" el referéndum: "voluntad, compromiso, inteligencia, estrategia, firmeza, perseverancia, desobediencia, no-violencia, esperanza, autorganización popular y, muy especialmente, unidad", pues este último elemento en el soberanismo es "imprescindible si quiere lograr la república catalana", resalta el documento. En el transcurso del acto, se han leído mensajes de ciudadanos recopilados por las entidades soberanistas en los últimos días, relacionados con el 1-O, y uno de ellos ha sido especialmente ovacionado: "Abandonad la sumisión al Estado español y el autonomismo o dimitid".

En Girona, en una manifestación paralela a la principal en Barcelona, los CDR han lanzado huevos con pintura y polvos de colores al cordón policial situado ante la subdeldegación del Gobierno en Girona, con la intención de mover el vallado dispuesto.

Distintos miembros del Govern se han pronunciado a lo largo de la jornada. La consellera de Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, ha lamentado que la portavoz del Gobierno, la ministra Isabel Celaá, ponga en duda la veracidad de algunas imágenes del 1-O y le ha advertido de que "para dialogar y encontrar soluciones políticas a los problemas lo primero es reconocer la realidad". En declaraciones antes de la manifestación por el primer aniversario del 1-O,aseguró que "hoy la portavoz del Gobierno español se ha comportado como el exministro Dastis", que declaró a la BBC que algunas cargas policiales no se habían producido, a lo que el periodista contestó que las había grabado la propia cadena.

Por su parte, el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, ha reprochado al Gobierno central no haber pedido perdón por las cargas policiales del 1-O, del que se cumple un año. Pujol ha acusado al Gobierno del PSOE de repetir "las mismas mentiras que el Gobierno de Rajoy" por decir que algunas imágenes del 1-O son falsas, como ha dicho este lunes la ministra Isabel Celaá. Asimismo, ha reivindicado "el valor de la unidad" que vio la jornada del 1-O entre las instituciones y la ciudadanía, y ha llamado a preservarla.

Desde el bando constitucionalista, el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha pedido a quienes quieren plantear de nuevo el artículo 155 en Cataluña que expliquen "sobre qué supuestos piensan que procede" hacerlo. El ministro ha avisado de que "el 155 necesita supuestos clarísimamente tasados en el orden constitucional" para su aplicación, y ha opinado que "parece mentira" que todavía se esté planteando algo que ya se ha "ensayado. Es que no es inédito, como pasó en la aplicación anterior, ahora ya sabemos cómo funciona y sobre qué supuestos se puede dar. Y nos tienen que decir aquellos que quieren plantearlo sobre qué supuestos piensan que procede la aplicación del 155", ha insistido.

Este lunes se cumple un año del 1-O, y el soberanismo ha organizado varias movilizaciones y protestas durante el día en varios puntos de Catalunya. La CUP ha aprovechado las manifestaciones por el fallido referéndum y ha acusado a las instituciones catalanas de haber frustrado la "victoria" que considera que obtuvo el independentismo en el referéndum del 1-O en lugar de haberla materializado. En un comunicado por el aniversario del 1-O, ha calificado el referéndum como una victoria popular pero lamenta que "un año después esta victoria se ha visto frustrada desde las propias instituciones que la debían materializar".

Ahora en Portada 

Comentarios