Domingo, 19.11.2017 - 15:39 h

Las obras más inservibles de España bajo un despilfarro económico de escándalo

En España el despilfarro de los recursos públicos alcanza cifras de hasta 2.900 millones de euros en construcciones cuya utilidad ha sido prácticamente nula.

El aeropuerto de Castellón, la Caja Mágica, la Ciudad de la Justicia o las Setas de la Encarnación son algunos de los despilfarros más fraudulentos que asolan nuestro país.  

Las obras más inservibles en España que ha supuesto un despilfarro público

En  España el despilfarro carga sobre sus espaldas inversiones en proyectos fraudulentos que alcanzan cifras de hasta 2.900 millones de euros. Hospitales cerrados durante años, líneas de cercanías desiertas, aeropuertos con cifras irrisorias de pasajeros al día o puertos sin barcos son algunos de los proyectos absurdos que se han impulsado de manera que el dinero público ha quedado prácticamente ‘a fondo perdido’.

Madrid es una de las comunidades autónomas con más construcciones absurdas en su haber. La Ciudad de la Justicia, para reunir todas las sedes judiciales de la capital y que fue puesto por Esperanza Aguirre constituye el mayor fiasco urbanístico.

La Caja Mágica fue alguna de las obras de Alberto Ruiz-Gallardón en su apuesta para que Madrid acogiera los Juegos Olímpicos. Con  un coste de 120 millones de euros cuya factura terminó ascendiendo a 294 millones: nada menos que un sobrecoste de 174 millones de euros supone dos veces y media más de lo presupuestado. 

Otro proyecto que fue bloqueado hace ya varios años fue el Centro Internacional de Convenciones de Madrid, donde Gallardón detuvo las obras en 2009 después de haber invertido más de 100 millones de euros.

Gallardón construyó también 15,3 kilómetros de vía para conectar el parque temático Warner con la capital mediante un transporte de alta capacidad, que costó nada menos que 85 millones. En 2002 comenzó a operar pero, diez años después, Esperanza Aguirre decretó su cierre, ya que la infraestructura costaba 3,3 millones de euros al año y sólo transportaba una media de 190 viajeros al día.

Gallardón fomentó también el Auditorio de San Lorenzo del Escorial, en la localidad del mismo nombre, situada en la sierra de Madrid. El edificio costó 100 millones.

El parque de bomberos de Valdemoro es otro ejemplo simbólico del mal uso que se hizo en su momento del dinero público con un coste de 3,4 millones de euros.

El Aeropuerto de Castellón es uno de los grandes iconos cuyo escándalo no ha dejado a nadie indiferente. Supuso una inversión de 151 millones de euros y cuyas obras finalizaron en 2010. Carlos Fabra aseguró delante que este aeropuerto supondría la transformación socioeconómica de Castellón. El primer vuelo comercial, procedente de Londres, no aterrizó en su pista hasta el 15 de septiembre de este mismo año.

El Aeropuerto de Huesca, tras 45 millones de inversión, fue inaugurado en mayo de 2007 y pasaron por él 110 pasajeros en dos meses,y entre enero y junio de este año apenas 58 personas.

El Fórum de Barcelona se cifró con un precio de las obras en 2.190 millones de euros, pero finalmente el Ayuntamiento de Barcelona reconoció que la inversión final ascendió a la friolera de 3.270 millones, más de 1.000 millones de diferencia.

Setas de la Encarnación. El proyecto sevillano contaba con un presupuesto inicial de 33 millones de euros. La cantidad fue creciendo poco a poco por modificaciones y retrasos hasta alcanzar los 123 millones de euros.

Ahora en portada

Comentarios