Las horas preferidas para robar, entre la una y las tres de la mañana

Dos de cada tres intentos de robo se producen por la noche, según un estudio de Securitas Direct. 

En el 70% de las intrusiones, los ladrones visitaron el dormitorio principal; y en un 30% el cuarto de los niños.

Las horas preferidas para robar, entre la una y las tres de la mañana

Dos de cada tres intentos de robo se producen por la noche. Las horas comprendidas entre las 01:00 y las 4:00 son las que concentran más altercados, especialmente las 3:00 de la mañana, que es el momento preferido por los ladrones para asaltar las viviendas familiares.

Según fuentes policiales consultadas por lainformacion.com, los ladrones prefieren esta hora porque es más probable que los inquilinos estén durmiendo, lo que minimiza el riesgo de ser descubiertos o de que alguien se enfrente a ellos.

Así lo revelan los datos registrados por la central receptora de alarmas de Securitas Direct, que en lo que va de año ha gestionado más de 16.000 saltos reales de alarma (intrusiones e intentos de intrusión).

Según un estudio realizado por TNS Sofres para Securitas Direct, en el 70% de las intrusiones, los ladrones visitaron el dormitorio principal; y en un 30% el cuarto de los niños. En el 11% de los casos, los dueños y sus familiares se encontraban en el interior.

Además, el acceso favorito de los ladrones para introducirse en los hogares españoles son las ventanas: es la vía elegida por el 57% de los cacos. En menor medida, se utilizan otros puntos de acceso, como las puertas (18%); y los garajes (5%).Los niños, traumatizados

Por otro lado, 2 de cada 3 niños sufren daño emocional después de un robo. El impacto psicológico que sufren los afectados por intrusiones en su hogar es importante. El 52% de los menores deja de sentirse seguro en casa; y uno de cada tres continúa con miedos un año después del robo. Otro de los datos interesantes revelados por esta encuesta es que el 27% de los ladrones acceden al dormitorio de los niños.

Si nos referimos a los adultos, las secuelas psicológicas también son relevantes: el 94% de quienes han sufrido un robo en casa admiten sentirse preocupados ante la posibilidad de volver a convertirse en víctimas de una intrusión. Y eso que sólo en el 11% de los casos, los afectados se encontraban en el interior de la vivienda. Tras vivir esta experiencia traumática, el 30% de los encuestados no duerme en casa la noche siguiente; y el 69% tiene problemas para conciliar el sueño, aunque no haya presenciado el robo.Una media de 310 robos al día

El robo con fuerza en viviendas es uno de los delitos más habituales en España. Aunque en el último año este tipo de crimen ha caído poco más de un 6%, en 2015 se cometieron en nuestro país 113.452 robos en casas, una media de 310 al día.

Seún el balance de criminalidad de 2015 del Ministerio del Interior, pasado año en España se registraron un total de 2.035.625 infracciones penales, lo que constituye un 2,7% menos con respecto a 2014.

La provincia de Barcelona y la Comunidad de Madrid siguen a la cabeza de robos con fuerza en viviendas, con 16.367 y 15.913, respectivamente. Es más, los robos con fuerza en domicilios que han crecido en Madrid un 4,6% en 2016, pasando de 7.500 a 7.845. Sólo en la capital, se registraron 3.751 robos en viviendas, un 9% más que en los seis primeros meses del año pasado.

Por otro lado, los vecinos de los barrios madrileños de Cuatro Vientos, La Peseta, Valdefuentes y Las Tablas corren mayor riesgo de sufrir un robo en sus domicilios, según el informe 'Los robos en viviendas madrileñas', de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa).

Así, la probabilidad de que se produzcan robos en los barrios de Cuatro Vientos y La Peseta, en el suroeste de Madrid, es entre tres y cuatro veces mayor que la media. A continuación, aparece el barrio de Valdefuentes, en el distrito de Hortaleza, con un riesgo que casi triplica al resto de la urbe.

Por el contrario, la zona más segura, según los datos del estudio, es el distrito Centro. Los vecinos de las zonas de Sol y Palacio tienen un 60% menos de posibilidades de ver sus casas invadidas por los ladrones. El riesgo también es leve en barrios más alejados como los de Simancas, Hellín y Amposta, en el distrito de San Blas, o los residentes de Vista Alegre, Puerta Bonita y Abrantes, en el de Carabanchel.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING