Interior denuncia que radicales ucranianos podrían cometer un acto terrorista

  • El ministro del Interior de Ucrania, Vitali Zajárchenko, denunció hoy que grupos radicales de derecha buscan desestabilizar nuevamente la situación en el país, para lo que incluso podrían perpetrar un "acto terrorista".

Kiev, 7 feb.- El ministro del Interior de Ucrania, Vitali Zajárchenko, denunció hoy que grupos radicales de derecha buscan desestabilizar nuevamente la situación en el país, para lo que incluso podrían perpetrar un "acto terrorista".

"Grupos radicales de derecha planean desestabilizar nuevamente la paz y no se detendrán incluso si ello implica la comisión de un acto terrorista", afirmó el titular de Interior en una declaración publicada en la página web de su cartera.

Zajárchenko agregó que las fuerzas de seguridad cuentan con información sobre estos planes, que en cierto modo -subrayó- se han visto confirmados por la explosión que se produjo ayer en uno de los edificios ocupados por los manifestantes y que dejó a un activista herido.

"No se descarta que (la explosión) se haya producido durante la fabricación de un artefacto explosivo", indicó.

El ministro subrayó que aquellos que planean acciones criminales deben recordar que las policía cuenta con los recursos suficientes para detenerlos y llevarlos ante la Justicia.

"La tranquilidad no les gusta a todos", dijo Zajárchenko, que destacó que las conversaciones entre las autoridades y la oposición han permitido "aliviar en parte las tensiones en la sociedad ucraniana".

Ayer, el presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, expresó su compromiso con la reforma constitucional, una de las principales demandas de la oposición, en una reunión con la secretaria de Estado adjunta de EE. UU. para Asuntos Europeos, Victoria Nuland.

Yanukóvich, que en 2010 tras asumir la jefatura del Estado convirtió Ucrania en una república presidencialista, aseguró a Nuland que "sólo a través del diálogo y los compromisos será posible sacar al país de la crisis política".

Las autoridades ucranianas no se oponen a una reforma que convierta el país en una república parlamentaria-presidencial, como lo fue entre 2004 y 2010, pero rechazan que los cambios sean por la "vía rápida", saltándose el reglamento estipulado por la propia Carta Magna, como exige la oposición.

Las protestas opositoras estallaron en Kiev haces dos meses y medio después de que Yanukóvich aplazara la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea prevista para fines de noviembre del año pasado.

Ante las crecientes manifestaciones europeístas en el centro de Kiev, ocupado por la oposición, la mayoría parlamentaria oficialista aprobó el pasado día 16 una serie de leyes para restringir el derecho de reunión y otras libertades civiles.

Tres días después, se registraron en la capital violentos choques entre manifestantes y policías antidisturbios que causaron seis muertos y centenares de heridos.

Tras el derramamiento de sangre, las autoridades y la oposición iniciaron un proceso de negociaciones, al que siguió la dimisión de primer ministro, Nikolái Azárov, y la revocación de las polémicas leyes.

Mostrar comentarios