Sábado, 15.12.2018 - 01:45 h
Elevó un punto su tasa interanual

Energía y vivienda tiran de los precios al alza en el mes de mayo hasta el 2,1%

Según el informe, el IPC aumentó un 0,9% en mayo en relación al mes anterior, y ha alcanzado su nivel más alto desde abril de 2017.

IPC DE MAYO
 

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en mayo en el 2,1%, elevando un punto su tasa interanual, y aumento un 0,9% respecto a abril, debido fundamentalmente al encarecimiento del precio de la energía y de la vivienda, de acuerdo con los datos definitivos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística. Estadística reconoce que el aumento de mayo se ha producido sobre todo porque tanto la luz como las gasolinas bajaron el año pasado en las mismas fechas, de forma que la comparación dispara este índice, lo que supone que el índice ha aumentado ya durante 21 meses consecutivos.

Según se desprende de los últimos datos del INE, este repunte en la tasa de transporte en mayo se debe, principalmente, al aumento del precio de las gasolinas, del transporte aéreo de pasajeros, de la electricidad, del gasóleo para calefacción, de las frutas y de los servicios de alojamiento, entre otros, que en su conjunto, han sufrido una variación anual del 5,1%, más de tres puntos por encima de la del mes anterior. 

Respecto a la vivienda, la tasa ha aumentado un punto y medio y se sitúa en el 2,3%, a causa del incremento de los precios de la electricidad, mayor que el de 2017. De manera menos significativa, influye también la subida de los precios del gasóleo para calefacción, que bajaron el año pasado.

La subida del IPC se ha visto en menor medida influida por los alimentos y bebidas no alcohólicas que incrementaron su tasa interanual en mayo hasta el 1%, cuatro décimas más que en abril, por la subida de los precios de las frutas y la estabilidad de las legumbres y hortalizas, que en mayo del año pasado recortaron precios.

Por su parte, la industria de la hostelería elevó cuatro décimas su tasa interanual, hasta el 2%, por el encarecimiento de los servicios de alojamiento, mientras que la tasa de ocio y cultura aumentó más de dos puntos, hasta el 0,8%, por la estabilidad de los precios de los paquetes turísticos, frente al descenso que registraron en mayo de 2017.

La única bajada en el quinto mes del año se ha producido en la tasa de comunicaciones, que bajó cuatro décimas, hasta el 2,4%, debido a que los precios de los servicios de telefonía y fax subieron este mes menos que en mayo de 2017.

Tras haber registrado en enero una tasa interanual del 0,6%, la más baja en 16 meses, el IPC interanual volvió en febrero a superar el 1%, tendencia que se mantuvo en marzo y abril. Ahora, en mayo, ya se ha superado la barrera del 2,1%, a la que no se llegaba desde abril de 2017 (2,6%).

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, subió tres décimas en mayo, hasta el 1,1%, con lo que se sitúa un punto por debajo del IPC general.

Subida del 0,9% respecto a abril

En términos mensuales, el IPC subió un 0,9% en relación a abril debido principalmente a las gasolinas, la luz, el vestido y calzado, algunos alimentos, la restauración y los servicios de alojamiento. En concreto, el grupo de vestido y calzado incrementó sus precios un 2,6% por la temporada de primavera-verano, en tanto que el grupo de transporte elevó un 1,8% sus precios en el mes de mayo por el encarecimiento de las gasolinas y, en menor medida, del transporte aéreo.

También se experimentaron repuntes mensuales en el grupo de hoteles, cafés y restaurantes (+0,4%) por el mayor coste de los servicios de alojamiento y, en menor medida, de la restauración; en la vivienda (+1,8%) por la subida de la electricidad y del gasóleo para calefacción, y en los alimentos y bebidas no alcohólicas (+0,7%) por el alza de los precios de las frutas, frente al descenso de los precios del pescado fresco, la leche, el queso y los huevos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios