Israel aprueba la construcción de otras 1.500 viviendas en las colonias

  • Israel autorizó la construcción de unas 1.500 nuevas viviendas en colonias de Cisjordania ocupada, en una decisión alentada por el Ministerio israelí de Vivienda, de la que informó hoy el diario "Haaretz" y que según los palestinos socava las opciones de éxito del proceso de paz.

Jerusalén, 20 mar.- Israel autorizó la construcción de unas 1.500 nuevas viviendas en colonias de Cisjordania ocupada, en una decisión alentada por el Ministerio israelí de Vivienda, de la que informó hoy el diario "Haaretz" y que según los palestinos socava las opciones de éxito del proceso de paz.

Los proyectos, que fueron aprobados el miércoles por la Administración Civil de Cisjordania, organismo dependiente del Ejército y del Ministerio de Defensa, incluyen 839 viviendas en la colonia de Ariel, donde en los últimos meses el Gobierno israelí mantenía congelada esta actividad por el diálogo con los palestinos.

Las conversaciones han llegado a un punto crítico en los últimos dos meses, en los que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, trata de arrancar a las partes un acuerdo marco con el que impulsar el proceso más allá de los nueve meses originales previstos cuando arrancó esta nueva fase del proceso negociador, en julio de 2013.

El proyecto de Ariel, uno de los dos asentamientos judíos más grandes en Cisjordania y próximo a la ciudad de Nablús, ampliará los barrios del sur de la ciudad con decenas de edificios de apartamentos y 170 chalets.

Se trata de un proyecto alentado por el ministro de Vivienda, Uri Ariel, del partido nacionalista "Hogar Judío", que desde que asumió el cargo, en marzo de 2013, ha impulsado la colonización en las zonas ocupadas, a veces, en contra de la voluntad del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

Por el momento, se desconoce si este proyecto cuenta con su aprobación.

La Administración Civil también autorizó otras 300 viviendas en el asentamiento de Bet El, adyacente a Ramala, capital administrativa de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en un proyecto aprobado hace dos años por Netanyahu como compensación a los colonos por la evacuación del pequeño asentamiento de Ulpana por orden judicial.

Serán construidas en el territorio que hoy ocupa una base de la Policía israelí de Fronteras, en un terreno que les ha sido adjudicado por el Estado.

Israel también levantará 31 viviendas en Almog, un kibutz en el norte de la costa del Mar Muerto, y otras 350 en el de Shvut Rajel, al noreste de Ramala.

En este último caso se trata, según el diario, de una de las mayores ampliaciones de una colonia estos últimos años, porque hasta ahora residían allí sólo 100 familias.

La petición original del ministro de Vivienda incluía un paquete de 600, pero Defensa ordenó reducirlo a la mitad por cuestiones de seguridad.

Xavier Abu Eid, portavoz del Departamento de Negociaciones de la OLP, consideró que la decisión es "un nuevo crimen de guerra del gobierno de Netanyahu para anexionarse territorio ocupado, destruir la solución de dos estados y consolidar un sistema de apartheid".

"Este es un llamamiento urgente para que la comunidad internacional deje de tratar a Israel como un estado que está por encima de la ley y le haga responsable de sus violaciones del derecho internacional", agregó el portavoz en declaraciones a Efe.

La aprobación de las casi 1.500 viviendas se suma a la decisión tomada ayer, miércoles, por la Alcaldía de Jerusalén de levantar 186 nuevas viviendas en la parte este de la ciudad, un territorio reclamado por los palestinos como su futura capital.

La Comisión de Planificación y Construcción de la Alcaldía jerosolimitana dio luz verde a la edificación de 86 unidades en el asentamiento de Har Jomá y otras 40 en el de Pisgat Zeev, que Israel considera barrios de la ciudad.

Los anuncios se producen apenas tres días después de que el presidente de la ANP, Mahmud Abás, solicitase a EEUU que Israel se comprometa a paralizar la construcción en los asentamientos como requisito para prolongar el plazo de la estancada negociación.

Abu Eid consideró en ese sentido que las nuevas viviendas son "un ataque a EEUU con el objetivo de destruir los esfuerzos de paz de Kerry".

Mostrar comentarios