Jefe de Policía de Madrid valora se depuren irregularidades en Carabanchel

  • El jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díaz, ha mostrado hoy su satisfacción por que el cuerpo depure internamente las irregularidades que agentes puedan cometer, en relación con el caso de presunta alteración de pruebas en la comisaría del distrito madrileño de Carabanchel.

Madrid, 29 ene.- El jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díaz, ha mostrado hoy su satisfacción por que el cuerpo depure internamente las irregularidades que agentes puedan cometer, en relación con el caso de presunta alteración de pruebas en la comisaría del distrito madrileño de Carabanchel.

Fernández se ha referido así a preguntas de los periodistas durante al rueda de prensa en la que se ha informado de la detención de los líderes de dos bandas rumanas enfrentadas por hacerse con el control de la prostitución en Madrid.

Tras recordar que las investigaciones están bajo secreto judicial -instruye el caso el juzgado número 25 de Madrid- y de que no le corresponde hacer "juicios paralelos" a los que haga la administración de Justicia, el jefe superior ha subrayado la importancia de que sea la propia Policía la que sea capaz de controlar todas "las actuaciones que se puedan alejar de la ética profesional".

"Nos debe llenar de orgullo que la Policía es capaz de velar" por que se cumplen los procedimientos, ha concluido Fernández Díaz.

La Policía da por cerrada la investigación policial, que sigue su curso judicial, en la que cinco agentes de la unidad de Científica de esta comisaría fueron detenidos el jueves y otros de Judicial el pasado martes.

A los arrestados, que fueron puestos en libertad tras prestar declaración ante el juez, se les sumaron ayer otros cincos agentes citados como imputados no detenidos y otro como testigo.

La investigación se inició a raíz de una denuncia de la Brigada Provincial de Policía Científica, y en ella ha participado Asuntos Internos.

Ahora, el juzgado de Instrucción número 25 de Madrid sigue con el proceso. Una vez que el juez determine si les imputa algún delito, la Policía decidirá qué medidas disciplinarias aplica a los sospechosos.

Los detenidos de Científica fueron acusados de alteración de pruebas en inspecciones oculares de hechos delictivos como robos, mientras que los de Judicial podrían haber sido conocedores de estas prácticas irregulares.

Aunque no ha trascendido el resultado de la auditoría llevada a cabo para esclarecer estos hechos, fuentes de la investigación han indicado a Efe que se trataría de casos aislados y "muy contados".

Mostrar comentarios