Julio Rocha acepta ser extraditado de Suiza a Nicaragua

  • El nicaragüense Julio Rocha, uno de los siete dirigentes del fútbol que fueron detenidos a finales de mayo en Zúrich en una operación anticorrupción en la FIFA, aceptó ser extraditado a su país, anunció este viernes el Ministerio de Justicia suizo.

"En la audiencia de hoy, Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol y exdirectivo de la FIFA, aceptó ser extraditado a Nicaragua", dijo en un comunicado un portavoz ministerial.

La embajada nicaragüense había solicitado recientemente a las autoridades suizas la extradición de Rocha.

Estados Unidos, país que investiga el caso que motivó las detenciones de mayo en Zúrich, también había pedido la extradición de Rocha, igual que del resto de dirigentes.

El portavoz del Ministerio de Justicia suizo precisó que el siguiente paso es ahora saber si las autoridades estadounidenses aceptan dar prioridad a la solicitud de extradición de Nicaragua.

"Si las autoridades estadounidenses no están de acuerdo, se tomará una decisión (por parte de los responsables judiciales de Suiza)", aclaró.

En Nicaragua se sospecha que Rocha recibió "sobornos a cambio de derechos de marketing sobre partidos de fútbol a una agencia de marketing deportivo estadounidense", precisó el portavoz ministerial suizo.

Un comunicado de la cancillería nicaragüense había explicado el jueves que se había presentado "formal solicitud de extradición del ciudadano Rocha López a las autoridades del departamento Federal de Justicia y Policía, a fin de que sea juzgado en base a las leyes nacionales".

Managua se basa para su solicitud en convenios internacionales, el principio de reciprocidad y la legislación penal de Nicaragua, para que se garantice a Rocha el respeto a sus derechos humanos fundamentales y el debido proceso, según el texto difundido por la cancillería.

El presidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol (Fenifut), Jacinto Reyes, dijo a la AFP que la entidad a su cargo está dispuesta a colaborar con la justicia, aunque admitió que el pedido de extradición al país centroamericano lo tomó por sorpresa.

"Nosotros esperaríamos ver en qué podemos colaborar. Si de algo estamos claros es que fondos de la Fenifut (Rocha) no sacó", sostuvo Reyes.

Agregó que "para nosotros fue una sorpresa lo que la cancillería anunció", en referencia al pedido de extradición a Nicaragua, aunque admitió que el gobierno tiene la obligación de velar por los derechos humanos de sus ciudadanos.

La investigación estadounidense por corrupción en el seno de la FIFA llevó a la imputación de 14 personas.

Jeffrey Webb, expresidente de la Confederación de América del Norte, Central y Caribe (Concacaf) y exvicepresidente de la FIFA, aceptó ser extraditado a Estados Unidos, donde fue trasladado a mediados de julio. Se declaró no culpable y quedó en libertad bajo fianza tras depositar 10 millones de dólares.

El resto de dirigentes detenidos en mayo continúan detenidos en Suiza, entre ellos otro exvicepresidente de la FIFA, el uruguayo Eugenio Figueredo.

El resto son el costarricense Eduardo Li, el brasileño Jose María Marín, el venezolano Rafael Esquivel y el británico de Islas Caimán Costas Takkas.

Las detenciones en Zúrich se dieron apenas dos días antes de las elecciones presidenciales en las que el suizo Joseph Blatter fue reelegido para un quinto mandato.

El escándalo alcanzó tal repercusión y las críticas a los dirigentes de la FIFA fueron tan grandes que Blatter anunció apenas cuatro días después su dimisión.

Continuará en el cargo hasta el próximo Congreso electivo, que el pasado mes se programó para el 26 de febrero de 2016. Blatter confirmó que no se presentará, por lo que la FIFA tendrá entonces nuevo presidente.

De manera paralela a esta investigación anticorrupción en Estados Unidos, la justicia suiza investiga la limpieza del proceso de atribución de los Mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Catar.

bs/dr/bur/ol

Mostrar comentarios