Juzgan a cuatro 'Tigres de Arkan' por matar a martillazos y comerse a un compatriota

  • El 10 de febrero de 2012, la Policía Nacional anunció la detención en España de Luka Bojovic, su lugarteniente Vladimir Milisavljevic, y el sicario Sinisa Petric.
  • Ahora forman parte del Clan Zemun, y se les considera autores del asesinato del primer ministro serbio Zoran Djindic en 2003.
Luka Bojovic, Sinisa Petric, Vladimir Milisavljevic, y Vladimir Mijanovic.

"Sacaron al marido de la primera casa, en la calle de la mezquita. El carnicero. Los soldados me decían que no hiciera fotos. Entonces sacaron a la mujer. Estaba gritando - se oyeron disparos y el marido fue abatido. La mujer se agachó y tomó su mano entre las suyas, y después le dispararon, y ella cayó.

Entonces sacaron a la cuñada. Caminé hacia otros soldados que acababan de capturar a un niño en el jardín de la mezquita. Él se soltó y trató de escapar, pero no pudo -había un muro-. Le dispararon por la espalda. Mientras caminaban, dispararon a la cuñada del carnicero antes de recibir la orden de trasladarse a otra parte de la ciudad".

El testigo de la masacre fue Ron Haviv, un fotógrafo estadounidense, que describió en The Guardian el modo de actuar de un sujeto cuyo nombre era sinónimo de crueldad sin límite y asesinato en masa: Zeljko Raznatovic, alias Arkan.

Arkan organizó su propio ejército, de no más de 200 hombres, a los que pomposamente llamó la Guardia VoluntariaSerbia, aunque pronto fueron conocidos como los 'Tigres de Arkan'.

En realidad eran meros asesinos camuflados de unidad paramilitar, capaces de matar como lo hicieron el día que los vio en acción Ron Haviv, la jornada de estreno de los Tigres en ciudad de Bieljina, en el noroeste de Bosnia, en marzo de 1992.

Los Tigres de Arkanfueron la punta de flecha de la limpieza étnica, con el asesinato sistemático primero de los croatas y después de musulmanes de Bosnia. Aunque al propio Arkan lo asesinaron en enero de 2000, sus tigres sobrevivieron bien a la guerra, haciendo lo que mejor sabían hacer: matar.

El 10 de febrero de 2012, la Policía Nacional anunció la detención en España deLuka Bojovic, su lugarteniente Vladimir Milisavljevic, y el sicario Sinisa Petric alias Baku.

Los tres habían sido miembros de los Tigres de Arkan, y ahora formaban parte dela mafia serbia del Clan Zemun, heredera de aquel grupo de asesinos. En concreto se les considera autores del asesinato del primer ministro serbio Zoran Djindicen 2003.


A Bojovic lo arrestaron en un céntrico restaurante de Valencia. Erauno de los fugitivos más buscados por distintos países e Interpol, al que se le imputan más de 20 asesinatos entre Serbia, Holanda y España.

Natural de Belgrado, con 41 años,Luka Bojovic es ahora jefe del Clan Zemun.Tiene en vigor una orden de búsqueda y captura para su extradición dictada por Holanda por delitos de asesinato y blanqueo de capitales, y otra orden internacional de detención emitida por Serbia por el asesinato del Primer Ministro en 2003.

Mataron y se comieron a un compatriota

Antes de que se les extradite a los países que los reclaman, la Audiencia Nacional inicia este lunes el juicio contra estos veteranos de los Tigres de Arkan, por presuntamente asesinar en marzo de 2009 a Milan Jurisic,un compatriota, cuyos restos aparecieron en el río Manzanares de Madrid, con la carne separada de los huesos.

Los investigadores sospechan que a Jurisic lo asesinaron a martillazos, la trocearon y practicaron un macabro ritual de canibalismo.

En el juicio, que está previsto que se prolongue hasta el jueves, se sientan en el banquillo Luka Bojovic, Vladimir Milisavljevic, Vladimir Mijanovic y Sinisa Petric.

Según cuenta Europa Press,Bojovic decidió acabar con la vida de la víctima, también integrada en la organización,"por su carácter provocador", según el fiscal. A principios de marzo de 2009 decidió llevar a cabo sus planes después de un incidente desarrollado en el apartamento que ocupaban en Madrid y tras el cual Jurisic cayó de rodillas suplicando.

El acusado le golpeó con un martillo en la cabeza cuatro o cinco veces. En compañía del resto de acusados, trasladó el cuerpo a la cocina donde lo descuartizaron y metieron en el frigorífico, envuelto en papel y bolsas, dice el escrito.

Al día siguiente trituraron los trozos con una máquina eléctrica hasta que el aparato se rompió a causa de una antigua bala que la víctima tenía alojada en el cuerpo. Los cuatro compraron otra y "tiraron las partes picadas al inodoro".

Además, cortaron con una sierra los huesos y fracturaron la cabeza. Uno de ellos se trasladó en bicicleta hasta el río Manzanares con los fragmentos y los arrojó al agua a la altura del puente de la Reina Victoria

La Fiscalía les acusa de los delitos de dirección y participación en organización criminal, encubrimiento, depósito de armas de guerra y depósito de armas de fuego reglamentadas y municiones, falsedad documental y, en el caso de Bojovic, asesinato.

Éste último se enfrenta a una petición fiscal de 41 años de cárcel, mientras que Milisavljevic, Petric y Mijanovic lo harán a 21, 17 y 5 años respectivamente, según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Efe.


Ahora en Portada 

Comentarios