Juzgan a un hombre por asesinar a su pareja y enterrarla en el jardín

  • La Audiencia Provincial de Madrid juzgará a partir del próximo viernes a un hombre que presuntamente asesinó a su pareja al asestarle doce puñaladas y la enterró cubierta de cal en el jardín de su casa, hechos por lo que se enfrenta a una pena de quince años y cinco meses de prisión.

Madrid, 30 jun.- La Audiencia Provincial de Madrid juzgará a partir del próximo viernes a un hombre que presuntamente asesinó a su pareja al asestarle doce puñaladas y la enterró cubierta de cal en el jardín de su casa, hechos por lo que se enfrenta a una pena de quince años y cinco meses de prisión.

En el banquillo de la Sección Tercera de la Audiencia madrileña, se sentará Raúl V. C., acusado de un delito de asesinato y que será juzgado por un jurado popular.

Según el escrito provisional del Ministerio Fiscal, los hechos ocurrieron entre las seis y las once de la tarde del 14 de octubre de 2011, cuando el imputado se encontraba en su domicilio junto con Astrid Carolina L. C., de nacionalidad ecuatoriana, y comenzó una fuerte discusión entre ambos.

En un momento de la conversación, la mujer le dio la espalda y el procesado agarró una maza y le propinó varios golpes en la parte posterior de la cabeza, que dejaron a Astrid aturdida hasta que cayó el suelo.

Ésta situación fue aprovechada por el agresor para que, "con la clara intención de matar a la mujer y sin que esta pudiera defenderse", le asestara doce puñaladas por todo el cuerpo, que provocaron la muerte inmediata de la víctima.

Con una frialdad absoluta y con el fin de deshacerse de las pruebas que podrían incriminarle, el acusado cavó un agujero de 70 centímetros de profundidad en el jardín de su domicilio, le quitó la ropa a la fallecida y la arrastró hasta la fosa donde la introdujo y la cubrió con cal.

El 2 de noviembre de 2011 Raúl se presentó en la Comisaría del distrito madrileño de Fuencarral donde confesó ser el autor del crimen, cuando se ignoraba el paradero de la víctima y no recaían sospechas de que él mismo hubiese cometido delito alguno.

Mostrar comentarios