Jueves, 16.08.2018 - 14:43 h
El bloqueo de la investidura

JxCat propondrá a Turull como candidato a president tras la renuncia de Sànchez

Tras Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, el exconseller de Presidencia sería el tercer candidato desde que empezó la legislatura.

Jordi Turull en las elecciones del 21-D
Jordi Turull en las elecciones del 21-D / EFE

El Parlament de Catalunya tiene previsto empezar este miércoles de nuevo los pasos preceptivos para reactivar la investidura de un presidente de la Generalitat y lo hará justo tres meses después de las elecciones del 21 de diciembre.

El paso clave para poner en marcha de nuevo la maquinaria lo ha dado este martes el hasta ahora candidato de JxCat a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Sànchez, que ha anunciado ante el Supremo su intención de dejar el escaño.

Renunciando al acta, Sànchez busca una vía para convencer al Alto Tribunal de que lo excarcele, pero a la vez esto le invalida para liderar el próximo Govern, ya que la ley catalana obliga a los candidatos a la investidura a tener escaño.

Punto a favor: no está en la cárcel 

El anuncio de Sànchez obliga a JxCat a presentar un candidato alternativo a la Presidencia, el tercero desde que empezó la legislatura tras él y Carles Puigdemont, y el mejor situado es el exconseller de Presidencia Jordi Turull. Su nombre se ha acabado imponiendo en JxCat ante otros candidatos que también se habían contemplado, como la actual portavoz del grupo y exalto cargo del Govern, Elsa Artadi, y el diputado y escritor Quim Torra.

Tras los intentos fallidos de investir a Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, Turull previsiblemente no tendrá problemas para ser investido ya que no está encarcelado y puede asistir al pleno de investidura, pese a investigarle el TS por el proceso soberanista.

Convencer a la CUP

Los dos principales problemas de Turull son que no tiene el visto bueno de la CUP -estos votos le son imprescindibles- y que debería dejar el cargo a medio mandato si finalmente le inhabilitan.

Turull no tiene asegurada la Presidencia porque la CUP no le garantiza sus votos, ya que considera que el programa de Govern que le han propuesta JxCat y ERC es "autonomista" y supone una enmienda a la totalidad a la república declarada el 27-O.

Aparte de su descuerdo con el programa, los anticapitalistas avisan de que no facilita la investidura el hecho de presentar a un candidato orgánicamente vinculado al PDeCAT, y preferirían otra opción, aunque lo aceptarían a cambio de una hoja de ruta republicana.

Si esa nueva oferta no llega, la CUP recuerda que la investidura puede prosperar por tres vías: buscando apoyos en otros grupos, renunciando al escaño Puigdemont y Toni Comín -algo que no comparten-, o haciendo "valer la soberanía" del Parlament y permitiendo el voto delegado de ambos diputados, es decir, haciendo que la Cámara desobedezca a los tribunales.

JxCat y ERC son partidarios de una investidura cuanto antes, pero la falta de acuerdo con la CUP impide fijar el pleno a corto plazo y podrían dejar su celebración para Semana Santa o incluso después, según varias fuentes consultadas.

JxCat propondrá a Turull como candidato a president tras la renuncia de Sànchez

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios