La Audiencia vuelve a ordenar la disolución de los "Latin Kings" en Madrid

  • Madrid.- La Audiencia Provincial de Madrid ha vuelto a acordar la disolución de la banda latina de los "Latin Kings" en la Comunidad madrileña y ha condenado a 4 años de cárcel a su fundador, Eric Javier Jara Velastegui, alias "El Padrino", por el delito de asociación ilícita.

La Audiencia vuelve a ordenar la disolución de los "Latin Kings" en Madrid
La Audiencia vuelve a ordenar la disolución de los "Latin Kings" en Madrid

Madrid.- La Audiencia Provincial de Madrid ha vuelto a acordar la disolución de la banda latina de los "Latin Kings" en la Comunidad madrileña y ha condenado a 4 años de cárcel a su fundador, Eric Javier Jara Velastegui, alias "El Padrino", por el delito de asociación ilícita.

En la sentencia se condena a "El Padrino", que se encuentra en prisión por un delito de violación, como fundador y director o dirigente de la organización "Latin Kings", mientras que los otros dos cabecillas, José Fabricio Icaza, "El Príncipe", y María Torres, "La Madrina", han sido condenados como directores o dirigentes a 3 años y medio y 2 años de prisión, respectivamente.

El tribunal madrileño ha adoptado esta decisión tras repetir entre septiembre y noviembre de 2010 el juicio celebrado en 2007 a estos miembros de los "Latin Kings" en la Comunidad de Madrid, cuando se acordó su disolución y se les condenó a penas entre 1 año y cuatro meses y 3 años.

El Tribunal Supremo anuló dicho juicio en 2009 al considerar que se habían vulnerado los derechos de los acusados por no conocer la identidad de los testigos protegidos que declararon contra ellos.

La nueva sentencia, que consta de 92 folios y condena a los diez procesados a penas entre 1 año y cuatro meses y 4 años de cárcel, acuerda textualmente: "la disolución de la Sagrada Tribu América Spain (STAS) de la Todopoderosa Nación de los Reyes y Reinas Latinos en lo que respecta a la sección o 'Reino' establecido en la Comunidad Autónoma de Madrid (Reino Inca)".

La resolución, de la que ha sido magistrada ponente Pilar de Prada Bengoa, considera probado que Eric Javier, llamado también "El Padrino" y "King Wolverine" (Guayaquil, Ecuador, 1977) fundó la banda el 14 de febrero de 2000 en Galapagar, y es el autor del "Manifiesto" fundacional de esta asociación ilegal.

Asimismo, se considera probado que ha seguido dirigiendo la organización desde la cárcel, en la que ingresó el 14 de mayo de 2003 por violación, como lo demuestran las visitas que recibió o las cartas que envió a María Torres, tal y como ella misma comentó en una de las escuchas telefónicas que grabó la policía.

"Justo el domingo boté todo lo que tenía en casa, todas las cartas de Eric", "no hace más que mandarme cartas diciéndome que por qué no van allí a verlo", decía "La Madrina" en una conversación.

La sentencia explica que los "Latin Kings" es una organización "directamente orientada" hacia la "violencia interna" sobre sus miembros para mantenerlos sometidos, y la "violencia externa" contra bandas enemigas, especialmente "los Ñetas".

Los demás miembros de los "Latin Kings" condenados ahora son Pablo Antonio Sánchez, Carlos Enrique Zúñiga, y Arnaldo Andrés Molina, a los que se les ha impuesto 2 años de prisión como autores de un delito de asociación ilícita en su modalidad de directores o dirigentes.

Mientras que otros cuatro acusados -Argelis Wilfrido Aguiño, Geovanny José Cano, Denys Gary Piza y Efraín Villegas- han sido condenados a penas entre 1 año y cuatro meses y 1 año y siete meses de prisión como autores de un delito de asociación ilícita en su modalidad de miembros activos.

Además, el tribunal ha condenado por una falta de lesiones, con un mes y quince días de multa de cuatro euros diarios, a José Fabricio Icaza, Carlos Enrique Zúñiga, Denys Gary Piza, Argelis Wilfrido Aguiño y Geovanny José Cano.

En su último turno de palabra, el pasado 23 de noviembre, "el Padrino" echó la culpa a la Guardia Civil y a los medios de comunicación sobre las acusaciones que pesaban sobre los "Latin Kings" en la Comunidad madrileña y negó que hubiera seguido dando órdenes a la banda desde que en 2003 entró en prisión.

Mostrar comentarios