Jueves, 19.07.2018 - 02:26 h
Aparece un año después de su muerte

La carta que el fundador de IKEA quiso enviar a sus empleados y nunca hizo

Ingvar Kamprad falleció a principio de año, escribió esta emotiva una carta para su 'gran familia'. 

Carta de IKEA

El fundador de IKEA, Ingvar Kamprad, dio forma a una visión sólida y viva para IKEA: crear un mejor día a día para la mayoría de las personas. Ingvar falleció a comienzos de año pero sigue siendo una gran inspiración para miles de sus empleados en todo el mundo, quienes aún trabajan según los valores que difundió: unidad y simplicidad.

Ha sido ahora cuando se ha encontrado una carta de Ingvar, escrita hace aproximadamente diez años, dirigida a todos ellos, a quienes llamaba con orgullo 'su familia'. Tal y como era su deseo, esta carta ha sido distribuida hoy, entre ellos los 8.700 empleados de la marca en España. 

En la carta empieza asegurando que su historia ha llegado a su fin. REcuerda su vida fantástica "algo dura en ocasiones, pero nada es comparable con haber podido trabajar con los mejores co-workers del mundo durante tantos años".

Continúa asegurando que "lo echo de menos todo. Todos los abrazos y apretones de manos, que subrayan la importancia del concepto Together, ese agradable dolor en mi mano tras estrechar 1.500 manos en la fiesta de Navidad en Älmhult".

Y continúa asegurando que todo lo que sabe y ha hecho "lo he aprendido de vosotros: junto a vosotros". Y quiere aquí dar un primer consejo: "Nunca olvidéis que la mejor forma de crecer y ser felices es aprender los unos de los otros. Los que pertenecéis a la vieja generación, enseñad a la nueva generación nuestra idea de negocio única en la que todos los co-workers son importantes y necesitan saber que lo son". También les invita a todos a "perseguir sus ideas hasta que se hagan realidad". 

Para los recién llegados a la compañía les invita a "buscar a vuestro mentor y aprended de él/ella. Además, traéis con vosotros nuevos conocimientos que vuestro mentor seguro querrá aprender".

La carta que ve ahora la luz continúa asegurando que "en los últimos 10 años, lo que más he ansiado es la firmeza y sencillez, y el retorno del sentido común. Yo nunca he creído en las curvas y barras de las estadísticas o en las investigaciones de mercado rígidas; solo son una pequeñísima parte de la auténtica verdad. Y, a menudo, constituyen los grandes enemigos de la toma de decisiones. La época de la sencillez y el sentido común no ha pasado, pero está seriamente amenazada".

"De todo corazón, espero que demostréis vuestra generosa confianza en mis hijos Peter, Jonas y Mathias, al igual que habéis hecho conmigo. Los tres me han prometido que ellos, junto con vosotros, seguirán trabajando para servir a la mayoría de las personas. El hogar es, y siempre será, una pieza central en la vida de todos los seres humanos".

La carta que el fundador de IKEA quiso enviar a sus empleados y nunca hizo

Ahora en portada

Comentarios