La CIV tratará de garantizar que ETA no pone condiciones al alto el fuego

  • La recién creada Comisión Internacional de Verificación (CIV) del alto el fuego de ETA tratará de asegurar que la banda no pondrá condiciones para mantener la tregua, para lo que trazará un plan de trabajo que se definirá tras mantener contactos con representantes de la sociedad vasca.

San Sebastián, 28 sep.- La recién creada Comisión Internacional de Verificación (CIV) del alto el fuego de ETA tratará de asegurar que la banda no pondrá condiciones para mantener la tregua, para lo que trazará un plan de trabajo que se definirá tras mantener contactos con representantes de la sociedad vasca.

Así lo ha explicado, en una entrevista concedida a Efe, el profesor de la Universidad de Amsterdam Ram Manikkalingam, director del "Dialogue Advisory Group" y uno de los seis miembros de este organismo, auspiciado por el Grupo Internacional de Contacto que lidera el abogado surafricano Brian Currin.

Además de Manikkalingam, los miembros de la CIV son Ronnie Kasrils (Sudáfrica), Ray Kendall (Reino Unido), Chris Maccabe (Reino Unido), el teniente general Satish Nambiar (India), y la coordinadora, Fleur Ravensbergen.

Manikkalingam, procedente de Sri Lanka, ha explicado que la calificación de "permanente" que ETA otorgó al alto el fuego "no es suficiente" porque "muchas treguas supuestamente permanentes se han roto en el pasado", motivo por el que la comisión pretende asegurar que el cese de la actividad terrorista sea también "unilateral y sin condiciones".

"Queremos que haya garantías por parte de ETA de que acepta la interpretación de la comisión de lo que es la tregua", ha explicado el profesor ceilandés, quien ha añadido que este grupo ya "ha recibido un mensaje" de que la organización terrorista asume estos términos y aceptan que el alto el fuego sea unilateral e incondicional.

La comisión se ha reunido ya con sindicatos, con la patronal Confebask, la Iglesia vasca y algunos partidos políticos y tiene citas solicitadas con otras formaciones como el PSE/EE y el PP que, según Manikkalingam, no las han rechazado.

"A través de estos contactos e intercambio de impresiones continuos con la sociedad vasca estaremos mejor situados para ver si ETA está cumpliendo de verdad con las condiciones de la tregua", ha señalado.

La verificación no se ceñirá únicamente a comprobar la ausencia de atentados de ETA, sino que también incluye las "agresiones físicas, amenazas o intimidaciones con fines políticos".

La comisión no ha tenido ningún contacto directo con ETA, ya que existen "elementos operativos bastante obvios" que están "considerando", ha explicado el miembro de este grupo, quien ha rehusado hacer más comentarios sobre esta cuestión.

Manikkalingam ha sostenido que en el futuro necesitarán "buenos contactos" con el Gobierno español, aunque ha dicho ser consciente de que "éste no es el momento idóneo para hacer eso" porque "las elecciones están a la vuelta de la esquina".

"Lógicamente, ellos tienen una idea más actualizada de cómo van las cosas y cuál es la situación respecto al alto el fuego", ha añadido.

Tampoco han previsto solicitar en esta fase ninguna reunión con los colectivos de víctimas de ETA porque se trata de personas que "han experimentado un sufrimiento muy concreto", que se debe tratar de una forma "muy sensible".

No obstante, la opinión de este sector se considera importante y la comisión prevé recabarla en el futuro, ha explicado el profesor ceilanés, quien ha resaltado que tampoco han solicitado reuniones con el entorno de los presos de ETA.

Manikkalingam, quien ha subrayado que la comisión no entrará en asuntos políticos como la ilegalización de partidos o el futuro marco de Euskadi, ha asegurado que la situación de Euskadi es "única, muy compleja y muy difícil", al tiempo que ha dicho ser consciente de que gran parte de la sociedad vasca no la observa en términos de "conflicto" sino como un problema de terrorismo.

Ha restado importancia al hecho de que los gobiernos español y vasco no respalden la labor de este grupo, ya que no se trata de una "entidad oficial", por lo que su estatus "no es comparable en ese sentido".

"No podemos garantizar que ETA no vuelva a la violencia, sólo ETA puede hacer eso", ha sostenido Manikkalingam, quien ha expresado su esperanza de que "trabajando juntos con todos los agentes sociales, la Iglesia y los partidos políticos podamos hacer que no vuelva al camino de antes".

Mostrar comentarios