La familia de Paco Larrañaga, "agradecida", espera que llegue "cuanto antes"

  • San Sebastián.- Francisco Larrañaga, tío del joven hispano-filipino Paco Larrañaga, condenado a cadena perpetua en Filipinas y que será trasladado a España para terminar de cumplir su pena, ha mostrado hoy su agradecimiento al Gobierno y a todos los que han apoyado a su sobrino, que espera que llegue "cuanto antes".

San Sebastián.- Francisco Larrañaga, tío del joven hispano-filipino Paco Larrañaga, condenado a cadena perpetua en Filipinas y que será trasladado a España para terminar de cumplir su pena, ha mostrado hoy su agradecimiento al Gobierno y a todos los que han apoyado a su sobrino, que espera que llegue "cuanto antes".

Francisco Larrañaga, que reside en el municipio guipuzcoano de Alegia, ha afirmado en declaraciones a Efe que están "muy contentos" después de haber conocido que el Consejo de Ministros ha autorizado hoy el retorno de Paco Larrañaga, de padre vasco y madre filipina, y ha anunciado que llegará a España "en los próximos días".

El tío del joven hispano-filipino ha asegurado que su sobrino "estaba deseando" llegar a España porque en Filipinas se ha hecho de su caso el "crimen del siglo" y se le ha denostado a él y a su familia.

Además, ha agregado que por el momento la familia sólo conoce los detalles que se han hecho públicos y ha asegurado que están en contacto con las autoridades españolas.

Tras apuntar que todavía no ha hablado con su hermano, ha comentado que la familia ha decidido no comunicar la noticia a Paco Larrañaga hasta que todos los trámites estén cerrados y sepan con exactitud cuándo va a regresar para evitar así que el joven se lleve un "chasco" si el traslado se demora.

Francisco Larrañaga ha agradecido la mediación en el caso de todo el Gobierno, especialmente la del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, así como la del senador vasco Iñaki Anasagasti y todas las personas que les han apoyado.

En 1999, Paco Larrañaga fue declarado culpable del secuestro, violación y asesinato de las hermanas Jaqueline y Manjoy Chiong y, cinco años después, el Tribunal Supremo de Filipinas le condenó a muerte, aunque la pena le fue conmutada en 2006 por la de cadena perpetua, equivalente a 40 años de prisión de cumplimiento efectivo.

Según una evaluación realizada por el Ministerio de Justicia de Filipinas sobre los años que se le pueden descontar por su buena conducta en la cárcel, el preso debe aún cumplir 14 años y nueve meses de prisión.

De no ser aplicada la reducción de la pena, Larrañaga, de 31 años, debería pasar otros 25 años y dos meses encarcelado.

Mostrar comentarios