Domingo, 15.09.2019 - 10:58 h
Ante el paro indefinido 

La huelga de vigilantes apenas se nota en El Prat con filas treinta minutos en la T2

La presidenta del comité de empresa de Trablisa ha asegurado que "es prácticamente imposible" que se noten los paros por los servicios mínimos del 90%

Filas, colas en El Prat, huelga vigilantes
La huelga de vigilantes se nota en El Prat con filas de más de 30 minutos en la T2. / E.P. 

La terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona registra colas de más de 30 minutos en los accesos al control de seguridad, mientras que en la T1 la media de espera es de unos 20 minutos, durante las primeras horas de la huelga que llevan a cabo los vigilantes de El Prat.

La T2 es la que presenta por ahora mayores aglomeraciones de pasajeros y en algunos momentos se han registrado unos 40 minutos de espera para poder pasar el control de seguridad que da acceso a las zonas de embarque, según han informado Aena y Trablisa, la empresa encargada del servicio. 

Solo se puede seguir "moralmente" 

Pese a todo, la presidenta del comité de empresa de Trablisa, Genoveva Sierra, ha asegurado este viernes que "es prácticamente imposible" que la huelga"se note", ya que los servicios mínimos decretados son del 90%.

En declaraciones a la prensa desde el aeropuerto de Barcelona, Sierra ha comentado que con estos servicios mínimos tan elevados los trabajadores solo pueden seguir la huelga "moralmente, mientras pasan maletas".

Ha comentado asimismo un grupo de siete empleados que no habían recibido la carta de servicios mínimos se han personado en el aeropuerto para confirmar que no debían trabajar y "les han intentado obligar" a hacerlo. "Los compañeros querían acogerse a su derecho a hacer huelga y la empresa les ha querido entregar una carta de servicios mínimos", ha denunciado Sierra, que ha afirmado que Trablisa ha amenazado a estos trabajadores con represalias si se negaban.

Ante estos hechos, la presidenta del comité ha explicado que van a presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo y el juzgado de guardia. Por su parte, la empresa ha desmentido estos hechos y ha explicado que como la huelga es indefinida deben seguir informando sobre la designación de servicios mínimos para los próximos días.

El hecho de que muchos pasajeros de la T2 lleguen en tren al aeropuerto, y no de forma escalonada en vehículo privado o en taxi, puede hacer que en ciertos momentos se acumulen muchos pasajeros y las colas se incrementen, según las fuentes consultadas. La situación en la T1 es de fluidez y normalidad y los viajeros han de hacer unos 20 minutos de cola para pasar el control, ha constatado Efe.

Los empleados de Trablisa en El Prat -unos 500- decidieron este jueves en asamblea ir a la huelga indefinida para exigir mejoras laborales, como un euro más por hora trabajada, después de que fracasaran las reuniones de mediación entre empresa y sindicatos.

El Gobierno ha decretado unos servicios mínimos del 90%, aunque el comité de huelga ya ha avisado de que difícilmente se podrán cubrir, ya que hay muchos trabajadores de vacaciones o de baja. Aena calcula que durante el fin de semana habrá entre 950 y 1.000 vuelos programados cada día y que por el aeropuerto pasarán unos 185.000 viajeros este viernes, 160.000 el sábado y 180.000 el domingo. 

En la votación participaron unos 177 trabajadores de una plantilla de unos 500. La huelga indefinida fue convocada porque consideran insuficiente la última oferta de la empresa, que solo ha accedido a pagarles un plus en la nómina a partir de octubre.

A los paros están llamados cerca de 500 empleados encargados de los controles de acceso que en el año 2017, entonces bajo el paraguas de Eulen, secundaron una huelga que provocó problemas en la operativa del aeropuerto y acabó con un laudo arbitral de obligado cumplimiento. Entre las peticiones que no han sido, en su opinión, atendidas están otras mejoras, como un plus de un euro por hora por la "carga física y mental que soporta el colectivo", que la empresa se haga cargo de los costes del aparcamiento de su personal en el aeropuerto y descansos de 10 minutos por hora.

"Sin voluntad de negociar" 

Todo apuntaba a que habría huelga después de que Juan Carlos Giménez, asesor del comité de huelga, explicara al término de la última negociación a la que la empresa había acudido a la mediación "sin voluntad de negociar" y que sólo aceptaba una de las diez reivindicaciones planteadas por los trabajadores: la que hace referencia al cobro de un plus en la nómina. Pese a todo, el comité sometió la propuesta de Trablisa a votación de los trabajadores, que en última instancia decidieron ir a la huelga.

A su salida de la reunión de este miércoles, la directora de Recursos Humanos de Trablisa, Pilar Albacete, reconocía que la empresa "no puede asumir" las peticiones económicas del comité de huelga, pero sí presentó propuestas "de carácter operativo", tal y como había acordado hacer en otra reunión celebrada la semana pasada. Albacete reiteró que la empresa estaba cumpliendo con el convenio colectivo, y criticaba que el comité de huelga "se ha enrocado" en las cuestiones económicas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios