Sábado, 18.11.2017 - 11:15 h
A la espera de lo que conteste el lunes a Rajoy

La independencia en diferido regala 60.000 millones al IBEX en 72 horas

El IBEX 35 se ha revalorizado un 0,71% en la última semana, después de que Puigdemont declarara e inmediatamente suspendiera la independencia.

Puigdemont y Oriol Junqueras en el Parlament.
Puigdemont y Oriol Junqueras en el Parlament.

Límite: lunes a las 10.00 horas. Es el tiempo que tiene Puigdemont para no llevar a Cataluña al precipicio y provocar una crisis política sin precedentes. Sus actos están teniendo ya consecuencias más que graves en la economía de la comunidad que gobierna y en el resto de España. Solo su marcha atrás en la declaración de independencia el pasado martes (en un acto marcado por la ambigüedad) dio un respiro al Ibex.

La bolsa española, de hecho, ha recuperado 58.870 millones de capitalización en apenas tres días, animada por las eléctricas y los grandes valores, después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dejara el pasado martes en suspenso la independencia de Cataluña y se mostrara dispuesto a dialogar.

En concreto, el IBEX 35 se ha revalorizado un 0,71% en la última semana, después de que Puigdemont declarara e inmediatamente suspendiera la independencia de Cataluña el pasado martes, situación que la Generalitat debe aclarar a petición del Gobierno antes de las 10 horas del próximo lunes.

Asimismo, en caso de que la respuesta sea afirmativa o ambigua, el Ejecutivo ha notificado a Puigdemont el requerimiento para que vuelva a la legalidad, que tiene como fecha límite el próximo viernes 19 de octubre, y que supone la activación del artículo 155 de la Constitución.
Después de caer un 0,92% el martes y perder el soporte de 10.200 puntos, el índice selectivo se anotó un repunte del 1,34% al día siguiente, en la jornada posterior al pleno del Parlament, animada por las compañías energéticas y bancarias y por la reducción del riesgo de ruptura entre Cataluña y España.

El jueves, día festivo, la tranquilidad dominó en la bolsa por primera vez desde el comienzo de la crisis catalana y cerró en tablas, a diferencia del viernes cuando cedió un leve 0,17%, lastrada especialmente por el Banco Santander, pero logró mantenerse por encima de los 10.200 puntos.

Algunos de los grandes valores han sido los que más han contribuido a esta recuperación ya que Telefónica ha ganado desde el miércoles 991,7 millones, seguida por BBVA que recuperó 946,8 e Inditex con 561,4 millones.

El sector energético tira del Ibex

El sector energético ha sido uno de los que han cosechado mejores resultados, con Iberdrola a la cabeza tras ganar 1.132,3 millones; seguida por Endesa con 868,1 y Gas Natural con 365,3. Las grandes constructoras también se han visto beneficiadas ya que Ferrovial se ha anotado una subida de 273,6 millones y ACS, de 209.

Sólo seis compañías del selectivo han visto reducida su capitalización entre el miércoles y el viernes, como el Banco Santander que ha perdido 737,8 millones; Mapfre, 326,3 o IAG, 274,6 millones.

No obstante, desde la celebración del referéndum, el IBEX ha caído el 1,19 %, tras dos semanas marcadas por la volatilidad bursátil después de vivir su peor sesión desde el "brexit" el 4 de octubre al perder un 2,85 % y los 10.000 puntos, aunque recuperó los descensos al día siguiente.
Un gran número de empresas catalanas han anunciado esta semana el traslado de su sede social fuera de Cataluña, entre ellas todas las cotizadas en el IBEX, salvo Grifols, después de que el Gobierno central facilitara los trámites mediante un decreto ley que aprobó el pasado 6 de este mes.

De ellas, tras Gas Natural, Cellnex es la que más ha ganado en las tres últimas jornadas, 218,9 millones, seguida del Banco Sabadell que ha ganado 95,4 y Abertis, 94, mientras que CaixaBank ha perdido 47,8 millones de cotización.

La calma ha vuelto también al mercado de deuda, donde el bono español a diez años cotizaba al cierre del viernes al 1,611 % y la prima de riesgo se situaba en 121 puntos básicos, en los niveles anteriores al referéndum del 1 de octubre y por debajo del máximo que alcanzó el día 4 cuando la rentabilidad del bono aumentó hasta el 1,76%.

Pese a ello, las subastas de deuda posteriores han sido bien recibidas por los inversores, con demandas muy superiores a la emisión, lo que es una muestra de que los inversores "creen que Cataluña carece de lo que se requiere para ser independiente", según apuntan expertos de Saxo Bank.

La deuda de Cataluña, en cambio sí se ha visto afectada ya que el rendimiento del bono de la Generalitat -calificado como "bono basura"- ha aumentado en 90 puntos básicos, hasta situarse en 320 sobre la deuda española. No obstante, Cataluña lleva varios años financiándose principalmente a través del Fondo de Liquidación Autonómica (FLA), por lo que prácticamente no emite bonos.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios