Viernes, 19.04.2019 - 23:02 h
Pérdidas económicas de hasta un 15%

Judías, tomates y hortalizas a precio de oro por la sequía y la escasez de producto

Esta Navidad habrá escasez de hortalizas en los hogares y las que se vendan en los supermercados serán caras o de baja calidad.

Gráfico alimentos
Gráfico alimentos

“Llevo 28 años trabajando en la venta mayorista de frutas y verduras y nunca he visto un año como este. Tanto los productos de la tierra como de los árboles están muriendo por la sequía. La escasez de frutas y hortalizas se va a notar en los hogares este invierno”, así de contundente se muestra Elías Martín, responsable de Frutas E.Sánchez. Estima pérdidas de hasta el 15% en su empresa y solo le queda esperar a que empiecen las nevadas.

Esta empresa lleva más de 50 años ofreciendo frutas y verduras en toda España. Desde sus inicio, allá por 1960, hasta la actualidad han trabajado de forma artesanal hasta expandirse por todo el territorio nacional. En la actualidad cuenta con tres centros logísticos en Madrid, Zaragoza y Barcelona, por lo que tiene un conocimiento global de la situación del mercado en España.

Si esta lunes informábamos de que la marca de agua Bezoya admitía tener problemas de stock por la sequía ahora le toca a las hortalizas. Las judías verdes, los tomates, la alcachofa y el cardo son algunos de los principales perjudicados. ¿Serán los únicos afectados? ¿La escasa oferta afectará al consumidor?

Por lo pronto, los grandes mercados mayoristas son los primeros en notar el alza de los precios en estos productos que nada tienen que ver con el fin de la temporada de verano. Los expertos consultados por este medio coinciden en la que sequía está afectado de forma directa a la producción por lo que estas tensiones en los precios no van a tardar en llegar a los hogares de los españoles de cara a las navidades.  

La carencia de judías verdes planas ya ha empezado a verse reflejada en los precios al por mayor. El coste actual de esta hortaliza en las lonjas y mercados centrales es de 2,87 euros el kilo, un 55,13% superior al que tenía esta misma semana en 2016. Lo mismo le ha pasado al tomate. La falta de lluvia ha acortado su producción, por lo que el precio ha subido un 44,18% en comparación al año pasado, según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca.

Si trasladamos esos costes al por mayor al precio de venta al público, no es extraño ver ya en las estanterías de los supermercados judías verdes por encima de los 6 euros el kilo, o tomates a más de 3 euros, unos precios que se salen de la media para esta época del año.

Esta fuerte tendencia al alza ya se ve reflejada en varios alimentos. Otro caso es el del pimiento verde italiano. Este alimento vale hoy un 25% más que hace un año, una situación que lejos de mejorar podría agravarse en los próximos días ya que las lluvias no van a llegar de momento.

Además de la pérdida de la producción, otro factor a tener en cuenta es calidad de los productos.  Lo que ha pasado en las últimas semanas con las castañas, son pocas y muy pequeñas, se va a traducir a otros alimentos. Según los últimos datos manejados, en lo que llevamos de año ha llovido un 80% menos que lo que debería, por lo que el campo es el que más está sufriendo esta falta de precipitaciones.  Los mayoristas cuentan que lo que se pueda salvar este año será poco y de muy poca calidad, con lo que es de prever una subida de precios. 

De lado de los cereales, cosechas como la cebada o el trigo blando también están sufriendo la falta de lluvia. Esta semana, el kilo de trigo se está pagando a 0,18 euros, un 13,65% más que en 2016. En el caso de la cebada la diferencia se dispara hasta el 20,39%. Ha pasado de los 0,15 euros a los 0,18 euros actuales.

Pérdidas económicas de hasta un 15%

Tan importante es en Navidad el cordero, el cochinillo y el pavo como el cardo, las alcachofas o las judías. “Estas hortalizas son típicas de esta época y la gente suele comprarlas ahora y muchos se van a encontrar con escasez o con alimentos de baja calidad. Además, esto va a provocar que los precios también suban de cara al consumidor. Al final, la última palabra la tienen las grandes cadenas de supermercados”, explica Elías Martín.

El mayorista de frutas afirma que prevén en su empresa un recorte en la facturación que podría alcanzar al 15%, y que se puede generalizar en el resto de los operadores de este mercado. “En algunos productos podrían llegar al 60%, en otros al 4%, pero la media podría estar alrededor del 15%. El problema de todo esto es que aunque llueva los próximos días no se va a solucionar el tema de la escasez. Lo único que podemos desear es que nieve para que los acuíferos se recuperen y no se vuelva a repetir esta situación”, concluye.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios