'La Meca' del cambio climático se encuentra en una pequeña isla en el Canal de Panamá

    • En las algo más de 1.500 hectáreas de Barro Colorado viven unas 465 especies de vertebrados, más de 500 tipos de mariposas, 400 de hormigas, 384 de pájaros y cinco tipos de monos.
    • Según los estudios, el cambio climático se ha notado particularmente en la elevación del crecimiento de árboles y lianas en los bosques tropicales que ha alterado la composición de las comunidades de plantas.
Barro Colorado es 'la Meca' de la investigación científica sobre el cambio climático. /STRI
Barro Colorado es 'la Meca' de la investigación científica sobre el cambio climático. /STRI

La pequeña isla de Barro Colorado del canal de Panamá se ha convertido en 'la Meca' de la investigación contra el cambio climático. Este islote de poco más de 1.500 hectáreas se sitúa en el lago artificial de Gatún, una laguna artificial creada a principios del siglo XX para dar funcionamiento al canal.

La ínsula está administrada por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, en sus siglas en inglés) y consiste en un pequeño paraíso que alberga "una de las principales reservas de bosques húmedos tropicales de todo el mundo", según informa AFP.

Actualmente más de 350 proyectos científicos se están desarrollando en la zona y en la isla viven aproximadamente unos 42 científicos que se encargan de estudiar las peculiares condiciones de vida de la isla que cuenta con una fauna y una flora privilegiadas.1.200 especies de plantas

En el reducido espacio de Barro Colorado viven unas 465 especies de vertebrados, más de 500 tipos de mariposas, 400 de hormigas, 384 de pájaros y cinco tipos de monos. Y en cuanto a la flora la diversidad también es abrumadora. Existen al menos 1.200 especies diferentes de plantas y árboles de edades que pueden llegar a ser centenarias.

Con todo este despliegue biológico los científicos disponen del escenario perfecto para estudiar los efectos que el cambio climático tiene sobre la naturaleza."Frente al cambio climático estamos intentando entender cómo el bosque está reaccionando ante las temperaturas y cómo el flujo de carbono varía con la temperatura y la humedad del suelo", explicó a la agencia AFP la bióloga e ingeniera ambiental Vanesa Rubio.

Y las pesquisas también llegan debajo del mar. La isla está perfectamente preparada con laboratorios y herramientas necesarias para realizar las diferentes investigaciones climáticas que allí se desarrollan. Laboratorios marinos, grúas de acceso al dosel del bosque, oficinas y hasta viviendas son algunas de las facilidades que ofrece este remoto lugar dedicado al avance científico.Más de 200.000 árboles censado

En el centro de la isla se estudia la evolución de más de 200.000 árboles que son censados uno a uno para su análisis. "Con el cambio climático la sequía es más fuerte y la temperatura ha ido aumentando y parece que muchos de estos árboles no lo soportan", aclaró Rolando Pérez a este medio, un botánico panameño que lleva un cuarto de siglo identificando árboles en la isla.

Los científicos que trabajan en la isla esperan que sus estudios sean tenidos en cuenta en la conferencia del cambio climático que se está desarrollando en París. Según los estudios, el cambio climático se ha notado particularmente en la elevación del crecimiento de árboles y lianas en los bosques tropicales, lo que ha reducido el almacenamiento de carbono y ha alterado la composición de las comunidades de plantas.

Mostrar comentarios