La N-VA belga amenaza con elecciones si no se apoya la independencia de Cataluña

    • Los separatistas flamencos podrían hacer caer el gobierno belga si este se niega a apoyar a una Cataluña independiente, según publica la prensa de Bélgica.
    • Desde que comenzara la andadura independentista en Cataluña, la N-VA ha sido unapoyo indispensable para Mas dentro de la UEy ha respaldado públicamente al expresidente en numerosas ocasiones.
La N-VA belga amenaza con elecciones si no se apoya la independencia de Cataluña
La N-VA belga amenaza con elecciones si no se apoya la independencia de Cataluña

Los separatistas flamencos podrían hacer caer el gobierno belga si este se niega a apoyar a una Cataluña independiente, según publica la prensa de Bélgica.

Este país está dirigido por un gobierno de coalición con tres formaciones: los democristianos del CD&V, el Open VLD y los nacionalistas del N-VA, los que sacaron más escaños. El Ejecutivo está liderado por el liberal francófono Charles Michel del Mouvement Refórmateur.

Con este difícil equilibrio de gobierno la cuestión catalana parece ser lo suficientemente importante como para desestabilizar un pacto que tardó meses en alcanzarse.

El propio ministro del Interior y viceprimer ministro, perteneciente al N-VA, reconoció que "en caso de que [la independencia catalana] suceda, será una cuestión difícil para nosotros". Sin embargo, también insistió en que "los pueblos tienen el derecho democrático a definir su propio destino, también dentro de la UE".

Desde que comenzara la andadura independentista en Cataluña, la N-VA ha sido un apoyo indispensable para Mas dentro de la UE y ha respaldado públicamente al expresidente en numerosas ocasiones.

Según reconocen fuentes de la N-VA a la prensa flamenca, su intención es que Bélgica reconozca legalmente a la futura Cataluña independiente.Se convocarían unas nuevas elecciones

Para ello, aseguran, deberán presionar a sus socios de gobierno para que realicen la declaración institucional. Algo que sus colegas no parecen estar dispuestos a hacer, lo que llevaría a convocar unas nuevas elecciones, ya que la N-VA ha amenazado con romper la coalición si se niegan a apoyar al President.

Sin embargo, para el Mouvement Refórmateur el apoyo a la independencia catalana podría suponer un precedente para que Flandes viera respaldadas sus ansias separatistas.

La tesitura en la que se ven no es sencilla: si no aceptan las presiones se convocarían nuevas elecciones, que, en vista de las encuestas, no volverían a ganar. Si las aceptan, perderían a la mayor parte de su electorado, de habla francesa.

La N-VA, según los analistas flamencos, quiere aprovechar el impulso independentista catalán para ganar apoyos de cara a los comicios belgas de 2019.

Mostrar comentarios