La ONU distribuyó 6.000 raciones de alimentos en Yarmuk en dos meses

  • La Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA) ha logrado distribuir más de 6.000 raciones de comida en el campo de Yarmuk, en el sur de Damasco, asediado por la guerra y el hambre, desde los acuerdos firmados el 22 de febrero.

Jerusalén, 27 abr.- La Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA) ha logrado distribuir más de 6.000 raciones de comida en el campo de Yarmuk, en el sur de Damasco, asediado por la guerra y el hambre, desde los acuerdos firmados el 22 de febrero.

En un comunicado difundido hoy, Chris Gunness, portavoz de la citada agencia en Jerusalén, señaló que más de mil de esas raciones han podido ser distribuidas en los últimos cuatro días, en los que apenas se han registrado combates.

"Un total de 466 familias recibieron este domingo raciones", pensadas para la alimentación básica de una familia de cinco o seis miembros durante seis días, afirmó.

Esa cantidad, sin embargo, apenas sirve para paliar la hambruna que se abate sobre el campo, que en los quince días previos no recibió reparto alguno debido a la falta de seguridad.

La UNRWA volvió a agradecer las facilidades a las autoridades sirias pero recordó una vez más que no es suficiente.

"La agencia espera que esta apertura de cuatro días continúe y se consolide. Es vital que se permita a la UNRWA incrementar la cantidad y la duración de la distribución de comida en Yarmuk, sobre parámetros diarios", recalcó Gunness.

El portavoz volvió a recordar, una vez más, que la resolución 2139 adoptada en febrero por el Consejo de Seguridad de la ONU exhortaba a todas las partes en conflicto en Siria a facilitar el acceso seguro, substancial y humanitario a Yarmuk y el resto de las áreas civiles.

La UNRWA había logrado entrar por última vez en Yarmuk el pasado 10 de abril con la intención de repartir comida y con el visto bueno previo de los bandos en conflicto, incluido el Gobierno de Damasco.

En Yarmuk quedan unos 18.000 palestinos de los cerca de 160.000 que residían antes de que en marzo de 2011 estallara la actual guerra civil en Siria.

Los insurgentes asumieron su control en diciembre de 2012 y desde entonces sus calles han sido escenario de enfrentamientos entre grupos opositores y las fuerzas gubernamentales, apoyadas por el partido marxista Frente Popular de Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-CG).

Desde julio de 2013 el régimen sirio lo mantiene cercado, un asedio que ha deteriorado hasta el extremo las ya de por sí trágicas condiciones de vida de sus habitantes y causado la muerte de al menos un centenar de personas por hambre y falta de medicinas.

Mostrar comentarios