Martes, 17.07.2018 - 13:15 h
Ha sido trasladado al centro penitenciario de Neumünster

La Policía alemana detiene a Puigdemont al cruzar la frontera desde Dinamarca

Su arresto fue materializado gracias a la cooperación entre la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania, la Policía Nacional y el CNI.

Imagen de la cárcel en la que ha ingresado Puigdemont
Imagen de la cárcel en la que ha ingresado Puigdemont a la espera de verse con el juez.

La fuga de Puigdemont acabó. Funcionarios alemanes de la policía de carreteras de Schleswig-Holstein detenían a Carles Puigdemont en la ciudad de Kiel a las 11.19 horas de esta mañana, según confirmó un portavoz de la policía criminal del Land. Su arresto, ya se sabe, fue materializado gracias a la cooperación entre la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania (BKA) y la Policía Nacional española (Comisaría General de Información y División de Cooperación Internacional), en coordinación con la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El coche en el que quería escapar Puigdemont, que sembró la duda entre sus propios allegados sobre su destino y paradero, estaba controlado.

El expresidente de la Generalitat fue arrestado en la autopista A7 cuando se dirigía hacia Hamburgo, y se encuentra ahora bajo custodia en una comisaría de la localidad de Schuby. El Gobierno español recibió al instante la noticia, y se encuentra en contacto con las autoridades alemanas. La Fiscalía general del estado federado de Schleswig-Holstein, al norte de Alemania, estudiará la euroorden contra Puigdemont. El ex-president  quedó inmediatamente al ser detenido bajo custodia policial en la vecina ciudad de Jagel, a unos 40 kilómetros al norte de Kiel, la capital del 'land'. Desde ahí fue trasladado al centro penitenciario de Neumünster.

¿Asilo en Alemania? Una opción con poco recorrido

El abogado belga de Puigdemont ha manifestado que está tranquilo y se plantea pedir asilo en Alemania, según informaciones del rotativo "Kieler Nachrichten", que apunta que las posibilidades de que prosperase una eventual solicitud son escasas, ya que la orden de detención europea tiene prioridad sobre un procedimiento de asilo.

El medio alemán Focus aseguraba que los servicios de inteligencia españoles tenían localizado a Puigdemont y cuando salió de Finlandia hacia Alemania informó a la policía alemana. Puigdemont había cruzado la frontera entre Dinamarca y Alemania, desde donde quería regresar a Bélgica. Fue detenido a unos 30 kilómetros de la línea fronteriza. Viajaba en un vehículo Renault Space con matrícula belga junto a otras cuatro personas, y tras ser identificado los agentes le han comunicado que tenía pendiente una euroorden de detención. 

El refugio de Waterloo

El expresidente de la Generalitat volvía a su residencia en la localidad belga de Waterloo en vehículo desde Finlandia, país al que había viajado para impartir una conferencia en la universidad de Helsinki y donde le sorprendió la euroorden que el juez activó el pasado viernes para detenerlo a él y a los exconsellers que se marcharon de España.

La noche del mismo viernes, Carles Puigdemont -que tenía unos billetes de avión para regresar a Bruselas ayer por la tarde- abandonó Finlandia rumbo a Bélgica, según confirmó el diputado finlandés Mikko Kärnä, uno de sus anfitriones en el país nórdico. A lo largo del día de ayer, las autoridades finlandesas estuvieron buscando sin éxito a Carles Puigdemont, por lo que vigilaron todos los puertos y aeropuertos del país, tras recibir la euroorden dictada por Pablo Llarena.

El abogado de Puigdemont ha explicado que el expresidente de la Generalitat ha recibido un trato "exquisito" por parte de los agentes alemanes que lo han recibido. Según Alonso-Cuevillas, la defensa de Puigdemont -que tiene otro abogado que lo representa ante la justicia belga- está poniéndose en contacto con abogados alemanes para organizar la asistencia jurídica del expresidente catalán de cara a la orden de detención a la que se enfrenta. El Gobierno ya ha recibido la confirmación oficial  por parte de las autoridades alemanas del arresto de Puigdemont, según fuentes oficiales.

La Fiscalía española se encuentra realizando intensas gestiones con la Fiscalía de Alemania y Eurojust, la Unidad de Cooperación Judicial de la Unión Europea, a fin de poner a su disposición toda la documentación y material que se precise para hacer efectiva la euroorden de detención, según fuentes jurídicas.

La detención se ha producido menos de 48 horas después de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena procesara el pasado viernes a 25 implicados en el "procés", 13 de ellos por rebelión, entre ellos Puigdemont -al que también se le acusa de malversación-.

Ese mismo día, Llarena decidió activar la euroorden contra Puigdemont -que se encontraba en esos momentos en Finlandia- y los exconsellers Antoni Comín, Clara Ponsatí, Meritxel Serret y Lluís Puig.

Procesado por el Tribunal Supremo por presuntos delitos de rebelión y malversación, fue la Audiencia Nacional la encargada del caso inicialmente.

Dado que no asistió a la declaración ante el juez fijada para el 2 de noviembre, trasladó cinco órdenes europeas de detención y entrega a Bélgica, donde se encontraba desde el 30 de octubre junto a cuatro exconselleres.

Días después, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena asumió la investigación y solicitó a Bélgica que retirase las euroórdenes. La Justicia belga cerró el caso el 14 de diciembre.

Desde entonces Puigdemont ha permanecido en el extranjero, fundamentalmente en Bélgica, lo que no le impidió ser candidato en las elecciones del pasado 21 de diciembre. Desde ese país ha realizado diversos viajes.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha considerado que la detención de Puigdemont en Alemania supone el fin de la "fuga del golpista".

"Se acabó la fuga del golpista Puigdemont. Intentar destruir una democracia europea, saltarse las leyes democráticas, romper la convivencia o malversar dinero público para ello no puede gozar de impunidad, la Justicia hace su trabajo", ha escrito Rivera en un mensaje en su cuenta personal de la red social Twitter.

Críticas desde la CUP

El diputado de la CUP Carles Riera ha denunciado la "represión antidemocrática del Estado español" al conocer la detención en Alemania del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y ha pedido al país germano que "demuestre su voluntad democrática" dejando en libertad al político catalán.

En declaraciones a los periodistas en Molins de Rei (Barcelona), donde la CUP celebra una reunión, Riera ha instado a Alemania a "no caer en la connivencia represora y antidemocrática con el Estado español" y a "no ponerse del lado de los represores".

Así, ha señalado que la detención de Puigdemont en Alemania "pone a prueba a Alemania y a Europa" ya que, a su juicio, deberán demostrar ahora "si están en el camino de la regresión antidemocrática".

La Policía alemana detiene a Puigdemont al cruzar la frontera desde Dinamarca

Ahora en portada

Comentarios