La Policía detuvo a 1.612 personas en 2011 por fraudes a la Seguridad Social

  • La Policía Nacional desarrolló el pasado año más de quinientas investigaciones sobre posibles fraudes a la Seguridad Social y detuvo un total de 1.612 personas que habrían estafado más de 129 millones de euros, ha informado hoy la Dirección General de la Policía.

Madrid, 7 abr.- La Policía Nacional desarrolló el pasado año más de quinientas investigaciones sobre posibles fraudes a la Seguridad Social y detuvo un total de 1.612 personas que habrían estafado más de 129 millones de euros, ha informado hoy la Dirección General de la Policía.

Las investigaciones se centraron en empresarios que incumplen la obligación de cotizar o realizan insolvencias punibles y falsos contratos para obtener prestaciones o subsidios fraudulentos.

Los primeros contactos con estos estafadores se iniciaron como consecuencia de las irregularidades detectadas por entidades de la Seguridad Social en sus controles habituales, por comunicación de otras unidades policiales sobre denuncias recibidas y a instancia de las autoridades judiciales sobre hechos de los que conocen.

En total, cerca de 900 personas jurídicas y más de 2.800 personas físicas fueron investigadas en el marco de las 531 abiertas durante 2011.

Respecto a los principales delitos relacionados con estas actuaciones la Policía ha explicado que se encuentra el denominado contra la Seguridad Social, que es cuando los empresarios incumplen sistemáticamente la obligación de cotizar y tratan de ocultar la verdadera titularidad de las mercantiles utilizando empresas interpuestas o testaferros.

El Código Penal sanciona estas conductas como delito específico contra la Seguridad Social cuando la deuda alcanza la cantidad de 120.000 euros en un mismo ejercicio.

El delito de insolvencia punible es la cometida, según recuerda la Policía, por aquellas personas jurídicas que, tras acumular deuda con la Seguridad Social por incumplir la obligación de cotizar, cambian la denominación de la empresa o producen una descapitalización de la misma, usando en la mayoría de los casos testaferros y quedando la deudora en situación de insolvencia.

Este tipo delictivo también se da en aquellas personas físicas que no cotizan y que cuando tienen conocimiento de que la Seguridad Social ha iniciado el procedimiento de apremio, venden o simulan la venta de sus bienes, produciéndose así una situación de insolvencia del deudor.

Otro delito achacable a estos empresarios es el de falsificación de documentos de cotización, que es cometido por responsables de empresas que actúan fundamentalmente en la modalidad de subcontratas en la construcción o servicios con el fin de acreditar ante las empresas contratistas los pagos de las cuotas de seguros sociales que no han realizado.

Otras falsedades documentales son las de simular una relación laboral inexistente y, como consecuencia de la misma, obtener prestaciones, subsidios u otros beneficios de la Seguridad Social, y el caso de ciudadanos extranjeros en situación irregular para realizar una actividad laboral cuando carecen del preceptivo permiso de trabajo.

Las investigaciones y detenciones fueron desarrolladas por agentes de la Brigada Central de Delincuencia Económica, adscrita a la Comisaría General de Policía Judicial.

Mostrar comentarios