La regularización fiscal termina el viernes con la duda del éxito de ingresos

  • Este viernes concluye el plazo para acogerse a la amnistía fiscal parcial, con la incógnita de saber si se obtendrán los 2.500 millones de euros previstos por el Gobierno, que confía en el tirón final de los últimos días para alcanzar esa cifra.

Madrid, 28 nov.- Este viernes concluye el plazo para acogerse a la amnistía fiscal parcial, con la incógnita de saber si se obtendrán los 2.500 millones de euros previstos por el Gobierno, que confía en el tirón final de los últimos días para alcanzar esa cifra.

Los únicos datos publicados por Hacienda son de julio y muestran una recaudación hasta ese momento de 51,89 millones procedentes de la regularización fiscal aprobada a finales de marzo, pero concretada en junio, cuando se publicó el modelo de declaración especial.

Desde esa fecha, el Gobierno no ha facilitado ningún dato, aunque el pasado lunes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se mostró convencido de que la regularización fiscal será un éxito para todos los españoles "en términos de afloramiento de bases imponibles" y señaló que así se volverá a un país "mucho más normal" en términos de recaudación tributaria.

Fuentes de Hacienda han dicho que algunas entidades intermediarias han comentado al Ministerio que un 80 % de sus clientes estaba dispuesto a regularizar su situación fiscal.

Más pesimista que el Ejecutivo es el secretario general del sindicato de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, quien ha asegurado a Efe que, según sus cálculos, el dinero conseguido no llega a 150 millones hasta octubre, y si bien admite que la regularización siempre se produce en los últimos días ve imposible alcanzar la cantidad de 2.500 millones.

En cambio, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentí Pich, ha señalado a Efe que las consultas a los asesores fiscales continúan a un gran ritmo desde hace ya unas semanas según se acerca el final del plazo.

Pich ha indicado que ve a los integrantes del Ministerio de Hacienda "muy tranquilos", lo que, en su opinión, puede implicar que el objetivo de recaudación está cerca de lo previsto por el Ejecutivo.

Asimismo, ha incidido en que no sería lógico ampliar el plazo de acogimiento a la amnistía parcial por considerar que ha habido tiempo suficiente para hacerlo.

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), órgano especializado del Consejo General de Economistas, destaca que la regularización de activos ocultos será más importante por los bienes que se afloran que por la recaudación que se obtenga.

Por su parte, el presidente de los Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), Ransés Pérez, ha señalado a Efe que la amnistía parcial es injusta porque equipara a los contribuyentes honrados y a los defraudadores y ha incidido en que hubiera sido preferible potenciar los medios materiales y humanos de Hacienda para perseguir el fraude.

Pérez ha subrayado que las declaraciones regularizadas podrán ser revisadas, pero ha añadido que "otra cosa es que se haga", aunque ha recalcado que lo que sí se podrá investigar es a los contribuyentes que presenten síntomas de que han defraudado.

La amnistía fiscal parcial no se aplica a aquellos contribuyentes a los que ya se hubiera notificado por parte de Hacienda el inicio de procedimientos de comprobación o investigación para determinar las deudas tributarias correspondientes.

Los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre Sociedades o Impuesto sobre la Renta de no Residentes que sean titulares de bienes que no se correspondan con las rentas declaradas en dichos impuestos, pueden presentar una declaración para regularizar su situación tributaria.

Los bienes o derechos deberán haberse adquirido por el declarante, con carácter general, antes del 31 de diciembre de 2010.

Estos contribuyentes deberán presentar una declaración e ingresar la cuantía resultante de aplicar al importe o valor de adquisición de los bienes o derechos el porcentaje del 10 %.

Mostrar comentarios